Cajeros automáticos de criptomonedas, operados por Coinhero en Hong Kong, China, el martes 5 de diciembre de 2023.
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — “COMPRA BTC”. El logotipo estampado en la versión filtrada esta semana del tráiler de Grand Theft Auto VI, que muestra un falso mundo glamuroso de lanchas rápidas, supercoches y “shoot-em-ups” (un género de videojuegos), era muy oportuno. El precio del Bitcoin casi se ha triplicado este año hasta situarse en torno a los US$42.000, donde estaba antes de la debacle de Terra 2022. Vuelven los objetivos de precios de seis o siete cifras. Con el jefe de Coinbase Global Inc. promocionando bitcoin como “clave” para el futuro de Occidente y el salvadoreño Nayib Bukele exigiendo a sus críticos que se disculpen, se podría pensar que se ha encontrado un caso de uso real.

Pero no es así. Y a riesgo de sonar como “El viejo grita a la nube” de Los Simpson, hay muchas razones para ser cautelosos sobre esta enésima subida en la montaña rusa de las criptomonedas en un momento de desaceleración económica y posible recesión.

Dinero fácil | El estímulo monetario sin precedentes del pasado ha sido un gran impulsor de los precios de las criptomonedasdfd

El caso alcista predicado por la multitud de ojos de láser y Luna tatuada está, como antes, impulsado por el sentimiento y la especulación más que por la utilidad. Puede que el bitcoin sea una piedra glorificada en términos de dinero, pero a la gente le gusta atesorarlo y comerciar con él como un arriesgado híbrido de oro y NASDAQ con la esperanza de obtener grandes ganancias. La visión optimista es que cualquier noticia será buena, ya que los malos actores, como Sam Bankman-Fried o Changpeng Zhao, serán expulsados, los ETF al contado del mercado de masas se acercarán y los posibles recortes de las tasas de interés aumentarán el apetito por el riesgo. Con un precio al alza que proporciona un bucle de retroalimentación positiva, ¿quién no querría apostar?

Sin embargo, repasando la historia del bitcoin, lo que parece haber impulsado realmente su precio hasta récords en los últimos años ha sido una relajación monetaria sin precedentes por parte de los bancos centrales y un aumento de la oferta monetaria hasta nuevos máximos, nada de lo cual parece que vaya a repetirse pronto. Un documento de analistas de S&P publicado en mayo halló una correlación positiva de 0,75 (no exactamente causalidad, pero sí algo más que coincidencia) entre el crecimiento de la oferta monetaria y los criptoactivos desde 2017, con un “buen comportamiento” del dinero virtual en épocas de política monetaria expansiva. Como cobertura contra las crisis económicas, los resultados fueron menos claros (no olvidemos que el bitcoin cayó un 50% cuando la pandemia de Covid-19 golpeó por primera vez en marzo de 2020) y como cobertura contra la inflación, los resultados no fueron concluyentes y no tan buenos como los del oro.

PUBLICIDAD
¿Tan bueno como el oro? | El tipo digital no ha cumplido realmente sus pretensiones de cobertura de la inflación desde la pandemia de Covid-19dfd

Y si el dinero fácil es la salsa secreta del bitcoin, no parece que haya mucho de él. El balance de la Reserva Federal alcanzó un máximo de casi US$9 billones el año pasado y desde entonces ha descendido a unos 7,8 billones. El temor a que los todavía elevados costos de los préstamos coincidan con una recesión ha aplastado la demanda de muchos otros activos especulativos que experimentaron un auge durante la pandemia, desde las NFT hasta los relojes de lujo de segunda mano. De ahí el concepto de “recesión Rolex”: El precio medio de un Rolex de segunda mano lleva bajando desde 2022. En el último mes, este corolario de la salud financiera de los cripto-ricos ha bajado casi un 10% interanual. Parece un poco arrogante empezar a fomentar el entusiasmo por bitcoin si entramos en un entorno en el que el dinero real, no el virtual, es el rey.

Recesión de Rolex | El mercado de los relojes de lujo de segunda mano aún arrastra las cicatrices de la restricción monetariadfd

La opinión contraria es que podría haber algún tipo de apuesta racional óptima en lo que respecta a las criptomonedas: Asignar una pequeña parte de la cartera, digamos un 1%, a la remota posibilidad de que los planetas criptográficos se alineen podría tener sentido. Y puede que los asesores financieros se vean presionados a discutir esa estrategia con sus clientes cuando se aprueben los ETF en EE.UU.

Pero sigue habiendo un costo de oportunidad en lanzar dólares buenos tras dólares virtuales. En un momento en que la especulación es cara y el clima está en crisis, parece un poco fuera de lugar comprar un token cuya huella de carbono anualizada de la red equivale a la de todo un país. El mundo podría hacer mucho con el billón de dólares invertido actualmente en los mercados de criptomonedas. A medida que avanza la conferencia COP 28, los economistas estiman que se necesita US$1 billón al año para apoyar a los países en desarrollo en su lucha contra el cambio climático. Las investigaciones del año pasado sugirieron que con US$1 billón en turbinas eólicas se podría suministrar energía a 300 millones de hogares, o al doble de EE.UU.

PUBLICIDAD

Por ahora, el bombo está ganando. En una alusión a La Guía del Autoestopista Galáctico de Douglas Adams, Tyler Winklevoss tuiteó el martes: “Bitcoin a 42k es la respuesta a la pregunta definitiva sobre la vida, el universo y todo”. Puede que no pase mucho tiempo antes de que esa respuesta empiece a parecer un poco (o incluso mucho) menos tranquilizadora.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.