Mercados

Cómo la OPEP+ ha visto debilitar su control sobre los mercados mundiales del petróleo

Los precios del petróleo bajan un 11% desde que el cártel anunció nuevos recortes de la oferta

Cómo la OPEP+ ha visto debilitarse su control sobre los mercados mundiales del petróleo a pesar de los recortes adicionales de la producción
Por Grant Smith
08 de diciembre, 2023 | 05:03 PM

Bloomberg — El control de la coalición OPEP+ sobre los mercados mundiales del petróleo parece cada día menos seguro.

Los operadores de crudo se han encogido de hombros ante el compromiso contraído el 30 de noviembre por Arabia Saudita y sus aliados de recortar el suministro en otros 900.000 barriles diarios, y se muestran escépticos sobre su aplicación. A pesar de los múltiples intentos del grupo de apuntalar el sentimiento en la última semana, los precios se han desplomado un 11% hasta un mínimo de cinco meses.

Algunas de las figuras más poderosas del mundo del petróleo, como el jefe de energía de Arabia Saudita y el viceprimer ministro de Rusia, han asegurado públicamente que los recortes de la oferta podrían prolongarse más allá de marzo.

El presidente Vladimir Putin realizó una rara visita a Riad y Abu Dhabi en una muestra de unidad de los productores de petróleo. Todo fue en vano.

PUBLICIDAD

Los operadores dudan de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados lleven a cabo recortes suficientes para frenar un inminente superávit. El crecimiento de la demanda de combustible se está ralentizando y los suministros rivales están aumentando, especialmente los de la vieja némesis del cártel, los perforadores de esquisto estadounidenses.

“El mercado se ha mostrado muy decepcionado con las medidas de la OPEP+”, declaró Max Layton, jefe de investigación de materias primas de Citigroup Inc. Las medidas “no bastan para evitar un deterioro gradual de la balanza petrolera” el año que viene.

El petróleo sigue cayendo | Los considerables recortes de la oferta no pudieron evitar que el petróleo cayera por debajo de los US$70 el barrildfd

Los recortes adicionales anunciados el 30 de noviembre no entran en vigor hasta enero, y existe un precedente de que las acciones del grupo tardan algún tiempo en influir en los precios. Los saudíes anunciaron por primera vez su recorte unilateral de la producción de 1 millón de barriles al día en junio, pero hasta julio no se produjo una subida sostenida de los precios.

PUBLICIDAD

Pero, al menos por ahora, las reducciones de la oferta no están teniendo el efecto deseado. Los precios del petróleo han caído casi un 25% desde que se acercaron a los US$100 por barril en Londres hace tres meses. Aunque ese movimiento supone un alivio para los consumidores y los bancos centrales tras años de inflación galopante, representa una amenaza económica para las 23 naciones de la alianza OPEP+. El jueves, los futuros del crudo cotizaban cerca de los US$70 el barril en Nueva York.

Los mercados mundiales parecen abocados a una mayor debilidad el próximo año, según la Agencia Internacional de la Energía, ya que la demanda de China se ve silenciada por las dificultades financieras, mientras aumenta la oferta en todo el mundo. La producción de crudo estadounidense se ha disparado a niveles récord por encima de los 13 millones de barriles diarios, ya que los exploradores de esquisto se han reanimado por el apoyo que la OPEP+ dio a los precios a principios de año.

“Todo el mundo se ha vuelto negativo hacia el petróleo, entre otras cosas porque EE.UU. ha acelerado este año su producción”, declaró Paul Sankey, fundador de Sankey Research LLC, a la cadena de televisión Bloomberg.

Confusión sobre los recortes

La semana pasada, el empeoramiento de las perspectivas animó al grupo OPEP+ -que ya había mantenido millones de barriles fuera del mercado el año pasado para apuntalar los precios- a intervenir de nuevo.

Sin embargo, las ganancias iniciales de los precios pronto se desvanecieron, ya que los nuevos niveles de producción del grupo surgieron a través de una serie de anuncios de miembros individuales de la OPEP+, sin la habitual tabla de cuotas formales ni una conferencia de prensa final para aclarar los detalles.

Aunque Riad se comprometió a prorrogar hasta marzo su recorte de 1 millón de barriles diarios, el reino, cuya inmensa capacidad de producción ha sido la piedra angular de acuerdos anteriores, no ofreció nuevas medidas. En su lugar, llegaron grandes contribuciones de países como Irak, que tiene un historial irregular en el cumplimiento de las cuotas.

Mientras tanto, Rusia ha seguido enturbiando sus obligaciones exactas al decir que sus restricciones de suministro consistirían ahora en reducciones de las exportaciones de crudo o de productos refinados, estos últimos no suelen estar sujetos a los límites de la OPEP+. Angola, tras días de debate, rechazó totalmente su nueva cuota e insistió en que bombearía todo lo que pudiera.

PUBLICIDAD

Los analistas emitieron un veredicto mordaz. La consultora Vanda Insights calificó el acuerdo de “lío confuso y enmarañado”, mientras que el Banco Julius Baer & Co. Ltd. dijo que su “confusión” podría arrastrar los precios hasta los US$70.

Óptica negativa

“La torpe óptica de esta reunión de la OPEP+ reforzará los sentimientos negativos del mercado de cara al nuevo año”, dijo Bob McNally, presidente de la consultora Rapidan Energy Group y ex funcionario de la Casa Blanca.

Es un marcado contraste con anteriores acciones de la OPEP+, como el recorte récord de la oferta de 10 millones de barriles al día que resucitó los precios de un desplome histórico y rescató a la industria petrolera cuando la demanda se desplomó durante la pandemia de Covid-19 de 2020.

El ánimo no mejoró cuando la OPEP+ reveló que había conseguido incorporar a su carta a Brasil, un productor en rápido crecimiento, sólo para que el presidente Luiz Inácio Lula da Silva explicara rápidamente que su entrada pretendía acelerar la retirada de los combustibles fósiles del grupo.

PUBLICIDAD
VER +
OPEP acuerda mayores recortes de producción de petróleo para evitar exceso de oferta

En los días siguientes, altos cargos de la alianza se esforzaron por dar la vuelta a la situación.

El ministro saudí de Energía, el príncipe Abdulaziz bin Salman, declaró el lunes a la cadena de televisión Bloomberg que la coalición de 23 países podría prolongar “absolutamente” las medidas más allá del primer trimestre del próximo año. Las restricciones prometidas “se llevarán a cabo” en su totalidad y evitarán que los inventarios aumenten el próximo trimestre, demostrando que los detractores del acuerdo están “absolutamente equivocados”, afirmó.

PUBLICIDAD

Los precios subieron inicialmente tras la declaración del príncipe, pero enseguida volvieron a bajar. Un día después, el viceprimer ministro ruso, Alexander Novak, se hizo eco de sus palabras, y el miércoles, el ministro argelino de Energía y Minas, Mohamed Arkab, pero tampoco sirvió de mucho.

Mercado deprimido

“El mercado parece poco convencido de las petro-naciones”, dijo Norbert Ruecker, jefe de economía del Bank Julius Baer & Co. Ltd. El estado de ánimo resultante es “excepcionalmente deprimido”.

La coalición no tiene previsto reunirse de nuevo hasta junio, y aún no ha fijado una fecha para la próxima reunión del influyente comité ministerial que supervisa los recortes, algo que suele ocurrir cada dos meses.

PUBLICIDAD

Para reanimar a unos mercados que flaquean, Citigroup especula con la posibilidad de que la OPEP+ convoque otra reunión de emergencia antes de que acabe el año. Otros se preguntan si cambiará totalmente de rumbo.

“La estrategia de la OPEP parece frágil”, porque sostener los precios no es más que financiar una marea de petróleo de esquisto estadounidense, dijo Doug King, director de inversiones del Merchant Commodity Fund. Riad también está cediendo clientes a su rival político, Irán, que ha restablecido la producción a un máximo de cinco años eludiendo las sanciones estadounidenses, dijo Sankey.

Un “plan más lógico” para el grupo sería abrir los grifos y hacer caer los precios, como hizo en 2014, dijo King. Eso aumentaría la demanda y “restablecería significativamente el esquisto”, afirmó.

Lea más en Bloomberg.com