EE.UU.

Presidenta de Universidad de Pensilvania renuncia en medio de polémica por antisemitismo

Antiguos alumnos, donantes y legisladores habían exigido un cambio de liderazgo en la universidad por la forma en que Liz Magill manejó el antisemitismo en el campus

Liz Magill, presidenta de la Universidad de Pensilvania, durante una audiencia del Comité de Educación y Fuerza Laboral de la Cámara de Representantes en Washington, DC, EE.UU., el martes 5 de diciembre de 2023.
Por Janet Lorin
09 de diciembre, 2023 | 05:19 PM

Bloomberg — La presidenta de la Universidad de Pensilvania, Liz Magill, y el presidente de la junta directiva, Scott Bok, dimitieron tras verse presionados por exalumnos, donantes y legisladores en medio de una disputa en curso sobre el antisemitismo en el campus.

La dimisión de Magill fue anunciada en un comunicado por Bok, quien luego emitió su propio comunicado. Magill permanecerá en el cargo hasta que se nombre un presidente interino.

VER +
Crisis de antisemitismo en Harvard crece tras una respuesta “extrañamente evasiva”

Su renuncia es la respuesta de más alto perfil hasta el momento a una creciente crisis que enfrentan los líderes académicos estadounidenses tras el ataque del 7 de octubre a Israel por parte de Hamás. En medio de las protestas que sacuden los campus universitarios, las escuelas han estado luchando por equilibrar la libertad de expresión y al mismo tiempo garantizar que los estudiantes estén libres de acoso e intimidación.

“Ha sido un privilegio servir como Presidente de esta extraordinaria institución”, dijo Magill el sábado en el comunicado. “Ha sido un honor trabajar con nuestra facultad, estudiantes, personal, ex alumnos y miembros de la comunidad para avanzar en las misiones vitales de Penn”.

PUBLICIDAD

Antiguos alumnos, donantes y legisladores han exigido un cambio en el liderazgo de Penn por la forma en que Magill manejó el antisemitismo en el campus, como parte de una crisis más amplia que ha envuelto a tres de las universidades más elitistas del mundo.

Magill, Claudine Gay, de la Universidad de Harvard, y Sally Kornbluth, Presidenta del Instituto Tecnológico de Massachusetts, han sido objeto de las críticas de políticos, empresarios y antiguos alumnos desde que testificaron el martes ante la Comisión de Educación y Trabajo de la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

Las tres pasaron horas insistiendo en la necesidad de equilibrar la libertad de expresión con un entorno seguro para los estudiantes, pero no afirmaron categóricamente que pedir el genocidio de los judíos es contrario a la política escolar. En lugar de ello, ofrecieron respuestas legales muy criticadas que rápidamente se hicieron virales en las redes sociales.

PUBLICIDAD

Magill publicó un vídeo para aclarar sus declaraciones, afirmando que debería haberse centrado en el “hecho irrefutable” de que tal llamada es “una de las violencias más terribles que el ser humano puede perpetrar”.

La renuncia fue bien recibida por algunos legisladores, incluida la presidenta del Comité de Educación y Fuerza Laboral de la Cámara de Representantes, Virginia Foxx, quien reiteró las críticas al testimonio de Magill.

“El presidente Magill tuvo tres oportunidades de dejar las cosas claras cuando se le preguntó si pedir el genocidio de judíos violaba el código de conducta de UPenn durante nuestra audiencia sobre antisemitismo. En lugar de dar un rotundo sí a la pregunta, optó por equivocarse”, dijo el sábado la presidenta del Comité de Educación y Fuerza Laboral de la Cámara de Representantes, Virginia Foxx. “Doy la bienvenida a su salida de UPenn”.

La representante Elise Stefanik, que había pedido la dimisión de los tres líderes, prometió continuar el escrutinio de Penn y las otras universidades.

VER +
Elon Musk genera polémica tras calificar de “verdad” un post antisemita en X

“Estas universidades pueden anticipar una investigación sólida y completa del Congreso de todas las facetas de la perpetración negligente de antisemitismo en sus instituciones, incluido el liderazgo y la gobernanza administrativos, docentes y en general”, dijo Stefanik, un republicano de Nueva York, en un comunicado. “Harvard y el MIT, hagan lo correcto. El mundo está mirando”.

Magill asumió el puesto más alto en la escuela de Filadelfia en julio de 2022, reemplazando a Amy Gutmann, quien se convirtió en embajadora de Estados Unidos en Alemania.

Magill llegó a Penn procedente del trabajo de rector de la Universidad de Virginia. Experta en derecho constitucional, también fue decana de la facultad de derecho de Stanford. Magill, que creció en Dakota del Norte, trabajó como secretaria de la jueza de la Corte Suprema Ruth Bader Ginsburg.

PUBLICIDAD

La primera controversia de Magill sobre el antisemitismo surgió antes del ataque del 7 de octubre a Israel por parte de Hamás, que Estados Unidos y la Unión Europea consideran un grupo terrorista. En septiembre, la escuela organizó un festival de literatura palestina, a pesar de las preocupaciones expresadas por donantes y ex alumnos, incluidos Ronald Lauder y Marc Rowan, de que algunos de los oradores eran antisemitas.

La universidad defendió su decisión de acoger el festival, que se celebró cerca del Yom Kipur, la festividad judía más sagrada.

En Filadelfia, donde Penn es el mayor empleador privado, Magill formó parte del comité ejecutivo de la junta directiva de la Cámara de Comercio del Gran Filadelfia y de la junta directiva de Schuylkill River Development Corp.

Lea más en Bloomberg.com