Wegovy causa revuelo por su uso potencial contra el alcoholismo

Investigadores realizan pruebas para ver si Wegovy y ozempic, un medicamento hermano, reducen las ansias por el alcohol

Packets of Wegovy at the Novo Nordisk A/S production facilities in Hillerod, Denmark, on Monday, June 12, 2023. The success of Novo's bestsellers Ozempic and Wegovy, drugs that help people lose significant amounts of weight, has created something of a gold rush in the pharma industry with about 40 companies developing products that will intensify competition. Photographer: Bloomberg/Bloomberg
Por Marthe Fourcade y Naomi Kresge y Madison Muller
09 de diciembre, 2023 | 08:41 AM

Bloomberg — Cuando llegaron al mercado los primeros medicamentos conocidos como GLP-1 a mediados de la década de 2000, eran lo suficientemente interesantes por su potencial frente a la diabetes.

Ahora que se ha demostrado que pueden ayudar a las personas a perder alrededor del 15% de su peso corporal, reducir el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares y combatir la enfermedad renal, el cielo es el límite.

VER +
El riesgo de suicidio por los fármacos para adelgazar suscita más preguntas

El último revuelo gira en torno a su capacidad potencial para ayudar a los alcohólicos. Christian Hendershot, psicólogo clínico y profesor de la UNC School of Medicine en Carolina del Norte, está probando Ozempic de Novo Nordisk (un medicamento hermano de Wegovy con el mismo ingrediente activo) para ver si reduce las ansias por el alcohol y el cigarrillo.

A unos 30 o 40 voluntarios se les servirá su bebida favorita y se les pedirá que califiquen su ansiedad por la bebida al comienzo y al final del ensayo clínico que Hendershot está supervisando.

PUBLICIDAD

También llevarán un diario sobre sus hábitos de bebida. Después de nueve semanas, Hendershot evaluará si su consumo ha cambiado. El médico y sus colegas dicen que no recuerdan un momento en el que su investigación haya generado tanto revuelo.

Pero no todo el mundo está tan entusiasmado. Cuando se trata de investigaciones sobre el alcoholismo, Novo Nordisk, el fabricante de medicamentos danés detrás de Wegovy, no participa. Tampoco Eli Lilly, que fabrica un producto rival. La renuencia de las grandes farmacéuticas resalta por qué no se ha aprobado ningún nuevo tratamiento para el alcoholismo en casi dos décadas: el potencial comercial es incierto y abundan los riesgos.

Novo no dio suministros de Wegovy a los científicos que trabajan en su ciudad natal para un estudio sobre el trastorno por consumo de alcohol, el término médico para referirse al alcoholismo.

PUBLICIDAD

Cuando se le pregunta sobre su falta de implicación, la empresa dice que trastorno por consumo de alcohol no es una de sus áreas de enfoque. Anders Fink-Jensen, profesor de la Universidad de Copenhague que supervisa el estudio danés sobre Wegovy para el alcoholismo, dice que también hay otras consideraciones.

Describe a los pacientes como un “grupo frágil” que probablemente padezca otras enfermedades, lo que genera preocupaciones sobre la seguridad que podrían manchar la imagen del medicamento.

La versatilidad de los tratamientos proviene de la forma en que actúan en el cuerpo.

El ingrediente activo de Wegovy, Ozempic y Zepbound de Lilly imita una hormona intestinal llamada GLP-1 que el cuerpo produce después de comer. Mientras que el GLP-1 natural desaparece rápidamente después de una comida, las versiones farmacéuticas inyectadas una vez a la semana persisten durante días. Los fármacos ralentizan el movimiento de los alimentos a través del intestino, pero su impacto es mucho más amplio.

Entre los muchos lugares donde se encuentran los receptores GLP-1 está el cerebro, donde se cree que los medicamentos afectan la dopamina, un neurotransmisor que ayuda a regular la avalancha de placer que proviene del sexo, una buena comida o una copa de vino.

Pacientes vienen comentándole a sus médicos sobre un menor deseo de beber alcohol desde que los primeros medicamentos GLP-1 salieron al mercado hace más de una década, pero hasta ahora los ensayos clínicos no han logrado convertir sus observaciones en hechos científicos. Un estudio de caso reciente sobre solo seis personas dio un impulso a este campo.

Estos pacientes recibieron semaglutida, el ingrediente activo de Wegovy y Ozempic, para perder peso, pero también padecían un trastorno por consumo de alcohol. Todos vieron una reducción significativa de sus síntomas.

PUBLICIDAD

Lorenzo Leggio, director clínico del Instituto Nacional de EE.UU. sobre el Abuso de Drogas, es otro científico que trabaja en la investigación sobre el GLP-1 para el alcoholismo. Además de medir el consumo de alcohol haciendo preguntas a los pacientes y realizando análisis de sangre y orina, el equipo de Leggio planea exponer a los participantes a diferentes estímulos, como una sala similar a un bar o una cafetería, para buscar cambios en las ansias.

“Ha sido muy emocionante”, dice Leggio. “Hay mucho impulso, mucho interés en este objetivo”.

Lea mas en Bloomberg.com