Inflación anual de Brasil se enfría y refuerza expectativas de más recortes de tasas

El banco central, dirigido por Roberto Campos Neto, comenzó a flexibilizar la política monetaria en agosto después de reducir la tasa de inflación anual desde cerca de un máximo de dos décadas

Brasil
Por Andrew Rosati
12 de diciembre, 2023 | 09:39 AM

Bloomberg — La tasa de inflación anual de Brasil se situó dentro del rango objetivo del banco central, lo que mantiene a los responsables de la política monetaria en el buen camino para aplicar un cuarto recorte consecutivo de los costes de financiación en la reunión del miércoles.

Los datos oficiales publicados el martes mostraron que los precios al consumo subieron un 4,68% en noviembre respecto al año anterior, justo por debajo de la estimación media del 4,7% de los analistas encuestados por Bloomberg. La inflación mensual fue del 0,28%.

Este año, el banco central tiene como objetivo una inflación anual del 3,25%, con un margen de tolerancia de más o menos 1,5 puntos porcentuales.

Brazil Inflation Decelerates Closer To Target  | IPCA rises 4.68%, above 3.25% mid-point and below 4.75% top of target ceilingdfd

Ante los indicios de desaceleración de la mayor economía de América Latina, los responsables de la política monetaria tenían previsto bajar la Selic de referencia medio punto el miércoles, hasta el 11,75%, y volver a hacerlo en enero. Los elevados costes de endeudamiento han servido para controlar los precios al consumo que habían subido junto con el levantamiento de las restricciones de la era Covid, pero ahora están pesando sobre las perspectivas de crecimiento para el próximo año.

PUBLICIDAD

“Con todo, la desinflación continúa en Brasil, gracias a la moderada actividad económica, los bajos precios de las materias primas y el lastre del endurecimiento de las condiciones financieras”, escribió en una nota Andrés Abadía, economista jefe para América Latina de Pantheon Macroeconomics. “Esperamos un panorama favorable a corto plazo, con una inflación general que probablemente termine el año en torno al 4,5%”.

VER +
Economistas de Brasil elevan previsiones de crecimiento para 2023 y 2024

El banco central, dirigido por Roberto Campos Neto, comenzó a flexibilizar la política monetaria en agosto después de reducir la tasa de inflación anual desde cerca de un máximo de dos décadas. Aun así, el encarecimiento del combustible ha causado alarma en el gobierno del Presidente Luiz Inácio Lula da Silva, que se propone cumplir sus promesas electorales de mejorar la calidad de vida de los brasileños.

Lo que dice Bloomberg Economics

“La moderada inflación general brasileña y la ligera aceleración de las medidas subyacentes en el IPC de noviembre deberían permitir al banco central mantener su ritmo de relajación de 50 puntos básicos en la reunión de política monetaria del miércoles”.

PUBLICIDAD

-Adriana Dupita, economista de Brasil y Argentina.

Un aumento del 0,63% en el coste de los alimentos y las bebidas, causado por las altas temperaturas y las lluvias que afectaron a las cosechas, y un avance del 0,48% en el precio de la vivienda, impulsado por el encarecimiento de los servicios públicos, fueron los factores que más contribuyeron a la inflación de noviembre. Por su parte, el precio de los servicios de comunicación cayó un 0,5%, según la agencia estadística.

El informe de inflación “allana el camino para una inflación absolutamente controlada durante los primeros meses de 2024″, dijo Carla Argenta, economista jefe de CM Capital, una correduría.

VER +
PIB de Brasil anota leve avance: fue un resultado trimestral “inesperado”

La petrolera estatal Petroleo Brasileiro SA, que fija los precios al por mayor de la gasolina y el gasóleo, se ha enfrentado a una reacción violenta, ya que el encarecimiento del combustible para aviones ha provocado subidas constantes de las tarifas aéreas. El coste de los billetes de avión subió un 19,12% sólo en noviembre, y fue el tercer mes consecutivo de subidas de dos dígitos.

Aunque las tarifas tienden a subir en la temporada de vacaciones, la escasez de mano de obra y el aumento de la demanda tras la pandemia también han hecho subir los costes. El bajo desempleo y la solidez del sector servicios han contribuido a sostener la economía brasileña este año, aunque los analistas esperan que el crecimiento disminuya en los próximos meses.

A partir del año próximo, el banco central fijará la inflación anual en el 3%, con un margen de tolerancia de más o menos 1,5 puntos porcentuales.

Lee más en Bloomberg.com