Wall Street no logra avances en la transición al financiamiento energético

Datos del BNEF revelan que en el 2022 las inversiones en fuentes de suministro energético se incrementaron hasta los US$2 billones, en tanto que la financiación de los bancos, ya sea para combustibles fósiles o para energías con bajas emisiones disminuyeron

Emisiones  de una refinería de petróleo
Por Tim Quinson
16 de diciembre, 2023 | 04:48 PM
Últimas cotizaciones

Bloomberg — Las mayores entidades bancarias del planeta muestran escasos o nulos avances en su promesa de colaborar para que el planeta no sufra las nefastas consecuencias del calentamiento global.

De acuerdo con los investigadores de BloombergNEF, la relación entre el gasto en infraestructuras con emisiones bajas de dióxido de carbono y el gasto en combustibles fósiles ha de ser de 4 a 1 para el año 2030. Al cierre del 2022, el denominado ratio de la banca de suministro energético, que abarca la suscripción de deuda y capital, se situaba en 0,73 a 1, es decir, un poco peor que el ratio de 0,75 a 1 que se registró en 2021.

VER +
La financiación climática alimentaria supera los US$7.000 millones durante la COP28

“No observamos un crecimiento significativo en la relación entre la financiación de fuentes bajas en emisiones de carbono y los combustibles fósiles”, señaló Trina White, analista de finanzas sostenibles de BNEF. “La inversión en la economía real y la financiación bancaria no se aproximan en absoluto al incremento inmediato y acelerado de los flujos de capital con bajas emisiones de carbono y a la reducción progresiva de los combustibles fósiles que se necesita observar”.

Los más recientes datos del BNEF revelan que en el 2022 las inversiones en fuentes de suministro energético, entre ellas los proyectos de bajas emisiones de carbono, se incrementaron hasta los US$2 billones, en comparación con los US$1,8 billones del 2021, en tanto que la financiación de los bancos, ya sea para combustibles fósiles o para energías con bajas emisiones disminuyeron. La razón se atribuye a los tipos de interés.

PUBLICIDAD
Charles Scharf, CEO de Wells Fargo & Codfd

“La divergencia entre el gasto de la economía real y el financiamiento bancario puede explicarse en gran medida por el entorno de tasas de interés”, dijo White. “En las regiones donde los costos de endeudamiento aumentaron, la demanda de capital facilitado por los bancos por parte de las empresas se desplomó. Mientras tanto, esas empresas (tanto de bajas emisiones de carbono como de combustibles fósiles) tenían muchos de sus propios flujos de efectivo disponibles para gastar mientras pedían menos prestado”.

El informe de BNEF llega un día después del anuncio en la COP28 en Dubai de que los delegados se comprometieron a alejarse de los combustibles fósiles, aunque sin requisitos vinculantes y con un lenguaje vago destinado a apaciguar a los petroestados. El texto final de la cumbre también indicó que el gas natural, un combustible fósil que emite algo menos de carbono que el petróleo y el carbón, seguirá siendo una parte importante de la economía energética mundial. También colocó la captura y el almacenamiento de CO2 junto con las energías renovables y la energía nuclear como tecnologías clave que impulsarían la transición, aunque la tecnología para hacer que la captura de carbono funcione a escala aún no se ha perfeccionado.

La investigación de BNEF muestra que cualquier avance logrado hasta la fecha por los bancos no es suficiente para que el planeta alcance el objetivo crucial de emisiones netas cero para mediados de siglo. Desde la firma del Acuerdo de París a finales de 2015, se han comprometido alrededor de US$5,1 billones en bonos y préstamos para empresas centradas en los hidrocarburos, en comparación con los US$2,9 billones dispuestos para proyectos renovables y otras empresas respetuosas con el clima, según datos compilados por Bloomberg.

PUBLICIDAD
VER +
COP28: las cifras que reflejan pobres avances en la lucha contra cambio climático

JPMorgan Chase & Co. (JPM), el mayor asegurador de acuerdos energéticos del mundo, tenía un índice bancario de suministro de energía (ESBR) de 0,83 en 2022. Eso es peor que BNP Paribas SA y Bank of America Corp. (BAC), pero mejor que Wells Fargo & Co. (WFC) 0,4 y Citigroup Inc. (C) 0,58. BNP Paribas tuvo el ESBR más alto de los 10 bancos más grandes, con 1,37.

Gráficos de principales grandes bancos por volumen de financiación de energía en 2022 |dfd

Los bancos han enfrentado críticas considerables por seguir obteniendo grandes beneficios de su asociación con las grandes petroleras frente a una crisis climática planetaria. Los ejecutivos de la industria han tratado de defenderse diciendo que quieren ayudar en la transición hacia una economía baja en carbono manteniendo el compromiso con sus clientes de petróleo, gas y carbón.

Sin embargo, tales esfuerzos parecen estar ocurriendo a un ritmo peligrosamente lento, incluso en un entorno donde la inversión en suministro de energía, incluidas fuentes bajas en carbono, ha ido aumentando.

Los datos de BNEF proporcionan uno de los pocos criterios para medir el progreso, ya que casi ningún banco y administrador de activos importantes proporciona estimaciones de las emisiones relacionadas con su suscripción de acciones y bonos. Pero eso pronto puede cambiar. La Partnership for Carbon Accounting Financials (PCAF por sus siglas en inglés, Asociación para la contabilidad de las finanzas del carbono) , una alianza global de bancos y administradores de activos que desarrolla pautas de contabilidad climática para servicios financieros, respaldó este mes un primer estándar de la industria. Eso significa que los bancos ya no podrán ignorar totalmente la huella de carbono de sus actividades en los mercados de capitales.

Las directrices del PCAF, aunque son una iniciativa industrial más que independiente, están diseñadas para respaldar los planes de cero emisiones netas al exigir a los bancos que revelen el 33% de las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas con su suscripción de bonos y acciones.

En cuanto al estudio de BNEF, examinó los préstamos, bonos, capital y financiación de proyectos que fueron suscritos para el sector energético y otros emisores relevantes. Los investigadores también incluyeron la equidad fiscal, que representa una proporción cada vez mayor de la financiación de proyectos de energías renovables, especialmente en Estados Unidos.

Luego, BNEF aplicó lo que llama un factor de ajuste para estimar la cantidad de financiación recaudada para energía baja en carbono en relación con los combustibles fósiles. Se examinaron aproximadamente 1.000 bancos que participaban en algún tipo de suscripción de oferta.

PUBLICIDAD

El análisis encontró que la financiación bancaria para el suministro de energía ascendió a US$1,7 billones en 2022, de los cuales US$708.000 millones se destinaron a proyectos y empresas de energía baja en carbono y US$967.000 millones a combustibles fósiles. A partir de estas cifras, BNEF obtuvo un ratio bancario de suministro de energía de 0,73 para la industria.

VER +
Los VE son el único punto positivo en la lucha contra el cambio climático, según un estudio
C.S. Venkatakrishnan, CEO de BarclaysPlcdfd

De los 20 bancos más grandes clasificados por volumen de financiación, ninguno tenía un ESBR cercano a 4,0. El ratio de Barclays Plc fue el más alto, de 1,55. El del Bank of Nova Scotia fue el más bajo, con 0,32.

A nivel regional, Estados Unidos y China están muy por detrás de Europa. Y si bien los bancos de América del Norte representaron la mayor proporción del financiamiento del suministro de energía, su ESBR promedio era de aproximadamente 0,5 a fines de 2022, en comparación con 2,8 para los bancos con sede en Europa. Los bancos chinos tenían un ESBR promedio de 0,6.

La divergencia refleja “la relativa escasez de suministro de petróleo y gas en Europa y el continente que históricamente tiene el entorno regulatorio más favorable para la inversión en energía baja en carbono”, según el informe de BNEF. Por el contrario, Estados Unidos, Canadá y México desempeñan “un papel importante en el suministro de energía, particularmente petróleo y gas, para uso interno y de exportación”.

PUBLICIDAD

China domina la financiación del carbón. Los 10 mayores bancos de suscripción de carbón tienen su sede en China, y el 76% de los flujos mundiales se concentran en el país, según BNEF.

Lea más en Bloomberg.com