Cómo se fraguó en la COP28 el primer acuerdo para abandonar los combustibles fósiles

Mientras el planeta vivía el año más caliente jamás registrado, numerosos países se mostraron determinados a que el planeta se comprometiera a la erradicación o “eliminación gradual” de todos los combustibles fósiles

La contribución de los bancos a la transición energética será objeto de un intenso debate en Dubai.
Por Jennifer Dlouhy - Laura Millan
17 de diciembre, 2023 | 05:00 AM

Bloomberg — Era una imagen improbable en Dubai: un importante ejecutivo de la industria petrolera recibía una ovación de centenares de diplomáticos responsables de la lucha contra el cambio climático.

El jefe de la petrolera estatal de EAU, el sultán Al Jaber, había presidido durante dos semanas la COP28 que culminó con el primer acuerdo global para abandonar el uso de combustibles fósiles. No faltaron las lágrimas, algunos abrazos y las palmaditas en la espalda mientras los delegados, extenuados, festejaban un nuevo logro en la lucha contra el calentamiento global.

VER +
La financiación climática alimentaria supera los US$7.000 millones durante la COP28

Ha sido un giro asombroso en comparación con tan solo dos días atrás, durante los cuales las negociaciones fueron tan difíciles que se llegó a temer que fracasaran. Esto hubiera sido un auténtico desastre para Al Jaber y su legión de asesores a sueldo, que llevaban meses viajando por todo el planeta para lograr el apoyo necesario para llegar a un acuerdo. Además, habría sido una clara indicación de que el Acuerdo de París para contener las emisiones de gases de efecto invernadero se estaba derrumbando, lo que supondría un regalo para los populistas que rechazan el cambio climático, entre ellos Donald Trump.

Mientras el planeta vivía el año más caliente jamás registrado, numerosos países se mostraron determinados a que en esta ocasión el planeta se comprometiera definitivamente a la erradicación o “eliminación gradual” de todos los combustibles fósiles. En Glasgow, en 2021, ya se había acordado la reducción del carbón, pero una alianza formada por Estados Unidos, la UE y países insulares vulnerables deseaba que en esta Conferencia se abordase también el problema del crudo y el gas.

PUBLICIDAD
Un fuego obliga a miles a evacuar el sur californiano mientras bomberos tratan de apagarlodfd

Las negociaciones climáticas anuales se han vuelto cada vez más complejas desde el avance de 2015 en París. Las naciones ahora deben acordar medidas concretas necesarias para mantener el aumento de la temperatura global dentro de 1,5°C, lo que obligará a los delegados a lidiar con cuestiones espinosas que afectarán directamente sus perspectivas económicas.

Las posiciones que adoptan los países se han vuelto “más vagas”, dijo Marina Silva, ministra de Medio Ambiente de Brasil. “Hay aliados buenos para un párrafo, pero no para otro”.

Este relato de cómo se logró el acuerdo de Dubai se basa en entrevistas con una docena de negociadores de diferentes países, algunos de los cuales pidieron no ser identificados porque hablaban de conversaciones privadas.

PUBLICIDAD

La COP28 comenzó de manera prometedora con una avalancha de anuncios que incluían miles de millones de dólares para soluciones ecológicas y comunidades vulnerables. Las naciones acordaron de antemano cómo administrar un fondo para compensar a los países pobres por los daños climáticos, resolviendo un problema que podría ser un obstáculo importante. Al Jaber consiguió que más de 50 importantes empresas de petróleo y gas prometieran detener las emisiones de metano.

Pero entonces la situación empeoró.

El ministro de energía de Arabia Saudita, el príncipe Abdulaziz bin Salman, dijo el quinto día que su país “en absoluto” aceptaría una reducción gradual. combustibles fósiles. El jefe de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, que incluye a los Emiratos Árabes Unidos, días después instó a los miembros a rechazar cualquier lenguaje que pidiera reducir la producción de combustibles fósiles. Como las decisiones de la COP se toman por consenso, un solo país podría bloquear un acuerdo.

VER +
El discurso del presidente de la COP28 sobre los combustibles fósiles despierta críticas
Abdulaziz bin Salman, ministro de Energía saudídfd

Mientras tanto, Al Jaber se enfrentaba a una crisis de confianza. Justo antes de que comenzara la COP28, un artículo del Centro de Informes Climáticos (CCR, por sus siglas en inglés) alegaba que planeaba utilizar su puesto para presionar a favor de acuerdos sobre petróleo y gas. Un vídeo descubierto por The Guardian días después mostraba que se había preguntado si era necesario eliminar gradualmente los combustibles fósiles para mantener el calentamiento global en 1,5°C.

Al Jaber, que había contratado a docenas de funcionarios de relaciones públicas para gestionar la cobertura mediática de la cumbre, estaba visiblemente enojado cuando le preguntaron sobre el informe del CCR en su primera conferencia de prensa. Él negó rotundamente cualquier conversación inapropiada. Cuando estalló el segundo escándalo, a sus asistentes les llevó un día entero convencerlo de que aclarara sus comentarios.

Las revelaciones aumentaron la presión sobre Al Jaber para que hiciera algo en materia de combustibles fósiles. “Él fue responsable del resultado” y “este es un incentivo muy importante”, dijo Teresa Ribera, ministra de Transición Ambiental de España. “Insistió en que los combustibles fósiles deberían ser parte del acuerdo”.

El lunes, ese objetivo parecía más lejano que nunca. Faltando sólo dos días para que finalizara la COP28, el equipo de Al Jaber publicó un borrador en el que las naciones propuestas “podrían” emplear un menú de opciones, incluyendo aumentar las energías renovables y reducir los combustibles fósiles. El lenguaje era tan débil que enfureció a los países que habían estado presionando para lograr avances, mientras que los sauditas y sus aliados querían evitar mencionar el petróleo y el gas por completo.

PUBLICIDAD

“Nadie estaba contento con esto: un sector por algunas razones y otro sector por razones opuestas”, dijo María Susana Muhamad, ministra de Medio Ambiente de Colombia. “Eso creó presión en ambas partes para empezar a tender puentes”.

Los negociadores se agruparon para una reunión a puertas cerradas donde, paso a paso, detallaron los defectos de la propuesta.

“Lo que hemos visto hoy es inaceptable”, dijo John Silk, jefe de la delegación de las Islas Marshall y presidente de un bloque de estados insulares vulnerables al clima. “No iremos silenciosamente a nuestras tumbas sepulatodos por las aguas”. Un representante de Australia le aseguró que el país no “firmaría sus certificados de defunción”.

VER +
Citi y HSBC encabezan la lista récord de ejecutivos bancarios que acuden a las conversaciones de la COP28
Hombre caminando por una inundación en Pakistándfd

El borrador era tan universalmente inaceptable que terminó uniendo a los países, dijo un alto funcionario del Departamento de Estado de Estados Unidos. Fuera o no esa la intención de Al Jaber, permitió a su equipo presionar por un acuerdo más sólido o arriesgarse a un colapso a gran escala.

PUBLICIDAD

El martes se llevaron a cabo decenas de reuniones bilaterales entre facciones opuestas, en las que Estados Unidos, China y la Unión Europea ayudaron a negociar concesiones junto con la presidencia de la COP.

“Trabajamos día y noche para escuchar a nuestros aliados en los países en desarrollo, trabajando con diplomacia itinerante con países como Brasil, Estados Unidos, Sudáfrica... con todos”, dijo Jennifer Morgan, representante especial de Alemania para el clima.

PUBLICIDAD
Jennifer Morgan el pimer día de la COP28dfd

John Kerry, el enviado climático de Estados Unidos, y su homólogo chino, Xie Zhenhua, fueron figuras centrales para unir a los países después de haber llegado a un consenso ellos mismos en una reunión en California el mes pasado. La relación especial entre los diplomáticos veteranos, desarrollada después de años de sentarse uno frente al otro en la mesa de negociaciones, ha sido un factor clave en el progreso climático global durante los últimos años. los años.

Podría ser la última vez que ambos formen el centro de poder de las conversaciones de la COP. Xie se jubilará y no está claro si Kerry, que cumplió 80 años a principios de esta semana, permanecerá en su cargo. Sus numerosas reuniones en Dubai incluyeron festividades de cumpleaños, donde Xie le entregó a Kerry una serie de fotografías enmarcadas de ellos juntos y su nieto le dio una tarjeta al enviado de Estados Unidos.

Kerry recordó cómo las emociones estaban a flor de piel el martes. “No se nos puede pedir que cometamos un suicidio económico”, le dijo Kerry a un ministro de un país productor de combustibles fósiles. Los negociadores europeos tuvieron al menos dos reuniones difíciles con los sauditas. El equipo de Al Jaber se reunió con una gran cantidad de países mientras la música tecno sonaba a todo volumen en el restaurante turcomano cercano.

PUBLICIDAD
VER +
COP28: Líderes prometen compensaciones para las naciones más vulnerables
Kerry y Xie el el tercer día de la  COP28dfd

Los negociadores trabajaron hasta la noche del martes, impulsados por cenas de pollo con tiramisú, modificando el lenguaje para intentar complacer a todas las partes. Esto incluía a la India, que depende del carbón, y a los principales productores de petróleo y gas, como Irak. Las naciones en desarrollo, especialmente en África y América del Sur, querían que los compromisos vinieran acompañados de apoyo financiero y para asegurarse de que sus circunstancias económicas fueran tomadas en consideración.

Las reuniones internacionales anteriores sirvieron como pilares. La inspiración para tres palabras clave («hacer la transición para abandonar» los combustibles fósiles en lugar de «eliminarlos» o «reducirlos progresivamente») provino de un comunicado reciente del Foro de las Islas del Pacífico. El texto que obliga a los países a formular compromisos climáticos ambiciosos y expansivos para 2035 se extrajo de una declaración conjunta publicada después de que Xie y Kerry se reunieran en noviembre.

Adnan Amin, CEO de la COP28 y uno de los principales hombres de Al Jaber, ofreció la primera señal de esperanza alrededor de las 8 p.m. el martes. Los delegados estaban a punto de llegar a un acuerdo, dijo mientras salía de las oficinas del organismo climático de la ONU por un breve momento. Pero rápidamente añadió “Inshallah” -o “si Dios quiere” en árabe.

Abdulaziz bin Salman, el ministro saudita, surgió como un ayudante improbable. Ingresó a las conversaciones poco después de la medianoche. Después de su intervención anterior en la COP, muchos asistentes vieron al príncipe como el enemigo climático número uno. Ahora, aquí estaba, tratando de pasar un mensaje de texto. Convenció a un grupo de países en desarrollo, entre los que se encuentran los pesos pesados India y China, de que se trataba de un acuerdo que los escépticos podían aceptar.

PUBLICIDAD
Limpieza después de la destrucción del huracán Otisdfd

El resultado fue un documento presentado el miércoles que no era lo que nadie quería, pero con el que todos podían vivir por ahora.

La industria petrolera había conseguido dos prioridades principales: el acuerdo dejaba espacio para algo de gas natural y destacaba la captura de carbono como solución climática. Esta costosa tecnología permitiría, en teoría, seguir quemando combustibles fósiles sin emisiones, aunque algunos expertos advierten de que es una distracción a largo plazo frente a la reducción del consumo.

Se lograron pocos avances en la obtención de financiación para los países en desarrollo y la Alianza de Pequeños Estados Insulares advirtió que el pacto estaba lejos de ser adecuado para enfrentar la crisis climática. “Hemos logrado un avance gradual respecto de lo habitual cuando lo que realmente necesitábamos es un cambio exponencial en nuestras acciones y apoyo”, dijo Anne Rasmussen, la principal negociadora del bloque.

Aun así, el resultado es una reivindicación para Al Jaber, quien presentó sus vínculos con la industria de los combustibles fósiles como un activo y arriesgó su reputación a ser capaz de atraer a las naciones ricas en petróleo. Realizar la cumbre COP más grande de la historia, con más de 100.000 asistentes, marca un punto culminante diplomático para los EAU. Los expertos ya han señalado muchas fallas que deberán abordarse en la COP29 en Azerbaiyán, pero también reconocieron los obstáculos que Al Jaber tuvo que superar.

“No creo que nadie más hubiera estado en la posición de hacer eso”, dijo Muhamad, el ministro colombiano. “De una manera muy paradójica, tener la COP aquí en el corazón productor de petróleo del mundo terminó produciendo el resultado de que aceptamos la transición desde los combustibles fósiles”.

Lea más en Bloomberg.com