Guía del pesimista sobre los riesgos económicos mundiales en 2024

Una economía china que parece tambalearse, las elecciones estadounidenses y conflictos en Ucrania y Gaza son algunos de los riesgos a los que se enfrenta el mundo este año

Contenedores en puerto.
Por Bloomberg News
16 de enero, 2024 | 05:33 PM

Bloomberg — Estamos en el año del aterrizaje suave y de las reducciones de las tasas de interés que apoyarán el crecimiento y los mercados alrededor del mundo. Esta es la visión optimista que prevalece sobre la economía mundial del año 2024.

VER +
Pese a guerras y tensiones políticas, élite de Davos confía en resiliencia de la economía

¿Qué puede ir mal? Tras años plagados de guerras, pandemias y quiebras bancarias, no es necesario decirlo: muchas cosas. Entre ellas, aunque no exclusivamente, las siguientes.

Medio Oriente se encuentra al borde del precipicio

Transcurridos más de tres meses, la guerra entre Israel y Gaza pone a la región en el umbral de un conflicto de mayor envergadura, con el peligro de estrangular los flujos petroleros, afectar una parte del crecimiento mundial y volver a incrementar la inflación. Esa clase de perturbación del suministro energético todavía no ha ocurrido, y los mercados están apostando a que no sucederá. Sin embargo, el riesgo está aumentando.

La escalada de tensión en el Mar Rojo desde que EE.UU. y Gran Bretaña han lanzado ataques aéreos sobre Yemen, en reacción a semanas de ataques de los militantes hutíes contra buques en una zona clave para el comercio global. La escalada de tensión en el Mar Rojo desde que EE.UU. y Gran Bretaña han lanzado ataques aéreos sobre Yemen, en reacción a semanas de ataques de los militantes hutíes contra buques en una zona clave para el comercio global. En la frontera entre Israel y el Líbano se registran diariamente intercambios de disparos y con el asesinato de un dirigente de Hamás en Beirut existe el peligro de que Hezbolá, y por ende Irán, se involucren todavía más en los combates. Además, Irak y Siria se perfilan cada vez más como zonas de tensión.

PUBLICIDAD
Gráfico de la oferta  que ha frenado los precios.dfd

Nuestro escenario base sigue siendo que es poco probable una guerra directa entre Irán e Israel. Si ese escenario extremo se materializara, entonces una quinta parte del suministro mundial de crudo, así como importantes rutas comerciales, podrían estar en riesgo. Los precios del crudo podrían dispararse hasta los US$150 el barril, recortando alrededor de 1 punto porcentual del PIB mundial y añadiendo 1,2 puntos porcentuales a la inflación mundial.

La Reserva Federal podría tener problemas (otra vez)…

Sería una mala noticia para la Reserva Federal y para los inversores que apuestan por un giro temprano y agresivo hacia los recortes de tipos.

En la década de 1970, el presidente de la Reserva Federal, Arthur Burns, dio un giro demasiado pronto. El resultado fue un resurgimiento de la inflación, que requirió medidas extremas por parte de su sucesor Paul Volcker para controlar los precios. Hay dos formas en que el año 2024 podría ver una repetición, aunque en miniatura. Uno implica un shock de oferta, una posibilidad real si una escalada del conflicto en Medio Oriente afecta los precios del petróleo y las rutas marítimas. El otro provendría de condiciones financieras más flexibles, con el rendimiento del Tesoro a cinco años bajando más de un punto porcentual desde su máximo de octubre.

PUBLICIDAD
VER +
Banco Mundial prevé racha “precaria” para el crecimiento económico global

Si se incluye una caída de un punto porcentual en los rendimientos en el modelo de la economía estadounidense de Bloomberg Economics, la inflación en el próximo año aumentará medio punto porcentual, acercándola al 3% en lugar del objetivo del 2%. Si eso sucede, la Reserva Federal podría tener que detener el giro, frustrando las expectativas del mercado de una postura política más flexible.

Nuestro nuevo modelo de procesamiento de lenguaje natural para capturar el sentimiento de los miembros de la Fed muestra que los funcionarios se han dejado mucho margen de maniobra. El modelo, basado en 59.000 titulares de noticias sobre discursos y conferencias de prensa de la Fed, muestra que los funcionarios tienden a ser moderados, pero aún están muy lejos de comprometerse con los recortes.

Gráfico del Índice Bloomberg Economics Fedspeakdfd

…Mientras Europa siente el frío

Si Estados Unidos corre el riesgo de hacer que su economía se caliente demasiado, en Europa ocurre lo contrario.

El Banco Central Europeo y el Banco de Inglaterra están al final de sus ciclos de ajuste más agresivos en una generación. Si se aplican sus alzas a través de cualquier modelo macroeconómico, se obtendrá un pronóstico claro: una recesión profunda.

El producto interno bruto de la zona del euro debería haber recibido un golpe del 2,5%, sugiere el modelo de Bloomberg Economics. La cifra equivalente para el Reino Unido es del 4,7%. Hasta ahora, los datos muestran algo diferente: una desaceleración en ambas economías, pero no una contracción.

Gráfico de tasas de interés en el Reino Unidodfd

Por supuesto, los modelos pueden estar equivocados. Pronosticar durante la pandemia y la guerra de Ucrania siempre iba a ser un desafío. Pero existe otra posibilidad. Es sabido que la política monetaria opera con largos retrasos. En Europa, el gran golpe puede estar aún por llegar.

Buque en puerto para transportar vehículosdfd

Para Alemania, la potencia estancada de Europa, no haría falta mucho para convertir 2024 en otro año de contracción. Una desaceleración en China se suma a los riesgos. Las malas noticias para China (un crecimiento más lento) son malas noticias para Alemania, que considera a la superpotencia asiática como uno de sus mayores mercados de exportación. Las buenas noticias para China, el ascenso de sus fabricantes de automóviles eléctricos, también son malas noticias para Alemania, porque Volkswagen AG y sus compatriotas temen que rivales chinos como BYD estén en su carril.

PUBLICIDAD
VER +
El PIB de China creció alrededor del 5,2% en 2023, dice el primer ministro Li
Gráfico de VE chinosdfd

China parece tambalearse

La segunda economía más grande del mundo entra en 2024 con un crecimiento que ya se dirige hacia la baja. La recuperación pospandemia ha fracasado y un goteo constante de estímulos no ha logrado llenar el enorme vacío dejado por un sector inmobiliario en caída.

El escenario base de Bloomberg Economics es que Pekín finalmente brindará suficiente apoyo para evitar el colapso, con un crecimiento previsto para 2024 del 4,5%. Eso sería menos que el año pasado y muy por debajo de la norma anterior a la pandemia, pero no sería un desastre.

Gráfico del colapso inmobiliario en China dejará un agujero en la economíadfd

Los riesgos se inclinan firmemente a la baja. Si el estímulo llega un día tarde y falta un dólar y la caída del sector inmobiliario se profundiza, el crecimiento podría desacelerarse a alrededor del 3%. Si los problemas inmobiliarios desencadenan una crisis financiera, como ocurrió en Japón en 1989 y en Estados Unidos en 2008, la economía podría incluso contraerse, en la realidad, aunque no en las estadísticas oficiales.

Japón corre el riesgo de perder el control (curva de rendimiento)

En Japón, 2024 será el año en que el banco central, bajo nueva administración, abandone el control de la curva de rendimiento, la política que utilizaba para fijar las tasas de interés a largo plazo en niveles bajísimos.

PUBLICIDAD

El objetivo era reactivar la contracción de la economía japonesa. Los efectos se han extendido por todo el mundo en forma de carry trade. Los inversores podrían pedir prestado en yenes con una garantía de costo cero y luego comprar bonos del Tesoro estadounidense que paguen el 4% o bonos de mercados emergentes que rindan aún más. La depreciación del yen impulsó aún más las ganancias de esa operación.

Gráfico de como Japón impulsó el carry trade mundialdfd

Bloomberg Economics prevé que el Banco de Japón avanzará hacia una salida en julio, manteniendo la política acomodaticia pero eliminando el bloqueo de los rendimientos. Una señalización cuidadosa al mercado aumenta las probabilidades de que todo vaya bien. Si no es así, y el yen se dispara, las operaciones de carry trade podrían debilitarse rápidamente con un éxodo de fondos de los bonos del Tesoro estadounidense y otros activos de mayor rendimiento. Las sumas involucradas son enormes: Japón tiene US$4,1 billones de inversión extranjera de cartera.

PUBLICIDAD

Ucrania en un punto de inflexión

Después del fracaso de la contraofensiva de Ucrania, los partidarios occidentales advierten que el país corre el riesgo de una derrota total, especialmente si la ayuda militar estadounidense se agota, lo que le da a Rusia una ventaja decisiva en el campo de batalla.

El estancamiento puede ser un resultado más probable. El historial de conflictos pasados muestra que cuanto más se prolongan, menos probabilidades hay de que el agresor logre una victoria decisiva. Aún así, los gobiernos de Europa del Este ahora se preocupan en voz alta por la llegada de un ejército ruso envalentonado a sus fronteras, y si se detendrá allí. Los analistas dicen que Estados Unidos podría enfrentar una difícil elección entre desplegar fuerzas para disuadir a Rusia en Europa o China en Asia.

VER +
La mayoría de las empresas japonesas no ven una mejora para la economía china en 2024
Gráficos de probabilidad de tablas o pérdidas para el agresor en una guerradfd

Una derrota de Ucrania podría hacer más difícil para Washington convencer a otros países de que es un aliado fuerte y confiable. También podría aumentar la probabilidad de explosiones en otras partes del mundo (el reciente estallido de una disputa territorial entre Venezuela y Guyana es un ejemplo), ya que una disuasión estadounidense más débil alienta a las potencias regionales a ajustar viejas cuentas o crear nuevos hechos sobre el terreno.

PUBLICIDAD

Elecciones revolucionarias en Taiwán...

En Taiwán, la elección presidencial del fin de semana pasado vio al vicepresidente Lai Ching-te ganar por un estrecho margen, otorgando a su gobernante Partido Democrático Progresista (DPP, por sus siglas en inglés) un tercer mandato sin precedentes. La reacción inmediata de China continental fue silenciosa y no llegó a realizar importantes ejercicios militares ni medidas económicas.

Pekín puede considerar que el fracaso del DPP en asegurar una mayoría legislativa limita la administración de Lai, permitiendo una reacción menos intensa. Sin embargo, el profundo escepticismo chino respecto del presidente electo como “separatista” y “alborotador”, a pesar de su promesa de continuidad política a través del Estrecho, significa que la confianza es baja, abriendo la puerta a una posible escalada de tensiones en los próximos meses.

Estimaciones  gráficas del modelo muestran que una guerra en Taiwán podría tener un mayor impacto en el PIB mundial que otros choques recientesdfd

Hay mucho en juego para la economía mundial, especialmente debido al papel clave de Taiwán en la producción de semiconductores. La guerra en el Estrecho de Taiwán no es una probabilidad alta. Si esto ocurre, Bloomberg Economics estima que la asfixia en el suministro de chips, el bloqueo de rutas comerciales y las sanciones económicas podrían costar hasta el 10% del PIB mundial, eclipsando el impacto incluso de shocks tan importantes como la crisis financiera global y la pandemia.Una guerra es un escenario extremo. Es más probable que haya una mayor tensión que no llegue al conflicto, lo que expone a los campeones del mercado como Apple (AAPL) y Nvidia (NVDA), que cuentan con Taiwan Semiconductor Manufacturing Co. entre sus proveedores cruciales, al riesgo geopolítico.

… Y en EE.UU.

Las elecciones más importantes de 2024 podrían alterar los cálculos en todo el mundo. La elección presidencial estadounidense de noviembre se perfila como una revancha entre Joe Biden y Donald Trump, quien tomó la delantera en las encuestas en los estados indecisos.

PUBLICIDAD

El regreso de Trump al poder podría traer cambios bruscos de políticas en 2025, y los mercados podrían valorarlos antes. Prometió un arancel del 10% sobre todas las importaciones. Si los socios comerciales toman represalias en especie, eso reduciría en un 0,4% el PIB de Estados Unidos, estima Bloomberg Economics. Habrá más tensiones comerciales con socios como Europa y rivales como China. El deseo de Estados Unidos de liderar la alianza militar de la OTAN podría disminuir.

Gráfico de variación del PIB respecto a la base en el primer año de arancelesdfd

Antes de todo eso, está la elección misma que superar y un riesgo significativo de que su resultado pueda ser impugnado. La violencia posterior a las elecciones del 6 de enero de 2021 mostró el potencial de agitación interna y la fragilidad de la fe en la democracia estadounidense.

¿Qué podría salir bien? Petróleo, para uno…

Después de años en los que escenarios aparentemente de baja probabilidad se convirtieron en realidades que sacudieron los mercados, quizás la mejor buena noticia en 2024 sería que los riesgos siguieran siendo riesgos.

Más allá de eso, los mercados energéticos podrían ser un lugar donde buscar una sorpresa positiva en materia de crecimiento, siempre que se pueda evitar una guerra más amplia en Oriente Medio. El petróleo debería haber aumentado en 2023 (la demanda era fuerte y la OPEP+ recortó la oferta), pero en lugar de eso cayó. Si el conflicto en Gaza se mantiene contenido, las condiciones en 2024 pueden ser propicias para nuevos descensos.

Se espera que el crecimiento de la demanda se desacelere y la OPEP+ podría tener dificultades para mantenerse unida, lo que aumenta la perspectiva de una guerra de precios que impulsaría la economía global. Bloomberg Economics estima que una caída del 10% en los precios del petróleo impulsaría el PIB mundial en cerca de 0,1 puntos porcentuales.

Y algunos mercados emergentes podrían prosperar...

En general, hay dos tendencias favorables para los mercados emergentes de cara a 2024: las tasas de interés están cayendo y las empresas están tratando de acercar sus cadenas de suministro a casa.

Gráfico de recorte de tasas en los mercados emergentes en 2024dfd

Un puñado de países están bien posicionados para aprovechar ambos vientos de cola a la vez, encabezados por México, Perú y Polonia. Todos están preparados para reducir las tasas en 2024 (los dos últimos ya comenzaron) y tienen acuerdos comerciales con grandes vecinos que los convierten en lugares privilegiados para la deslocalización cercana.

… Incluso estos que llevan mucho tiempo atribulados

Los importantes giros políticos en Argentina y Turquía podrían hacer que dos economías en problemas vuelvan a ser invertibles.

En Argentina, la terapia de shock del presidente Javier Milei resultará perjudicial en el corto plazo, ya que a una devaluación monetaria le sigue un drástico ajuste presupuestario. Sigue existiendo el peligro de que el país, donde los precios subieron más del 200% el año pasado, caiga en una franca hiperinflación. El modelo de Bloomberg Economics señala una probabilidad del 5% de que las ganancias de precios se acerquen al 2.000%

Aún así, si el programa de Milei tiene éxito, entonces se habrán plantado las semillas de un crecimiento más rápido y más equilibrado, y los inversores podrían dejar de preocuparse por otro impago y empezar a pensar en buscar gangas.

Gráfico de un riesgo a hiperinflación en Argentinadfd

Desde que ganó la reelección en mayo, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha apoyado un giro político. Su receta poco ortodoxa y fallida para combatir la inflación con dinero barato ha quedado descartada. Se están produciendo enormes aumentos de tipos y una regulación bancaria más estricta. El interés de los inversores está aumentando, lo que es un buen augurio para la lira.

Aun así, el caso base no es muy bueno

Hay cosas que podrían salir bien. Hay más cosas que pueden salir mal.

Gráfico del crecimiento globaldfd

Incluso antes de los riesgos a la baja, el escenario base de Bloomberg Economics es un crecimiento global en 2024 de sólo el 2,7%. Eso está muy por debajo de la tasa de ejecución anterior a la pandemia del 3,4% y la más baja en un año sin crisis desde que estalló la burbuja de las puntocom en 2001.

Una economía que ya se tambalea es fácil de derribar.

Lea más en Bloomberg.com