Inflación en Argentina: consumo moderado en vacaciones y stockeo de productos básicos

Durante una temporada de verano con números históricos en el IPC, los consumidores priorizan compras de alimentos y artículos para el hogar

Supermercado de Argentina.
25 de enero, 2024 | 02:31 AM

Buenos Aires — Mientras la inflación en Argentina continúa en niveles históricos, el consumo siente el impacto durante la temporada de verano, en la que los destinos turísticos no están completos y la prioridad pasó a ser la compra de productos de la canasta básica, en medio de la incertidumbre sobre el futuro de la economía.

El último dato del Indec señaló que el Índice de Precios al Consumidor llegó a 211,4% en 2023, tras un registro mensual de 25,5% durante diciembre. Se trató de la variación interanual más elevada desde 1990, período en el que se había registrado más de 2.300%.

--- Seguínos en las redes sociales de Bloomberg Línea Argentina: Twitter, Facebook e Instagram ---

Para enero, se espera el máximo nivel del trimestre, al ubicarse entre el 22% y 26% mensual. Luego de ello, la escalada de precios comenzaría a enfriarse, de acuerdo con cálculos del sector privado.

PUBLICIDAD

Se enfría el consumo

Según datos de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), el consumo en diciembre mostró una contracción de 2,4% frente noviembre, descontando los efectos estacionales habituales del consumo a lo largo del año.

“Se ratifica la tendencia bajista en el consumo, dado que diciembre fue el sexto mes con variación mensual negativa”, sostuvo la entidad, la cual analizó que “la pérdida de dinamismo vista en los últimos meses continuó profundizándose”.

Consumidor pasa su tarjeta de crédito en un comercio.dfd

En términos interanuales, el consumo avanzó levemente, un 0,7%: “Con una inflación en niveles altos y acelerándose, y una consecuente pérdida de poder adquisitivo, el aumento del consumo en términos interanuales se explica por un adelanto en las decisiones de consumo”.

PUBLICIDAD

La percepción de una muy probable disminución del poder de compra de los ahorros en el futuro debido al incremento de precios llevó a que los consumidores decidieran gastar su dinero en el presente y no en el futuro”, evaluó la cámara.

De ese modo, remarcó que “la expectativa de una fuerte devaluación previa al cambio de Gobierno produjo un fuerte stockeo en los consumidores, con el temor de una pérdida de poder adquisitivo posterior”.

“Este comportamiento sería una excepción y se esperarían caídas significativas en el consumo a partir de enero 2024″, indicó.

Consumo cuidado en destinos de verano

La temporada está marcada por la incertidumbre, producto del récord de inflación en diciembre, la fuerte devaluación y las medidas del nuevo Gobierno. Como resultado se observa un mayor cuidado en los consumos en los destinos de veraneo”, sostuvo un informe de Nextbyn, scale up especializada en software de distribución de consumo masivo en la región.

A su vez, destacó un “récord en ventas en productos de consumo masivo por el aumento en las compras anticipadas en las ciudades para atenuar así las próximas subas de precios”.

“Estamos vendiendo mucho más que en diciembre e incluso que en enero del año pasado. Y esto sucede en todas las categorías, desde alimentos y bebidas hasta pañales y productos de limpieza. Parecería que el que no se pudo ir de vacaciones, se junta con amigos en casa y consume más o se está stockeando”, estimó Aldana Tancredi, gerente comercial de Enro Distribución, distribuidora de productos de consumo masivo de zona sur del GBA.

Con relación al rubro turístico, Lorena Nonaka, dueña del complejo La Grulla En la ciudad de Chascomús, analizó: “Si bien enero está todo completo, las reservas por estadía son más cortas y se ocupa todo sobre la fecha”. “De hecho, para febrero estamos al 50% de reservas, excluyendo los días de Carnaval”, explicó.

PUBLICIDAD

“En cuanto a lo gastronómico, notamos que la gente está cocinando más dentro del complejo. Llegan con las provisiones desde origen y a la hora de salir a comer, miran precios. La cantidad de comensales y pedidos es un 30% menor a otros eneros y el pago es generalmente en tarjeta”, manifestó.

Gustavo Barrera, por su parte calculó que la ocupación se encuentra en un 60% y puntualizó que “quien habla de una excelente temporada miente, hay mucha preocupación e incertidumbre”.

La mayor parte de los argentinos enfrenta dificultades para alcanzar los consumos esenciales, incluyendo a la educación, la salud y la conectividad”, opinó Mariela Mociulsky, CEO y fundadora de Trendsity, consultora de investigación y tendencias, la cual dio a conocer que, según uno de sus últimos informes, “se determinó que ocho de cada diez argentinos consideraba que su economía no mejorará en el próximo semestre”.