Amazon lleva de vuelta su ‘Roomba’ a la tienda

La compañía citó resistencia regulatoria pero no reconoció las realidades del negocio

Las aspiradoras Roomba de iRobot se exhiben en la tienda Best Buy el 19 de enero de 2024 en San Rafael, California.
Por Matt Day
31 de enero, 2024 | 09:12 AM

Hay dos formas de ver el colapso del acuerdo de Amazon.com Inc. (AMZN) para comprar iRobot Corp. (IRBT), fabricante de aspiradoras Roomba. Aquella que las empresas mencionaron en su comunicado conjunto el lunes citaba “la ausencia de un camino hacia la aprobación regulatoria en la Unión Europea”. Pero existe otra explicación posible: el arrepentimiento del comprador.

En los 17 meses transcurridos desde que Amazon aceptó el acuerdo, los negocios de iRobot han disminuido. Ante la elección de enfrentarse a los reguladores, lo que podría suponer un conflicto durante años a ambos lados del Atlántico, o cortar sus pérdidas, Amazon optó por retirarse.

Desde su sede en Bedford, Massachusetts, iRobot siempre ha destacado. La Roomba ha sido tan exitosa que ha definido su propia categoría de productos.

VER +
UE alerta que el pacto de US$1.400 millones entre Amazon e iRobot daña la competencia

Sin embargo, sus competidores han compensado la falta de reconocimiento de marca con precios bajos y gran volumen de envíos. Según Parks Associates, que realiza un seguimiento de los dispositivos inteligentes para el hogar, ahora hay “un número sin precedentes de participantes” en el mercado de aspiradoras robóticas. Entre ellos se encuentran numerosas startups, gigantes electrónicos surcoreanos y chinos, y reconocidas marcas de aspiradoras como Bissell y Dyson.

PUBLICIDAD

En una encuesta realizada por Parks Associates a hogares en Estados Unidos con conexión a internet en 2019, el 63% de los encuestados que tenían una aspiradora robótica informaron que tenían una Roomba. Para fines del año pasado, ese porcentaje había disminuido al 48%.

iRobot ha culpado a la “competencia de precios creciente” por la disminución de ventas. Ha llevado a cabo despidos en 2022 y 2023, subarrendó parte de su sede y redujo la publicidad y la investigación y desarrollo. La empresa ha incurrido en pérdidas de aproximadamente US$500 millones desde el 2021.

Al cancelar su compra de US$1.400 millones el lunes, Amazon anunció una vez más recortes laborales, que suman el 31% de su personal, y la salida de su director ejecutivo.

PUBLICIDAD
California, Estados Unidos.

Los portavoces de Amazon y iRobot se negaron a hacer comentarios más allá de sus declaraciones públicas. En una de ellas, David Zapolsky, el abogado general de Amazon, señaló que la terminación del acuerdo “negaría a los consumidores una innovación más rápida y precios más competitivos, lo que, estamos seguros, les habría hecho la vida más fácil y agradable”.

El principal abogado de Amazon también insinuó que la escrutinio regulatorio de Washington y Bruselas resultaría contraproducente: “Las fusiones y adquisiciones como esta ayudan a empresas como iRobot a competir mejor en el mercado global, especialmente contra empresas y países que no están sujetos a los mismos requisitos regulatorios en segmentos de tecnología de movimiento rápido como la robótica”.

La retirada supone una novedad para Amazon, que se ha defendido de acusaciones antimonopolio en el pasado, confiando en que sus acciones prosperarían en los tribunales si llegara el caso. Amazon enfrentó a reguladores escépticos durante las recientes compras de MGM y One Medical. En el caso de iRobot, Amazon ni siquiera ofreció a los reguladores europeos una solución de compromiso o lo que se conoce en las negociaciones regulatorias como un remedio de fusión.

El impacto financiero para Amazon al retirarse será mínimo: una tarifa de cancelación de US$94 millones, que iRobot utilizará para pagar deudas y compensar a sus asesores financieros. Para Amazon, que cuenta con US$64.000 millones en efectivo, es como pagar una tarifa de reposición.

Más noticias como esta están disponibles en bloomberg.com

©2024 Bloomberg L.P.