Seis grandes cambios que puede esperar para los vinos en 2024

La IA está revolucionando todo, desde la gestión de los viñedos hasta la sala de degustación y el asesoramiento

Una copa de vino espumoso
Por Elin McCoy
03 de febrero, 2024 | 10:47 AM

Bloomberg — Cuando observo en mi copa de cristal para adivinar hacia dónde se encamina el mundo del vino, percibo una constante: el cambio climático. En 2023, el año más caluroso de la historia, planteó un reto a los vinicultores, y seguirá siéndolo en el futuro inmediato.

VER +
Elin McCoy, crítica de vinos: Las 10 mejores botellas que probé en 2023

Los incendios devastadores en Grecia, el intenso calor y la sequía de España, las inundaciones, las heladas y el granizo en otras zonas europeas pasaron factura en el 2023 y produjeron una de las cosechas más pequeñas de todos los tiempos. En cambio, Napa, escenario de incendios forestales y oleadas de calor en los últimos tiempos, se salvó con una de las mejores cosechas de su historia. Puede decirse que el calentamiento global ha sido bueno para Gran Bretaña, al igual que para los jóvenes viñedos de Noruega y Suecia, zonas en las que anteriormente hacía demasiado frío y llovía tanto que las uvas no maduraban suficientemente. Por todo ello, resulta muy difícil predecir su impacto para el año que viene.

Pero para el 2024 existen otras importantes novedades para el mundo del vino. He aquí las 6 tendencias más importantes que observo:

Uvas azotadas por fuegos en viñedos francesesdfd

Se beberá más sauvignon blanc.

Los gustos están cambiando: En 2021, más del 50% del vino consumido en el mundo era blanco o rosado. Según la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), los estadounidenses son los principales consumidores de vino blanco. Actualmente, regiones famosas por sus tintos, como el Etna italiano y el valle del Ródano, están dando más prioridad a sus blancos menos reconocidos.

PUBLICIDAD

Veo más sauvignon blanc crujiente y agrio de todas partes en 2024, y no solo de Nueva Zelanda, que tiene una participación del 63% de las ventas de la variedad en la plataforma de entrega de alcohol en línea Drizly, con sede en Boston.

Oregon está ahora en juego, con nombres destacados como Andrew Rich y Patricia Green . Y aunque el auge de la uva en Chile comenzó hace dos décadas (el país es el tercer productor de vino blanco del mundo, detrás de Francia (primero) y Nueva Zelanda), los últimos ejemplos de bodegas ambiciosas como Laberinto , Tabali y Viña Leyda está mejor que nunca.

En California, la superficie de viñedos de uva se ha más que duplicado desde 2022, por lo que se espera que lleguen a los estantes muchos más embotellados excelentes, tanto económicos como de lujo.

PUBLICIDAD
VER +
Perú quiere producir vinos tan icónicos como sus restaurantes

El vino espumoso resaltará aún más.

Los franceses bebieron menos champán el año pasado debido a la inflación. Pero todavía les gusta el vino con burbujas, y todos los demás también están enamorados del vino con burbujas. El analista de la industria de bebidas IWSR descubrió que la cantidad de estadounidenses que beben vino espumoso aumentó un 30% entre 2019 y 2022. Alrededor del 25% elige burbujas al menos dos veces por semana.

Pero no todo es champán. El auge se debe en parte a la popularidad del prosecco y los pét-nats. Los cócteles Spritz y las bebidas carbonatadas también inspiran a quienes no beben vino a buscar más burbujas.

La categoría recibirá un nuevo impulso gracias a algunas nuevas cuvées espumosas americanas. El año pasado probé unas dos docenas de uvas nuevas de California, algunas de uvas inusuales como la picpoul blanc, una variedad menos conocida originaria del valle del Ródano en Francia. Los vinos son ácidos y alimonados. (El nombre se traduce como “aguijón en los labios”). Y en Oregón, el número de enólogos que producen al menos un champán se ha cuadriplicado desde 2018.

Esto se suma a los deliciosos vinos espumosos de aparentemente todas partes del mundo: muchos de los mejores restaurantes ahora también venden botellas de calidad de Franciacorta y Trentodoc de Italia, cava de España, crémants de Francia y sparklers de Inglaterra. Las ventas de la bodega Chapel Down, con sede en Kent , por ejemplo, aumentaron un 14% el año pasado.

Espere más vino de alta calidad, sin o con bajo contenido de alcohol, incluso en restaurantes elegantes.

Las preocupaciones sobre la salud del vino fueron un tema importante en 2023. Una encuesta de Gallup de julio descubrió que más del 50% de los estadounidenses de 18 a 34 años creen que incluso el consumo moderado de alcohol es malo para la salud. La última encuesta de Wine Opinions encontró que casi la mitad de las personas de 21 a 39 años encuestadas estaban interesadas o planeaban participar en enero seco u octubre sobrio .

Esa es una de las razones por las que este grupo de edad de consumidores está bebiendo menos vino, según el Informe sobre el estado de la industria del vino de EE.UU. de 2024 publicado recientemente por la división de vinos de Silicon Valley Bank de First Citizens Bank. No es de extrañar que el análisis del mercado de bebidas de IWSR predijera que la categoría sin alcohol o con bajo contenido de alcohol crecerá un 15 % en EE. UU. entre 2023 y 2027.

Los mejores enólogos ya están en ello. Actualmente, unas 100 bodegas alemanas producen al menos un embotellado sin alcohol. El fabricante de Prosecco Mionetto acaba de lanzar un " sin alcohol “. La reconocida enóloga argentina Susana Balbo está experimentando con cuvées bajos en alcohol: su delicioso Crios Sustentia Chardonnay 2022 , recién lanzado, contiene solo un 9% de alcohol.

PUBLICIDAD

Reflexionemos sobre la pregunta: ¿Qué es el vino?

Hemos visto nuevas regiones vinícolas sorprendentes (Suecia, Vermont), nuevos estilos de vino (naranja, pét-nat, piqueta) y nuevas uvas con nombres desconocidos como Goruli Mtsvane (pronunciado Go-roo-lee Mah-ts-vah-nay ) que es una variedad blanca procedente de la República de Georgia. Ahora los enólogos están superando los límites de lo que es un vino y, en el proceso, encontrando una manera de sobrevivir a las condiciones climáticas extremas del cambio climático.

Muchos están haciendo cofermentaciones, lo que hoy en día a menudo significa fermentar uvas rojas y blancas juntas para hacer un tinto más ligero y enfriable. Otros, como la bodega Art + Science de Oregón , fermentan Grüner Veltliner con manzanas. La versatilidad significa que si la cosecha de uvas disminuye debido a heladas o sequía, los viticultores aún pueden producir algo.

Otros se inspiran en tradiciones ancestrales. Kalche Wine Co. de Vermont ha mezclado pieles de uva, agua y arándanos para elaborar un vino de piqueta llamado Vib-Ur-Num.

Otros más infunden aromas a los vinos de uva, como la mezcla de vino blanco de varias cosechas impregnada de ingredientes botánicos secos de Scar of the Sea, en la costa central de California. No todos están etiquetados como vino. A veces se les llama simplemente cofermentos o, si incluyen manzanas, sidra.

PUBLICIDAD
VER +
Vinos argentinos, chilenos y uruguayos pisan fuerte en ranking de 100 mejores bodegas

Los programas de recompensas para el vino madurarán.

Una tendencia para 2024 en la lista anual del importador y distribuidor Bibendum Wine con sede en Londres es que más bodegas y minoristas comenzarán a ofrecer ventajas únicas para los clientes leales en función de cuánto gastan en vino.

Algunos de estos programas ya existen: la bodega Jordan en Sonoma tiene un programa elaborado, con puntos por compras de vino que se pueden canjear por descuentos en pernoctaciones en las lujosas suites de invitados de la bodega y degustaciones especiales de forma gratuita. Lamborn Family Vineyards de Napa invita a los miembros del club a un evento anual de vino y pesca con mosca. El Domaine Serene de Oregón también posee el Chateau de la Crée en Borgoña. Acumule 300.000 puntos en compras y obtendrá una estancia en el castillo, con seis habitaciones para 12 personas.

PUBLICIDAD

La IA dará forma a los vinos que bebes y a cómo los saboreas.

La palabra de moda del año es inteligencia artificial, y está revolucionando todo, desde el viñedo hasta la copa. Las bodegas han utilizado la inteligencia artificial durante años, especialmente en lo que respecta a la gestión de los viñedos: los sensores recopilan información en tiempo real sobre todo, desde la intensidad de la luz hasta la temperatura del suelo. Los robots cortan, pulverizan e incluso transportan las uvas de los recolectores a la bodega.

Es posible que pronto desempeñe un papel importante en las salas de degustación y también en la oferta de asesoramiento. En la sala de degustación de la bodega Maria Concetto de Napa, un robot sumiller llamado RobinoVino ha estado sirviendo cabernet y eventualmente puede ser programado para recomendar vinos. El año pasado, el desarrollador estadounidense de OpenAI informó que ChatGPT-4 había aprobado tres niveles del examen Master Sommelier, aunque no era la parte de degustación de la prueba, solo la sección teórica.

Lea más en Bloomberg.com