Compradores de acero estadounidenses celebran acuerdo con Japón que asusta a Washington

La visión positiva de la industria no ha impedido que el acuerdo se convierta en un pararrayos en un año electoral en EE.UU

Reinforcement rods at a construction site in California, US. Photographer: David Paul Morris/Bloomberg
04 de febrero, 2024 | 06:00 AM

Bloomberg — Los comerciantes de acero, los clientes del sector del automóvil e incluso los trabajadores de United States Steel Corp. celebran la decisión de la emblemática empresa estadounidense de vender a un rival japonés. La industria siderúrgica se pregunta por qué los políticos de Washington se empeñan en poner en duda el acuerdo de 14.100 millones de dólares.

La oferta de compra de US Steel presentada en diciembre por Nippon Steel Corp. y las consiguientes reacciones políticas fueron el tema más candente de una de las mayores conferencias del sector siderúrgico celebrado en Florida a principios de esta semana. El sentimiento dominante era que el acuerdo haría que los precios del acero nacional fueran más competitivos que una adquisición por parte de su rival estadounidense Cleveland-Cliffs Inc, al tiempo que preservaría los puestos de trabajo y evitaría problemas antimonopolio.

Creo que los consumidores y clientes de acero están mucho más satisfechos con Nippon como comprador”, declaró Timna Tanners, analista de Wolfe Research, en la Conferencia del Acero de Tampa.

La visión positiva de la industria no ha impedido que el acuerdo se convierta en un pararrayos en un año electoral en EE.UU., con la oposición de los líderes del sindicato United Steelworkers y de varios políticos. El candidato republicano Donald Trump amenaza con bloquear la adquisición si gana las elecciones de noviembre.

PUBLICIDAD

Los dos senadores demócratas de Pensilvania, estado de origen de US Steel, quieren que se anule el acuerdo, por temor a que se vean afectados los puestos de trabajo de los sindicatos en las plantas siderúrgicas. El principal asesor económico del Presidente Joe Biden afirmó que la operación merece un “serio escrutinio” por el impacto que podría tener en la seguridad nacional y en las cadenas de suministro.

Los asistentes a la conferencia descartaron cualquier preocupación por la seguridad nacional, ya que Japón es un aliado de Estados Unidos. Algunos citaron su familiaridad con Nippon Steel, dado que la empresa con sede en Tokio ha tenido una pequeña presencia en EE.UU. durante años, como razón para no temer al comprador extranjero.

Aunque la oferta de Nippon Steel tiene sentido para muchos en la industria, su principal obstáculo sigue siendo la revisión de seguridad nacional por parte del Comité de Inversiones Extranjeras en Estados Unidos, o CFIUS. Los comentarios públicos de los principales asesores económicos de Biden dejan entrever las prioridades de la administración para preservar los empleos sindicales y la fabricación nacional.

PUBLICIDAD

Los trabajadores de la siderurgia no pueden bloquear la adquisición, pero tienen un peso significativo en la arena política estadounidense, ya que representan a una parte de los obreros en los estados indecisos en plena temporada electoral.

“En lo que respecta al sindicato, probablemente les convenga obtener una libra de carne y alguna promesa de inversión en sus puestos de trabajo sindicados”, afirmó Josh Spoores, principal analista siderúrgico de CRU Group.

Rocky Year for US Domestic Steel Prices | Uncertainty in borrowing rates weighs on demanddfd

Dos de los mayores centros de servicios -intermediarios que compran la aleación a las acerías y suministran a los fabricantes de equipos y piezas- señalaron que, hasta hace poco, las grandes acerías extranjeras ya competían en EE.UU..

No es la primera vez que una empresa extranjera posee una gran capacidad en Estados Unidos”, afirmó Tim Berra, Consejero Delegado de Heidtman Steel, refiriéndose a la antigua presencia de ArcelorMittal SA en Estados Unidos.

“Que Nippon venga y compre las acerías no nos asusta”, afirmó Berra, cuya empresa vende una parte importante de su material a la industria automovilística. “Si Cliffs hubiera ganado la operación y dependiera de alguien con material de altos hornos, nos habría preocupado un poco, porque habrían sido propietarios de todos los altos hornos de EE.UU.”.

Por el contrario, Marc Lerman, de Steel Warehouse, dijo que no ve que la propiedad de Nippon cambie nada “significativamente” en términos de dinámica de la industria.

US Steel's Unprecedented Rise Amid Sale Talk | Pittsburgh steelmaker surges on interest in the businessdfd

A lo largo del proceso de venta de la empresa, US Steel y sus asesores manifestaron su preocupación por el hecho de que la venta a Cliffs planteara problemas antimonopolio “sustanciales”. Una combinación de este tipo supondría que la mayor parte del mercado estadounidense de acero para automóviles y hasta el 95% de la producción estadounidense de mineral de hierro estarían controlados por una sola empresa, lo que le daría demasiado poder sobre los precios nacionales.

PUBLICIDAD

Los empleados de US Steel expresaron su apoyo a la adquisición por parte de Nippon, afirmando que existía la preocupación interna de que una adquisición por parte de Cliffs hubiera provocado grandes despidos de trabajadores no sindicados y diezmado la huella de la empresa en su sede histórica de Pittsburgh.

El consejero delegado de Cliffs, Lourenco Goncalves, arremetió contra tales críticas durante una conferencia de resultados con analistas celebrada el 30 de enero. Acusó al consejo de administración de US Steel de “exagerar” los posibles riesgos antimonopolio y afirmó que Cliffs no esperaba cerrar ninguna planta ni despedir a empleados sindicados o de planta debido a las “sinergias” de su propuesta.

La oferta de Cliffs ha quedado descartada.

Lea más en Bloomberg.com