Fed
Tiempo de lectura: 4 minutos

El año pasado, las acciones y la renta fija repuntaron con la expectativa de que una improbable combinación de factores favoreciese los activos financieros en 2024: una inflación moderada, un crecimiento económico fuerte, estabilidad en el mercado de trabajo y una reducción de las tasas de interés de hasta 150 puntos básicos. Quizás no se refiriera exactamente a eso Austan Goolsbee, presidente del banco de la Fed de Chicago, cuando dijo que la economía parecía encontrarse en una “trayectoria dorada”, pero ese era el panorama esperanzador en el que se fijaron los inversionistas.

Si bien el crecimiento de la economía sigue siendo robusto en este inicio del año, ciertos datos recientes y los pronunciamientos del presidente de la Fed, Jerome Powell, han disminuido la posibilidad de que se dé una coyuntura semejante a la del nirvana. Algunos indicadores clave de la confianza del sector empresarial apuntan a que un alza en la producción alimentaría un incremento de la inflación. Asimismo, Powell ha declarado que la Fed desea obtener más pruebas de una relajación sostenida de las tensiones sobre los precios antes de rebajar las tasas de interés.

Esta reticencia refleja que el banco central aguarda a que el nivel interanual de su índice de inflación favorito regrese al 2% y, mientras espera, eleva el riesgo de una desagradable sorpresa en la economía. Durante los últimos 7 meses, la inflación ha alcanzado una tasa anualizada del 1,9%, inferior al objetivo de la Fed. Con un descenso continuo prácticamente asegurado de la inflación refugio (léase esto) y un enfriamiento general del crecimiento de los sueldos a niveles prepandémicos, hay escasas razones para suponer que la inflación repunte de forma apreciable y sostenida.

Sin embargo, los últimos datos han ensombrecido la situación. En lo que respecta a la confianza empresarial, la principal revelación de la pasada semana provino del informe manufacturero del Institute for Supply Management (ISM), seguido con atención, que mostró un nuevo incremento en los pedidos por primera vez desde el mes de agosto del año 2022. Se trata de algo que se esperaba desde hacía tiempo. Por primera vez escribí acerca de esta eventualidad allá por diciembre de 2022: en esa época, los inventarios eran excesivos a causa de todos los pedidos que se habían acumulado desde finales de 2021 e inicios de 2022. Aunque las ventas continuaban firmes, las compañías todavía no se encontraban en posición de hacer nuevos pedidos. Creía que los niveles de inventario se bajarían hasta la primavera de 2023, pero terminó siendo mucho después. En el informe se indica que los precios pagados también crecieron, si bien a un nivel que en sí mismo no debería suponer un problema de inflación.

PUBLICIDAD
Gráfico de las subidas de los nuevos pedidos y de los precios pagados cuestionan en parte el impacto sobre la inflacióndfd

Más preocupante en el frente de la inflación fue el informe de servicios del ISM, que se publicó el lunes, que muestra el mayor aumento mensual en una década para su componente de precios pagados. Los datos arrojan algunas dudas sobre si la inflación general se mantendrá en los bajos niveles que hemos presenciado desde mediados del año pasado.

Mientras tanto, la Reserva Federal parece contenta con esperar un poco más para ver cómo se desarrollan las cosas. Powell aprovechó dos oportunidades la semana pasada para hacer retroceder los precios del mercado y así comenzar pronto la flexibilización de las políticas. Los operadores han pasado de ver perspectivas razonables de un recorte de 25 puntos básicos en marzo y la certeza de una reducción en mayo a apostar ahora por una probabilidad del 80% de un movimiento en mayo. El riesgo es que esta recuperación de los pedidos fabriles y tal vez una inflación más rápida sea similar a un “rebote del gato muerto” (dead cat bounce), pero la Reserva Federal utiliza la mejora de la actividad económica cíclica para posponer los recortes de tasas por demasiado tiempo.

Después de un miserable 2023, tiene sentido una modesta recuperación de los pedidos fabriles y de la actividad inmobiliaria, con o sin recortes de tipos. También tendría sentido un repunte de los precios de algunas partes de la economía de bienes que han sido débiles, como los fletes de los camiones .

PUBLICIDAD

Pero hay pocas dudas de que la política monetaria continúa frenando el crecimiento. Con los costos de financiamiento donde están, parece poco probable que las empresas se apresuren a ampliar la capacidad o iniciar la construcción de nuevos departamentos. A pesar de la fuerte incorporación de las nóminas de enero, la semana laboral promedio mostró otra caída preocupante, lo que sugiere que los riesgos del mercado laboral persisten.

En lugar de prolongar el momento del primer recorte de tasas, creando ansiedad entre las empresas y los consumidores que necesitan pedir prestado o refinanciar deuda, sería mejor empezar antes y recortar lentamente, comunicando que no hay garantía de que el ciclo de flexibilización sea largo y profundo si la economía muestra signos de una reaceleración significativa. En cambio, un posible repunte de la actividad económica cíclica y la inflación después de un período insostenible de debilidad amenazan con confundir a la Reserva Federal y mantener las tasas demasiado restrictivas hasta que algo se rompa.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com