Preparativos de Flores y Regalos para el Día de San Valentín
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Es habitual tener una lista de comprobación en la búsqueda del amor. La gente establece todo tipo de criterios, tanto en su mente como explícitamente en sus perfiles de citas online, especificando qué tipo de pareja o estilo de vida buscan. Si no puedes imaginar una vida sin tu perro o tu gato, busca amantes de las mascotas. Si tener hijos es un factor decisivo para ti, añádelo a la mezcla. Y como nos recuerdan los vendedores cada Día de San Valentín, existen aplicaciones enteras de citas para seleccionar a posibles clientes en función de la edad, las opiniones políticas, la religión, la profesión e incluso la altura.

Sin embargo, uno de los pocos movimientos de las citas por Internet que todavía da escalofríos a la gente es filtrar a las posibles parejas en función de su situación económica.

Y no debería. Ponerse de acuerdo en lo económico es una parte fundamental de las relaciones y el matrimonio, así que ¿por qué no incluir el dinero en tu lista del amor? Sólo debes saber que involucrar el dinero en la búsqueda del amor limita tus opciones y puede eliminar a posibles parejas que, de muchas otras formas, podrían proporcionarte una relación significativa y satisfactoria. Para mí, la compatibilidad general y la felicidad eran mucho más importantes que encontrar un esposo que se ajustara a mis ingresos.

Casarse por dinero es tan antiguo como el propio matrimonio. Bueno, en realidad es la historia del matrimonio. No fue hasta los siglos XVIII y XIX cuando los matrimonios por amor ganaron mayor aceptación en la cultura occidental. Incluso entonces, la situación económica seguía siendo clave. Novelistas como Jane Austen exploraron la tensión entre buscar la seguridad económica y seguir el propio corazón, un dilema que adquirió enorme importancia en una época en que las mujeres (incluso las que heredaban grandes riquezas) no controlaban legalmente sus propias finanzas en el matrimonio.

PUBLICIDAD

Hoy en día, encontrar una pareja que cumpla algunas expectativas financieras tiene menos que ver con la reputación y más con el deseo de un determinado estilo de vida o de una pareja que pueda integrarse sin problemas en tu círculo social. Naturalmente, existen aplicaciones para las personas que buscan su alma gemela financiera. Una de ellas es Scores, una aplicación de citas que requiere que los usuarios tengan una puntuación crediticia de al menos 675 para ser elegibles. En primer lugar, en términos de puntuación crediticia, eso no es poner el listón muy alto. Además, una buena puntuación crediticia no significa que alguien tenga una vida financiera sana. Podría reflejar simplemente la gestión responsable de una deuda importante. (También indica que, para bien o para mal, alguien ha dado a un sitio de citas acceso a su informe crediticio).

Sitios como Millionaire Match hacen hincapié en dar prioridad al dinero, aunque no exigen que sus miembros sean millonarios. Otros, como The League y Raya, se apoyan mucho en la exclusividad e investigan a los miembros potenciales para dar la impresión de ofrecer un grupo de citas con un alto potencial de ingresos.

Otro enfoque consiste en diferenciarse económicamente en aplicaciones gratuitas como Tinder, Hinge o Bumble. Algunos usuarios incluso han incluido capturas de pantalla de sus puntuaciones de crédito en sus perfiles. Por supuesto, hay situaciones en las que no se requiere documentación: El pívot de los Philadelphia Eagles y multimillonario Jason Kelce conoció a su esposa Kylie Kelce en Tinder.

PUBLICIDAD

No hay nada fundamentalmente malo en querer una pareja para toda la vida que tenga unos ingresos o una relación con el dinero similares, del mismo modo que la mayoría de la gente no juzgaría a alguien que quisiera una pareja que compartiera sus creencias religiosas.

En última instancia, lo más importante que encontrar la pareja económica perfecta es encontrar a alguien con quien puedas comunicarte fácil y abiertamente sobre el dinero.

Un reciente vídeo viral de TikTok ilustra lo que puede ocurrir cuando las parejas románticas no mantienen esas conversaciones. El vídeo pretende mostrar a una joven pareja a la que se pregunta cuánto tienen en sus cuentas bancarias individuales. Unos US$1.200, dice el hombre. “70.000″, afirma su novia. El novio estalla de furia porque su novia tiene tanto dinero y espera que él pague todo. Así es como deben funcionar las cosas, responde ella.

El tonto comportamiento de la pareja de TikTok nos recuerda otra razón por la que centrarse en el dinero, aunque no está mal, puede ser miope. Los ingresos van y vienen a lo largo del matrimonio, y la dinámica de quién gana más puede cambiar. Por eso es aún más importante dar prioridad a una comunicación sana y establecer objetivos y prácticas compartidos, hábitos que perdurarán más allá de cualquier puntuación crediticia.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.