Semana laboral de cuatro días
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg Opinión — Se ha convertido en la sabiduría convencional: Los días de baja por enfermedad no han vuelto a ser lo mismo desde que la pandemia de Covid-19 “subió el listón” de las bajas. Los despidos masivos y las estrictas políticas de reincorporación a la oficina han hecho que los empleados enfermos se sientan “avergonzados” por los jefes que toman asistencia. ¿Tienes un resfriado? Aguántate, o al menos trabaja desde casa.

Puede que así se sienta el momento actual en algunas oficinas, pero los datos sugieren que la mayoría son más humanas. De hecho, hay más empleados que se toman días de baja por enfermedad que antes de la pandemia de Covid-19, y la mayoría de los jefes los apoyan. Esto debería ser una noticia tranquilizadora para cualquiera que se ponga enfermo. Que somos, al fin y al cabo, todos nosotros.

No obstante, aún hay margen de mejora, sobre todo para los trabajadores con salarios bajos y a tiempo parcial. Y el mundo del trabajo híbrido, que sigue evolucionando, crea nuevas preguntas y nuevas inquietudes.

Primero, algunas cifras. La empresa de nóminas Gusto descubrió que, en las empresas de servicios profesionales, el 30% de los empleados tomaron al menos un día por enfermedad en 2023, lo que supone un aumento del 42% respecto a 2019. La ausencia media se alargó alrededor de un 15%. Una encuesta de Statista mostró la misma tendencia: El número de empleados que no tomaron ningún día por enfermedad cayó al 23% en 2023, desde un máximo del 33% en 2021.

PUBLICIDAD
Más estadounidenses se cogen días de baja por enfermedad | Cantidad de días de baja por enfermedad utilizados en los 12 meses anterioresdfd

Algunos han observado esta tendencia y la han atribuido a cambios profundos en la psique de los trabajadores: una actitud más displicente hacia el trabajo, quizás, o un mayor respeto por la salud. Pero creo que las verdaderas razones son más directas.

En primer lugar, más enfermedades. El Covid-19 introdujo un nuevo virus respiratorio grave en circulación, y gracias a su capacidad de mutar, las reinfecciones son frecuentes incluso entre los vacunados. Las tasas de enfermedad por gripe y VRS también son más altas después de la pandemia. Más gente se toma días de baja porque, bueno, más gente se pone enferma.

En segundo lugar, ahora hay más trabajadores de todos los niveles de ingresos que tienen baja por enfermedad remunerada, aunque el acceso sigue siendo desigual. No me sorprende que, al ampliarse el acceso a la baja por enfermedad, más gente la utilice.

PUBLICIDAD
Ha aumentado el acceso a días de enfermedad pagados | Porcentaje de cada cuartil de ingresos con acceso a días de enfermedad pagadosdfd

Aun así, podemos hacerlo mejor. EE.UU. necesita una política nacional de baja por enfermedad remunerada que proporcione una prestación básica con la que todos puedan contar. La norma en muchos otros países ricos es de cinco días al año por enfermedad de corta duración. Los trabajadores a tiempo parcial, que tienen aproximadamente la mitad de probabilidades de tener baja por enfermedad remunerada, también deberían estar cubiertos, porque los norovirus no consultan el calendario de turnos. Los trabajadores también deberían poder utilizar la baja por enfermedad para cuidar a sus hijos enfermos (algo que, de todos modos, cada vez permiten más empresas después del Covid-19).

La baja por enfermedad remunerada tiene ventajas económicas. Un documento de trabajo elaborado por investigadores de la Universidad de Essex, la Universidad de Drexel y la Universidad Libre de Ámsterdam analizó lo ocurrido en los estados de EE.UU. que establecieron la baja por enfermedad retribuida entre 2008 y 2019. Descubrieron que la introducción de los días de baja por enfermedad pagados provocó un aumento del 1,6% en la rentabilidad de las empresas y un aumento del 6% en la productividad laboral. Un análisis diferente realizado por investigadores de la Universidad de Carolina del Norte descubrió que la baja por enfermedad remunerada aumenta el empleo en un 1,5%, en parte por la reducción de la rotación. Una política federal de baja por enfermedad se basaría en estos beneficios a nivel estatal.

Una política nacional también ayudaría a invertir la tendencia creciente del “PTO no designado”, en el que todo el tiempo libre remunerado (enfermedad, vacaciones, etc.) procede de un fondo común. A los empresarios les gusta la simplicidad de estos planes y a menudo los presentan a los empleados como flexibles y favorables a la familia. Pero aumentan las probabilidades de que los trabajadores enfermen. Irónicamente, es en el sector sanitario donde esta práctica de devaluación de la salud es más común.

Muchos empresarios ya no distinguen entre baja por enfermedad y vacaciones | Los sectores en los que el tiempo libre remunerado (PTO) no designado es la normadfd

Pero incluso las mejores políticas no llegarían muy lejos, sobre todo en organizaciones con culturas siempre activas, donde las normas tácitas equiparan el descanso a la pereza.

PUBLICIDAD

Los empresarios deben tranquilizar a los trabajadores nerviosos diciéndoles que las bajas por enfermedad existen para ser utilizadas. En una encuesta realizada en enero por Resume Builder, la mayoría de los jefes estaban de acuerdo en que es razonable “siempre” o “la mayoría de las veces” tomarse días de baja por salud física y mental, y una enorme proporción dijo que incluso estaba bien utilizar la baja por enfermedad para emergencias familiares no especificadas. ¿No estaría bien que más trabajadores lo supieran?

La mayoría de los jefes dicen que tomar la baja por enfermedad está bien | Porcentaje de jefes que piensan que tomar la baja por enfermedad es razonable en cada supuestodfd

Y aunque una pequeña parte de los jefes son del tipo Ebenezer Scrooge y sospechan de cualquier ausencia, cerca de tres cuartas partes conceden a sus empleados el beneficio de la duda.

La mayoría de los jefes confían en los empleados que llaman para decir que están enfermos | Porcentaje de jefes que piensan que los trabajadores enfermos son deshonestos ...dfd

Pero un área en la que trabajadores y jefes están realmente confundidos es qué papel desempeña el trabajo a distancia, si es que desempeña alguno, cuando un empleado está enfermo. Los responsables de RRHH deben aclarar cómo afecta la enfermedad a las políticas de regreso a la oficina y de trabajo a distancia. Tras la pandemia, las empresas están prestando más atención a las tarjetas de identificación, lo que anima a los trabajadores a presentarse tosiendo, y a propagar sus gérmenes. Los directivos deben insistir en que los días de enfermedad (y los días de trabajo a distancia por enfermedad) no afectarán a la puntuación de asistencia de los trabajadores.

PUBLICIDAD

Los trabajadores concienciados también tienen que oír que, aunque puede estar bien trabajar a distancia durante una enfermedad leve, no estarán defraudando al equipo si necesitan descansar de verdad. El presentismo virtual puede agravar las enfermedades. Una trabajadora a distancia que conozco tuvo una tos terrible, pero sólo se tomó un día por enfermedad en el transcurso de tres semanas de enfermedad. La cuarta semana, su fuerte resfriado se convirtió en neumonía.

Lo que demuestra que no sólo los directivos y los departamentos de RRHH deben cambiar su actitud respecto a las bajas por enfermedad. También es necesario que más empleados se den permiso para descansar cuando lo necesiten. No deben sentirse culpables por ello; al fin y al cabo, cada vez más compañeros lo hacen.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.