Responsables del BCE intentan ganar tiempo para decidir si bajan los tipos de interés

Varios responsables políticos subrayaron que la relajación monetaria no puede comenzar hasta que lleguen más datos en los próximos meses

EU Economic And Finance Ministers Informal Meeting
Por Alexander Weber - Jana Randow
24 de febrero, 2024 | 10:00 PM

Bloomberg — Los responsables del Banco Central Europeo (BCE) insisten cada vez más en la necesidad de contar con pruebas adicionales de que la inflación está volviendo a su objetivo del 2% antes de poder empezar a bajar los tipos de interés.

En su intervención del viernes, varios responsables políticos subrayaron que la relajación monetaria no puede comenzar hasta que lleguen más datos en los próximos meses, especialmente sobre los salarios, cuyo crecimiento sigue siendo elevado incluso tras una ligera moderación en el cuarto trimestre.

Según Yannis Stournaras, jefe del banco central griego y una de las voces más moderadas del Consejo de Gobierno del BCE, este tipo de información sólo llegará lentamente y probablemente no a tiempo para una primera reducción de los costes de financiación en la reunión de abril.

“La última desaceleración de los salarios nos da esperanzas de que vamos por buen camino”, dijo en una entrevista. “Pero no tendremos suficiente información para decidir sobre recortes de tipos antes del final del segundo trimestre, es decir, junio”.

PUBLICIDAD
Los economistas prevén cuatro bajadas de tipos del BCE este año | Elecciones europeasdfd

Con la inflación en retroceso y la economía de la eurozona luchando por cobrar impulso, el debate sobre cuándo empezar a deshacer la histórica campaña de subidas de tipos del BCE se ha vuelto más intenso. Algunos responsables políticos han sugerido que estarían dispuestos a tomar medidas en abril, aunque muchos han señalado que prefieren esperar y asegurarse de que la inflación no repunte.

Los inversores llevan tiempo especulando con la posibilidad de que el BCE opte por la primera opción tras una desaceleración de los precios mayor de lo esperado. Pero han recortado sus apuestas recientemente tras las repetidas reticencias de los funcionarios más duros y ahora ven más probable una primera medida en junio.

En un discurso en la ciudad belga de Gante, la presidenta Christine Lagarde dijo que el menor crecimiento de los salarios en el cuarto trimestre era “alentador”, pero que las rondas de negociaciones del primer trimestre serán clave para las decisiones sobre los tipos.

PUBLICIDAD

“Hay muchos sectores y empleados que están cubiertos por negociaciones que se completarán en el transcurso del primer trimestre de 2024″, dijo Lagarde a los periodistas en una reunión de jefes de finanzas de la zona euro y gobernadores de bancos centrales. “Creo que esas cifras -especialmente si siguen siendo alentadoras- serán importantes para que las evaluemos en el futuro con el fin de alcanzar la confianza”.

Aunque los datos sobre los salarios de los trabajadores de la zona del euro son cruciales para las perspectivas de inflación, sólo se dispone de ellos con mucho retraso. Esto complica la decisión del Consejo de Gobierno, que también debe tener en cuenta el peligro de exprimir durante demasiado tiempo una economía débil.

Pero muchos funcionarios señalan que están dispuestos a esperar a que llegue la información necesaria.

“El crecimiento salarial puede ir en la dirección equivocada, en el sentido de que puede haber demasiada recuperación”, dijo en una entrevista el gobernador del banco central irlandés, Gabriel Makhlouf, señalando un mercado laboral “asombrosamente resistente” y perspectivas de que el crecimiento económico pueda repuntar en el segundo semestre. “Si puedo, prefiero tomar decisiones basadas en un panorama claro”.

El presidente del Bundesbank, Joachim Nagel, también argumentó que el BCE debe resistir la tentación de recortar los tipos demasiado pronto.

“Sólo recibiremos una imagen más detallada de cómo se están desarrollando las presiones internas sobre los precios durante el segundo trimestre”, dijo en Fráncfort. “En primer lugar, necesitamos pruebas más claras de que alcanzaremos nuestro objetivo, de forma fiable y pronto. Entonces podremos contemplar un recorte de los tipos de interés”.

Del mismo modo, Madis Muller, de Estonia, advirtió contra la posibilidad de actuar demasiado pronto, diciendo que “sería prudente ser pacientes con el primer recorte de tipos”.

PUBLICIDAD

“El crecimiento de los salarios sigue siendo superior a lo que nos gustaría ver para estar seguros de que es coherente con nuestro objetivo de inflación”, dijo en una entrevista, añadiendo que estaría “más cómodo esperando a los datos del primer trimestre para poder decir con confianza que todos los indicadores sugieren que podemos bajar los tipos”.

Estas cifras no empezarán a conocerse hasta abril, probablemente demasiado tarde para la reunión de política monetaria del BCE de principios de mes, por lo que la atención se centrará en junio.

Esto coincide con el calendario establecido por el lituano Gediminas Simkus, quien afirmó en una entrevista que “la evolución positiva de los salarios y la inflación” podría “permitirnos pasar a una zona menos restrictiva en el verano de 2024″.

El austriaco Robert Holzmann, que ya había afirmado que no es seguro que se produzcan recortes de tipos este año, destacó los riesgos para la inflación derivados de los salarios, así como las actuales tensiones marítimas en el Mar Rojo.

PUBLICIDAD

La situación allí “todavía puede explotar”, dijo, advirtiendo que las apuestas del mercado por 90 puntos básicos de flexibilización este año “pueden ser demasiado altas”.

Pero su homólogo portugués, Mario Centeno, subrayó que los responsables políticos deben estar preparados para considerar un recorte de los tipos en su próxima reunión dentro de dos semanas si los datos lo exigen, incluso si se trata sólo de un acontecimiento de baja probabilidad.

“Marzo es la fecha en la que tenemos ante nosotros la mayor cantidad de datos nuevos: algunos datos pueden decirnos que debemos discutir los recortes de los tipos de interés ya en marzo”, dijo en una entrevista. “No digo que sea probable, pero tenemos que estar abiertos”.