Biden tiene solo unos meses para asegurar su legado climático

La ventana para finalizar las regulaciones de vehículos y plantas de energía para que sean menos vulnerables a la derogación republicana cerrará antes del verano

Aerogeneradores detrás de una central eléctrica en Mount Storm, Virginia Occidental. Getty Images
Por Jennifer A Dlouhy
26 de febrero, 2024 | 01:52 PM

Bloomberg — En toda la capital de la nación, los reguladores federales están corriendo a toda velocidad para finalizar las iniciativas climáticas de la administración Biden que afectan desde los automóviles que conducen los estadounidenses hasta los electrodomésticos que utilizan.

La línea de meta se acerca rápidamente: cualquier cosa que no se complete a finales de la primavera podría ser más fácil de derogar por el Congreso o de deshacer por los opositores republicanos si el presidente Joe Biden pierde la reelección en noviembre. Incluso los fondos federales asignados para programas de cambio climático y energía limpia bajo la Ley de Reducción de la Inflación podrían ser recuperados por el Congreso o no gastados si el dinero no se distribuye este año.

Y si la Casa Blanca cambia de manos, cualquier cosa que no se haga antes del mediodía del 20 de enero de 2025 se esfuma.

"Es el momento para la administración", dijo Josh Price, director de Capstone, un grupo de investigación con sede en Washington. El objetivo es "sacar las cosas lo más rápido posible, ya sea financiamiento o reglas finales".

PUBLICIDAD

Asegurar las regulaciones es clave para asegurar el legado climático de Biden y construir sobre el amplio marco de la Ley de Reducción de la Inflación, que entregó cientos de miles de millones de dólares para fomentar la fabricación avanzada y la energía limpia. Las reglas ambientales planeadas tienen como objetivo complementar estos incentivos, y juntas son fundamentales para ayudar a Estados Unidos a cumplir su compromiso con el Acuerdo de París de reducir a la mitad las emisiones de gases de efecto invernadero del país para finales de la década.

Los defensores del medio ambiente están preocupados de que iniciativas destacadas no se finalicen a tiempo, incluyendo los estándares para vehículos, reglas de carbono para plantas de energía y una posible regla de la Comisión de Valores y Bolsa que amplíe los requisitos de informe climático de las empresas.

Las regulaciones que se aproximan son esenciales para que la administración cumpla su promesa de proteger la tierra y el agua, abordar el cambio climático y mantener a las familias saludables, dijo Alexandra Adams, directora gerente de asuntos gubernamentales en el Consejo de Defensa de Recursos Naturales. "Es importante que las finalicen pronto".

PUBLICIDAD

Los defensores presenciaron cómo una Casa y un Senado controlados por los republicanos se unieron al expresidente Donald Trump en 2017 para desmantelar rápidamente 14 reglas de la era de Obama aprovechando los poderes especiales de una vez oscura ley conocida como la Ley de Revisión del Congreso. Cuatro años después, cuando los roles se invirtieron, los demócratas del Congreso se unieron a Biden y utilizaron con éxito la Ley de Revisión del Congreso contra tres regulaciones de la era Trump.

"La administración Biden no puede arriesgarse a que eso suceda este año", dijo James Goodwin, analista de políticas senior del Center for Progressive Reform, un grupo de investigación de tendencia izquierdista.

Cuenta regresiva de 60 días

El riesgo de la Ley de Revisión del Congreso es especialmente agudo si Trump desplaza a Biden de la Casa Blanca y los republicanos obtienen el control del Senado. Según la Ley de Revisión del Congreso, el Congreso podría avanzar resoluciones para derogar regulaciones recientemente impuestas mediante votaciones de mayoría simple, sin que las medidas de derogación sean bloqueadas por filibusteros o estancadas en comités. Cualquier regla importante impuesta en los 60 días legislativos anteriores podría ser objetivo de estas resoluciones; una línea de tiempo incierta dictada por un calendario legislativo impredecible.

Según el cronograma actual de los líderes republicanos de la Cámara de Representantes para este año, la ventana de vulnerabilidad de 60 días podría abrirse tan pronto como el 22 de mayo, según los cálculos de Dan Goldbeck, director de política regulatoria del American Action Forum, un grupo de expertos de tendencia derechista. El mensaje para las agencias, según Goldbeck, es que si quieren asegurar su trabajo, es mejor que se muevan más temprano que tarde. "El final de la primavera o el comienzo del verano probablemente es tu mejor oportunidad para asegurarte de que estás a salvo de eso", agregó Goldbeck.

El poder de la Ley de Revisión del Congreso radica en su rapidez. Inmediatamente después de que el Congreso avanza una resolución de desaprobación y es firmada por un presidente, la resolución objetivo queda invalidada, un enfoque que evita un proceso administrativo normalmente laborioso y que consume mucho tiempo. Deshacer una regulación, al igual que crear una en primer lugar, generalmente requiere que las agencias federales emitan formalmente una propuesta y tomen comentarios públicos sobre el plan antes de finalizarlo. Y luego esas reglas finales de derogación pueden ser impugnadas en un tribunal federal. Las resoluciones de la Ley de Revisión del Congreso no tienen tal riesgo legal.

La administración Biden ha concentrado algunos de los políticas más importantes al comienzo. Solo en el primer trimestre, planea finalizar unas cuatro docenas de reglas potencialmente importantes con un costo total de aproximadamente US$250 mil millones, según un análisis del American Action Forum.

El núcleo de la normativa climática de la administración se encuentra en la Agencia de Protección Ambiental, que ahora está ultimando un plan para limitar las emisiones de dióxido de carbono de automóviles y camionetas livianas. La EPA también tiene como objetivo lanzar una medida en abril para reducir la contaminación de las plantas de energía en funcionamiento en la actualidad.

PUBLICIDAD
Joe Bidendfd

Pero el trabajo se extiende por todo el gobierno federal, con el Departamento de Energía buscando implementar nuevos requisitos de eficiencia para transformadores de distribución utilizados en el sistema de energía, y el Departamento del Interior a punto de implementar mandatos para limitar la liberación de gas natural, el desfogue y las fugas en tierras federales. En el Departamento del Tesoro, los reguladores están estableciendo políticas que dictan qué tipos de hidrógeno, energía renovable y combustible para aviación califican para créditos fiscales bajo la Ley de Reducción de la Inflación, con cientos de miles de millones de dólares en inversiones pendientes.

Algunas de las medidas han estado en proceso durante años, obstaculizadas por desafíos legales y cambios regulatorios de los presidentes entrantes. La regla de plantas de energía de la EPA es en realidad el tercer intento de la agencia, siguiendo a las iteraciones anteriores avanzadas bajo Trump y el expresidente Barack Obama. Además, el plan del Departamento del Interior para controlar las fugas de gas natural en tierras federales también se originó durante la época de Obama.

Las regulaciones planeadas tienen un alcance amplio. Por ejemplo, la regla de emisiones de automóviles determinará qué automóviles salen de las líneas de ensamblaje hasta al menos 2032. Los errores en los mandatos para plantas de energía podrían poner en peligro la confiabilidad eléctrica del país. “Estas son reglas masivas y complicadas, con cientos de páginas de análisis”, dijo Goldbeck.

Algunas de las iniciativas de política climática se estancaron al principio del mandato de Biden, ya que las agencias primero se dispusieron a deshacer las regulaciones de la administración Trump antes de avanzar en reemplazos. En otros casos, los reguladores esperaron a que el Congreso aprobara la Ley de Reducción de la Inflación, que fortaleció el fundamento legal para las reglas de plantas de energía y residuos de gas natural, además de proporcionar incentivos fiscales destinados a acelerar la implementación de tecnología crítica de energía limpia.

PUBLICIDAD

La administración Biden no tuvo "el mejor comienzo", dijo Goodwin. "La administración Trump les dejó un gran problema y aún no lo han solucionado todo. El estado administrativo completo fue saboteado cuando asumieron".

Los reguladores federales están trabajando bajo una sombra legal, conscientes de que su trabajo seguramente será impugnado más adelante en los tribunales. Además, la mayoría conservadora de la Corte Suprema ya ha mostrado escepticismo hacia lo que considera un exceso de poder de las agencias. En un caso de 2022 que involucró una regla de planta de energía anterior de la EPA, el tribunal determinó que los reguladores deben contar con una clara autorización del Congreso antes de actuar en “preguntas importantes”. Los jueces ahora están considerando un caso que podría cambiar la práctica vigente desde hace décadas de ceder el poder interpretativo de leyes ambiguas a las agencias federales.

PUBLICIDAD

En la EPA, los reguladores están trabajando para asegurarse de que las reglas sean sólidas, duraderas y basadas en la ciencia, según el portavoz de la agencia, Nick Conger. "Estamos redactando estas reglas de manera que sigan la mejor ciencia disponible, sigan la ley y aguanten la prueba del tiempo", dijo.

Ante la incertidumbre legal y el tiempo que se agota, lo mejor que los funcionarios de la administración Biden pueden hacer en este momento es establecer prioridades, incluso si eso significa dejar de lado algunas iniciativas, según Lisa Heinzerling, experta en derecho ambiental y administrativo que enseña en la Universidad de Georgetown.

No podrán lograr todo, así que deberían "elegir las cosas que son realmente importantes y hacerlas", incluso si "eso es algo realmente difícil de hacer".

PUBLICIDAD

-- Con la colaboración de Ari Natter.

Lea más en Bloomberg.com