Un hombre caminando con una bolsa plástica en su mano
Tiempo de lectura: 4 minutos

¿Cómo hacer frente a los residuos producidos por los quinientos millones de toneladas métricas de plástico que se producen cada año? Una solución es consumir menos polímeros, aumentar su reciclado y evitar que el resto vaya a parar al medio ambiente. Otra consiste en calificar todo ese proceso de estafa y aguardar a que de alguna manera el problema desaparezca por sí mismo.

Enfrentados a un planteamiento al parecer irresoluble, la segunda opción resulta tentadora. Reparar es difícil, atribuir la culpa es mucho más fácil. No obstante, esa estrategia difícilmente cambiará las cosas.

El Centro para la Integridad Climática (Center for Climate Identity), una entidad estadounidense con fines no lucrativos, ha hecho público este mes un informe según el cual las compañías petroleras y químicas “han mantenido a lo largo de décadas una campaña engañosa y fraudulenta sobre la capacidad de reciclado de los plásticos”, para lo cual ha revisado declaraciones tanto públicas como privadas con el objetivo de emprender acciones legales contra las compañías y sus grupos de cabildeo. En el informe se relata la dificultad de hacer que el reciclado funcione y los constantes esfuerzos de la industria del plástico para aparentar que ha tenido más éxito del que realmente tiene. Y no obstante, la problemática de nuestra dependencia de los plásticos es mucho más profunda que un mero lavado de cara ecológico.

Gráfico de la crisis de los plácticosdfd

Considere los avances que se han logrado contra otros contaminantes. Las emisiones de carbono per cápita y el consumo de petróleo crudo han caído alrededor de un 15% en los países ricos en las últimas décadas, a medida que las mejoras en la eficiencia, la energía renovable y la electrificación expulsaron a los combustibles fósiles de la economía. Los plásticos han ido en la dirección opuesta: en 2019, usábamos alrededor de un 29% más por persona que en el cambio de milenio.

PUBLICIDAD

Esto no se debe a que los productores de plásticos hayan llevado a cabo una operación de lobby más exitosa que el resto de la industria de los combustibles fósiles. Es porque sus productos son más indispensablemente útiles para nuestras vidas y más difíciles de sustituir por alternativas.

El progreso que hemos logrado en el camino hacia el cero neto proviene de tres fuentes principales: eficiencia, sustitución y cambios en el estilo de vida. Para abordar nuestro problema de los plásticos, debemos considerar qué combinación de esas palancas tirar.

Para hacer que nuestro uso de plásticos sea más eficiente, necesitaríamos reciclar más y cambiar nuestro consumo hacia contenedores más livianos y delgados. Estas medidas pueden mostrar beneficios reales en la reducción de emisiones. Los miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, el club de las democracias ricas, están consumiendo menos gasolina ahora que en cualquier otro momento desde la década de 1980. Esto se debe en gran medida no al reciente aumento de los autos eléctricos, sino a las regulaciones de economía de combustible que se han ido endureciendo lentamente durante décadas.

PUBLICIDAD
Gráfica del declive de la energía de carbón pronto hará del transporte por carretera un emisor mayor que la electricidad en EE.UU.dfd

Sin embargo, el aumento de la eficiencia puede ser terriblemente lento. En Estados Unidos, esas regulaciones de economía de combustible significan que las emisiones derivadas del uso de gasolina han caído alrededor de un 9,3% desde el 2000, cayendo a un 1,7% si se suma el diésel utilizado en los camiones. La sustitución (reemplazar una tecnología por otra) es mucho más efectiva. Al alejarse de la energía alimentada con carbón y optar por la energía eólica y solar (así como por el gas natural menos contaminante), las emisiones de la red estadounidense se redujeron en un tercio durante el mismo período.

Sin embargo, la sustitución podría no funcionar bien con los plásticos. Depende de la disponibilidad de tecnologías alternativas viables. La energía eólica y solar y las baterías eléctricas son baratas, escalables y superiores a los combustibles fósiles. Los plásticos biodegradables y reutilizables que quizás querríamos utilizar en lugar de los convencionales ofrecen pocas mejoras, mientras que alternativas como el vidrio y el aluminio suelen ser peores en términos climáticos y medioambientales.

Eso deja cambios en el estilo de vida, pero son muy difíciles de implementar. Cada vez que compras una caja de fresas, una botella de agua o un galón de leche, estás tomando la decisión de utilizar más plástico, en lugar de menos. Si estamos ajustando algún comportamiento, será utilizando cada vez más polímeros, tanto en los países ricos como en los emergentes.

Gráfico del consumo de plásticos aumenta en todas partes, y rápidodfd

Mientras los consumidores y productores sigan favoreciendo el plástico, nuestro consumo tenderá a aumentar. Esa tendencia es tan fuerte que incluso la aversión pública generalizada (los estadounidenses consideran que los desechos plásticos son un problema mayor que el cambio climático y la contaminación del aire y el agua, por ejemplo) no parece lo suficientemente fuerte como para frenarla.

PUBLICIDAD

No sorprende que esta situación inspire una sensación de inutilidad. Ese es particularmente el caso porque, como señala el informe del Centro para la Integridad Climática, el enfoque de la industria ha estado plagado de cinismo durante décadas.

Sin embargo, enfrentar esto con más cinismo no resolverá el problema. Las ganancias en eficiencia a través del reciclaje y la reducción de peso pueden ser la mejor esperanza que tenemos para revertir el gigantesco hábito del plástico de nuestra sociedad. En lugares como Noruega y Japón , incluso hay evidencia de que están produciendo resultados reales, particularmente cuando los fabricantes se ven obligados a asumir el costo de su eliminación.

Ése es un argumento a favor de regulaciones estrictas a las que la industria se resistirá con uñas y dientes, para construir un sistema de reciclaje lo suficientemente fuerte como para obtener el apoyo público y disuadir a los hogares de tirar sus polímeros a los vertederos. Fomentar la sensación nihilista de que todos los intentos de mejorar nuestro uso de plásticos son fraudulentos sólo hará que el trabajo sea más difícil.

PUBLICIDAD

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com