El segundo mayor mercado de deuda ASG en el mundo comienza a perder clientes

Requisitos regulatorios adicionales, menos incentivos financieros y el riesgo de ser acusados de greenwashing están alejando a clientes corporativos

Los requisitos regulatorios adicionales, menos incentivos financieros y el riesgo de ser acusados de greenwashing están alejando a clientes corporativos
Por Alastair Marsh - Greg Ritchie
03 de marzo, 2024 | 05:38 PM

Bloomberg — En el segundo mercado de deuda ASG más grande del mundo, los clientes corporativos están empezando a alejarse.

Los requisitos regulatorios adicionales, menos incentivos financieros y el riesgo de ser acusados de greenwashing están alejando a los clientes que hace apenas unos años estaban ansiosos por etiquetar su financiamiento bajo el enfoque ambiental, social o de gobernanza (ASG), según banqueros y abogados cercanos al mercado.

Los productos en cuestión son los llamados préstamos vinculados a la sostenibilidad, un mercado que BloombergNEF estima que vale 1,5 billones de dólares, lo que lo coloca en segundo lugar en tamaño solo por detrás del mercado global de bonos verdes.

En gran medida sin trabas regulatorias, los prestatarios y financiadores han tenido relativamente libertad para construir sus propios estándares para los préstamos vinculados a la sostenibilidad. Pero a medida que los organismos de control financiero comienzan a establecer barreras en torno a la etiqueta ESG, parece que se está produciendo una retirada generalizada del mercado.

PUBLICIDAD

El año pasado, la emisión de préstamos vinculados a la sostenibilidad se desplomó un 56% hasta los US$203.000 millones, según los datos recopilados por Bloomberg. Aunque 2023 fue un año difícil en los mercados de deuda, el declive de los préstamos vinculados a la sostenibilidad fue casi el doble de rápido que el de los préstamos verdes.

VER +
Informes ecológicos de JPMorgan, HSBC y otros bancos carecen de coherencia

Además, las ventas de préstamos verdes han vuelto a repuntar en 2024, mientras que la emisión de préstamos vinculados a la sostenibilidad ha seguido disminuyendo, habiendo caído un 74% en lo que va de año, según los datos de Bloomberg.

Rachel Richardson, responsable de ASG en el bufete de abogados Macfarlanes con sede en Londres, dice que este año puede ser “un momento crítico tanto para los prestatarios como para los prestamistas” en el mercado de los préstamos vinculados a la sostenibilidad.

PUBLICIDAD

"Cuando se trata de refinanciar los préstamos vinculados a la sostenibilidad de hace tres o cuatro años, tanto los prestatarios como los prestamistas van a tener que pensar muy bien en dónde estaba el mercado en aquel entonces, en su total infancia, y dónde está ahora", dijo Richardson. Entonces, la pregunta será "si todavía es apropiado para ellos seguir endeudándose a través de un préstamo vinculado a la sostenibilidad".

dfd

Un factor clave detrás del descenso de la emisión de préstamos vinculados a la sostenibilidad es la aplicación de una regulación de la Unión Europea que requiere que las empresas documenten sus afirmaciones ASG, según uno de los banqueros entrevistados por Bloomberg, que pidió no ser nombrado al discutir deliberaciones privadas. La Directiva sobre la Información de Sostenibilidad Corporativa está obligando ahora a las empresas que hacen negocios en la zona a proporcionar grandes cantidades de datos para respaldar prácticamente cada declaración de sostenibilidad que realicen.

Aunque la CSRD no fue redactada para regular los préstamos vinculados a la sostenibilidad, los clientes corporativos están señalando cada vez más la directiva como un desincentivo para ingresar al mercado de préstamos vinculados a la sostenibilidad, dado el mayor riesgo de ser acusados de greenwashing, según el banquero.

Es la última señal de problemas en el rincón menos transparente de las transacciones ASG. El año pasado, la Autoridad de Conducta Financiera emitió una fuerte advertencia dirigida al mercado de préstamos vinculados a la sostenibilidad, al que describió como un riesgo de “acusaciones de greenwashing”.

Click aquí para ver qué bancos son los más activos en el mercado de los préstamos vinculados a la sostenibilidad hoy en día.

Otro desincentivo para los emisores es la desaparición virtual del “greenium” de los préstamos vinculados a la sostenibilidad, el diferencial o cupón más bajo que los prestatarios ESG solían disfrutar, según los banqueros entrevistados por Bloomberg. Los 10 puntos básicos que un prestatario de préstamos vinculados a la sostenibilidad solía ahorrar ahora se han erosionado en gran medida por el costo de las auditorías anuales asociadas con estos préstamos, explicó un banquero.

“Algunas personas sentirán que un préstamo vinculado a la sostenibilidad ya no es apropiado” en parte porque “no quieren asumir los costos adicionales de las opiniones y garantías de terceros”, dijo Richardson.

PUBLICIDAD

En la práctica, muchos clientes que hace unos años habían etiquetado como sostenibles sus líneas de crédito revolvente ahora parecen estar refinanciándolas como préstamos regulares, según uno de los banqueros entrevistados por Bloomberg.

Otro banquero de préstamos vinculados a la sostenibilidad habló de una creciente tendencia entre los clientes de no cumplir con las llamadas cláusulas de encuentro. Bajo estas cláusulas, los prestatarios que acordaron que los préstamos regulares se convertirían en préstamos vinculados a la sostenibilidad una vez que se alcanzaran los objetivos en realidad no están cumpliendo con esos acuerdos, dijo el banquero. El tamaño de este rincón silencioso del mercado de préstamos vinculados a la sostenibilidad se desconoce, pero es importante, dijo el banquero.

¿Qué es un préstamo vinculado a la sostenibilidad?

Un préstamo vinculado a la sostenibilidad es un préstamo, en su mayoría en forma de una línea de crédito revolvente, que requiere que el solicitante cumpla con requisitos de sostenibilidad expresados como indicadores clave de rendimiento. Estos préstamos son similares a los bonos vinculados a la sostenibilidad en su estructura, pero tienen mucha menos documentación pública ya que tienden a ser acuerdos bilaterales entre prestatarios y bancos.

Los prestatarios a menudo alardean públicamente de su capacidad para hacer préstamos vinculados a la sostenibilidad como prueba de que sus afirmaciones de sostenibilidad son legítimas. Los bancos han tendido a incluir este tipo de productos en sus objetivos generales de financiamiento sostenible, aunque un número cada vez mayor de prestamistas ha dejado de hacerlo debido al riesgo percibido de ser acusados de greenwashing, informó anteriormente Bloomberg.

PUBLICIDAD

Los productos todavía no están regulados, pero la Loan Markets Association publicó el año pasado pautas voluntarias actualizadas en las que insta a los prestatarios y bancos a utilizar únicamente KPIs que sean "relevantes, fundamentales y materiales" y a asegurarse de que los KPIs también sean "medibles y cuantificables". También se aboga por el uso de la verificación externa. La guía solo se aplica a los acuerdos de préstamos vinculados a la sostenibilidad firmados después del 9 de marzo de 2023.

dfd

El mercado de préstamos vinculados a la sostenibilidad nació hace unos siete años, cuando la sostenibilidad se estaba convirtiendo en una etiqueta imprescindible que estaba impulsando su propio auge en los mercados de capitales. Y sin regulaciones ESG específicas, agregar la etiqueta a los productos era una apuesta de bajo riesgo.

PUBLICIDAD

Entre 2018 y 2021, el mercado de préstamos vinculados a la sostenibilidad se disparó más de 960% hasta los US$516.000 millones en acuerdos anuales, según datos proporcionados por BloombergNEF. Los bonos verdes, que deben cumplir con las llamadas cláusulas de uso de los fondos, crecieron un 250% más modesto en el mismo período hasta superar los US$640.000 millones de dólares en acuerdos anuales.

VER +
¿Cuáles son las perspectivas de los fondos de Capital Privado para 2024?

La llegada en 2021 de regulaciones de inversión ESG más completas sentó las bases para que parte de la euforia en torno a los préstamos vinculados a la sostenibilidad disminuyera. Cuando el fin de la pandemia provocó un ciclo de inflación, tasas de interés más altas y un aumento en la demanda de energía exacerbado por la guerra en Ucrania, los productos vinculados a la sostenibilidad se enfrentaron a una realidad completamente nueva.

Según Richardson de Macfarlanes, algunos de los acuerdos de préstamos vinculados a la sostenibilidad que se realizaron hace cuatro años son en realidad "bastante débiles desde una perspectiva ESG". Por lo tanto, el mercado de los préstamos vinculados a la sostenibilidad ahora está "revisando lo que es aceptable", dijo.

PUBLICIDAD

Con la ayuda de Jacqueline Poh

Lea más en Bloomberg.com