Un escáner cerebral de un paciente con Alzheimer
Tiempo de lectura: 5 minutos

Algunos años atrás, unos investigadores realizaron la inquietante revelación de que, en los cerebros de los enfermos de Alzheimer, grupos desordenados de proteínas anormales llevaban creciendo quince o incluso veinte años antes de recibir el diagnóstico. Es decir, estos depósitos de apariencia patológica se están acumulando de forma silenciosa en el cerebro de millones de individuos en apariencia sanos que tienen entre 50 y 60 años.

Los científicos han constatado muy recientemente que un examen de sangre es capaz de detectar ese daño silente con una exactitud asombrosa. Cerca del 13% de las personas de entre 75 y 84 años sufren de Alzheimer, lo que supone que una parte sustancial de la población más joven debería resultar positiva. Ahora bien, ¿será mejor saberlo?

Existen pocos tratamientos contra la enfermedad de Alzheimer para enfermos sintomáticos, y no hay nada para los presintomáticos. Los principales fármacos son costosas infusiones de anticuerpos destinados a acabar con gran parte de los depósitos visibles, llamados amiloides, pero sin ralentizar la degeneración de neuronas. Hasta ahora, solamente han conseguido frenar de forma ligera el avance de la enfermedad. Nada consigue revertir su progresión.

Esta prueba sanguínea que tanto revuelo está provocando determina los niveles de una proteína denominada p-Tau 217. Según un estudio publicado este mes en Nature Medicine y otro divulgado en el mes de enero en la revista Journal of the American Medical Association, este análisis es tan eficaz como otros métodos de diagnóstico de Alzheimer, por ejemplo la tomografía por emisión de positrones (PET, por sus siglas en inglés) y la obtención de muestras de líquido cefalorraquídeo mediante punción lumbar. Esto quiere decir que no es solo un indicador de riesgo, sino también de que algo va mal en el cerebro.

PUBLICIDAD

Algunos médicos prevén que las pruebas de Alzheimer se conviertan en algo tan rutinario como un análisis de colesterol; aunque, por supuesto, es probable que los resultados sean mucho más aterradores y, por ahora, dramáticamente menos procesables.

La prueba funciona tan bien porque “realmente refleja la patología central de la enfermedad de Alzheimer”, afirmó Henrik Zetterberg, profesor de neuroquímica de la Universidad de Gotemburgo en Suecia. La enfermedad puede comenzar cuando una proteína llamada beta amiloide se acumula fuera de las neuronas, pero eso por sí solo no necesariamente causa deterioro, por lo que las pruebas de beta amiloide no son muy predictivas.

La progresión hacia el verdadero Alzheimer comienza cuando se producen cambios dentro de las neuronas, incluida otra acumulación de proteínas llamada ovillos de tau (tau tanles). En esa etapa, las neuronas comienzan a contraerse y, en el proceso, producen una proteína modificada: p-tau 217.

PUBLICIDAD

Pero no está claro qué pueden hacer las personas sabiendo que tienen niveles elevados de p-tau 217. Scott Small, neurólogo de la Universidad de Columbia, dijo que la pregunta surgió recientemente en una conversación con sus colegas, y la mayoría de ellos dijeron que tomarían uno de los medicamentos de anticuerpos disponibles.

Esos medicamentos hacen un trabajo extraordinario al limpiar esas placas amiloides. Estos son los signos más visibles de la enfermedad en la autopsia, como “nidos nervudos” que contaminan el cerebro, dijo Small. Pero los científicos aún no se ponen de acuerdo sobre la conexión entre las placas amiloides y los efectos cognitivos de la enfermedad. Los medicamentos no eliminan los ovillos de tau ni impiden que las neuronas mueran, dijo. En el mejor de los casos, retardan la progresión de la enfermedad en aproximadamente un 30%.

El primero de estos fármacos con anticuerpos que obtuvo la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos fue el Aducanumab de Biogen, aclamado como un éxito de taquilla con un precio individual de US$56.000 al año. Pero finalmente, Biogen lo abandonó debido a preocupaciones sobre ensayos clínicos inconsistentes y efectos secundarios graves. El año pasado, la FDA aprobó un medicamento similar, Lecanemab, que mostró evidencia más consistente de una modesta desaceleración de los síntomas, pero también de un riesgo de inflamación cerebral y sangrado.

A algunos médicos les preocupa que la industria farmacéutica se aproveche del temor que rodea al Alzheimer para vender más de estos costosos medicamentos a personas que probablemente no se beneficiarán.

PUBLICIDAD

El año pasado, la Asociación de Alzheimer, en colaboración con un panel de científicos, presentó una propuesta para etiquetar a las personas cognitivamente normales como personas con “enfermedad de Alzheimer en etapa 1″ si dan positivo en biomarcadores sanguíneos como p-tau 217. Eric Widera, profesor de medicina y geriatra de la Universidad de California en San Francisco, dijo que muchos de los panelistas tenían vínculos con la industria farmacéutica. Algunos pueden ganar dinero si pueden redefinir la enfermedad para incluir a personas asintomáticas, y el nuevo etiquetado no ofreció ningún beneficio claro a los pacientes, quienes podrían enfrentar angustia emocional, estigma y discriminación si la información se hiciera pública.

Ninguna prueba es perfecta, por lo que inevitablemente habría algunos falsos positivos o personas cuya degeneración era tan lenta que probablemente morirían de otra cosa antes de notar los síntomas. A Widera le preocupaba que las pruebas pudieran llegar silenciosamente a los análisis de sangre estándar, después de lo cual millones de personas se horrorizarían si les dijeran que tienen Alzheimer.

A pesar de estas preocupaciones, los investigadores están entusiasmados con el poder de este análisis de sangre para acelerar su progreso hacia mejores tratamientos.

PUBLICIDAD

No hay medicamentos con anticuerpos aprobados para personas asintomáticas, pero hay un área gris ya que la mayoría de nosotros tenemos lapsos mentales ocasionales. Y los médicos pueden recetar medicamentos sin autorización. Se necesitará tiempo y buenos estudios epidemiológicos para establecer cómo interpretar la prueba p-tau 217. ¿Qué tan alta debe considerarse una lectura anormal o justificar tratamiento?

También es posible que los medicamentos con anticuerpos existentes prevengan la enfermedad si se administran a tiempo. Reisa Sperling, investigadora de Harvard, está realizando ensayos clínicos en personas sin síntomas, utilizando la prueba p-tau 217 para evaluar a los voluntarios.

Otros están adoptando un enfoque diferente, uno que esperan que se acerque más a la causa fundamental de la enfermedad. Small, de Columbia, dijo que está examinando cambios en la forma en que se transportan las proteínas dentro de las células. Hizo una analogía con los depósitos de colesterol en las arterias. Puede utilizar medicamentos para descomponer los depósitos, pero es más eficaz utilizar medicamentos que impidan que el hígado produzca colesterol excesivo en primer lugar.

Con las mayores esperanzas de los investigadores, los medicamentos preventivos serán tan buenos que una prueba positiva para las proteínas del Alzheimer no sería más aterradora que una lectura de colesterol alto. Les queda un largo camino por recorrer.

PUBLICIDAD

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com