Biden tomará medidas sobre emisiones de automóviles para impulsar venta de vehículos eléctricos

La normativa requiere un delicado acto de equilibrio para Biden, que está cortejando a los votantes del estado indeciso de Michigan, entre los que se encuentran los trabajadores del sector del automóvil

Volvo C40
Por Jennifer A. Dlouhy
16 de marzo, 2024 | 11:00 PM

Bloomberg — El gobierno de Biden se dispone a imponer los límites más estrictos de la historia a la contaminación de los automóviles y camiones ligeros del país, tras introducir cambios que probablemente apaciguarán a algunos fabricantes de automóviles.

Los límites de emisiones que la Agencia de Protección del Medio Ambiente tiene previsto fijar en los próximos días impulsarían las ventas de vehículos eléctricos muy por encima de los niveles actuales. Según las previsiones de la EPA, para cumplir los requisitos propuestos, los modelos eléctricos tendrían que representar aproximadamente dos tercios de las ventas de coches y camiones ligeros en 2032, frente a menos de una décima parte el año pasado.

VER +
Diez nuevos vehículos se suman a la carrera de autos eléctricos en EE.UU.

La medida, que establece límites a la contaminación causante del smog, el hollín y las emisiones de dióxido de carbono, se considera una de las normativas climáticas más importantes impuestas por el Presidente Joe Biden. También es clave para ayudar a Estados Unidos a cumplir su compromiso del Acuerdo de París de reducir al menos a la mitad las emisiones de gases de efecto invernadero del país para 2030. El sector del transporte es hoy la mayor fuente de contaminación que calienta el planeta en Estados Unidos.

“Los coches y los camiones ligeros representan por sí solos aproximadamente el 20% de la huella de carbono”, afirmó Manish Bapna, responsable del Fondo de Acción para la Defensa de los Recursos Naturales. Reducirla es “absolutamente esencial para un progreso real y concreto”.

PUBLICIDAD

Sin embargo, la normativa requiere un delicado acto de equilibrio para Biden, que está cortejando a los votantes del estado indeciso de Michigan, entre los que se encuentran los trabajadores del sector del automóvil, inquietos por una transición demasiado rápida a los vehículos eléctricos.

Los fabricantes de automóviles estadounidenses advirtieron de que la propuesta inicial no era factible, ya que la penetración de los vehículos eléctricos dependía de la instalación de estaciones de recarga y de otros factores que escapaban al control del sector.

Los próximos años son “absolutamente críticos” para desarrollar la cadena de suministro y la infraestructura de recarga necesarias, afirmó John Bozzella, responsable de la Alianza para la Innovación en Automoción. “Conviene que los responsables políticos y los reguladores se centren no sólo en el punto final, sino en cómo serán los próximos tres o cuatro años”.

PUBLICIDAD

En respuesta, la EPA planea adoptar normas que requieran reducciones de emisiones menos estrictas año tras año a corto plazo, mientras se alcanza esencialmente el mismo objetivo de 2032, según personas familiarizadas con el asunto que pidieron no ser nombradas porque la norma no es definitiva.

Esto podría facilitar el cumplimiento de las normas, pero a costa de aumentar las emisiones de gases de efecto invernadero. Según un análisis de la consultora ERM, la propuesta evitaría la emisión a la atmósfera de unos 1.500 millones de toneladas de dióxido de carbono entre 2026 y 2040, mientras que la norma definitiva liberaría 171 millones de toneladas adicionales.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, camina hacia el Despacho Oval de la Casa Blanca tras llegar del almuerzo anual de los Amigos de Irlanda en el Capitolio de Estados Unidos en Washington, DC, Estados Unidos.dfd

“La norma no llega al momento”, pero aún así crea “algunas garantías en torno al movimiento hacia los vehículos de emisiones cero en todo el país”, dijo David Cooke, analista de la Unión de Científicos Preocupados. “Acabaremos con más VE en la carretera como resultado de estas normas que si no las tuviéramos”.

La administración también está fijando un nuevo factor de equivalencia del petróleo, una fórmula para calcular el consumo efectivo de combustible de los vehículos eléctricos. El Departamento de Energía había propuesto reducir en un 72% el consumo equivalente de un vehículo eléctrico de batería. Los fabricantes de automóviles dijeron que eso les expondría injustamente a fuertes multas por no alcanzar los objetivos de ahorro de combustible de Estados Unidos.

El próximo factor de equivalencia del petróleo dará a los fabricantes de automóviles la garantía de que las normas federales de escape se alinearán y validarán los requisitos que se pueden lograr sin acumular grandes multas, dijeron personas familiarizadas con la elaboración de normas.

Los aliados de la industria petrolera y el ex presidente Donald Trump se han apoderado del plan, presentándolo como un mandato para los vehículos eléctricos. La Asociación Americana de Fabricantes de Combustibles y Petroquímica está publicando anuncios en los estados disputados diciendo que la administración quiere obligar a “los nuevos compradores de automóviles a ser eléctricos cuando el país simplemente no está listo.”

Lea más en Bloomberg.com