El silencio de Powell frustra a los mercados ante el giro de la economía tras el Covid-19

Las proyecciones económicas a largo plazo de Powell y sus colegas de la Fed ofrecen una imagen de que no han cambiado mucho las cosas a pesar de las perturbaciones de la cadena de suministro, laborales y geopolíticas de los últimos años

A worker in the factory of Optimax Systems Inc, in Ontario, NY on Thursday, March 14, 2024.
Por Craig Torres
17 de marzo, 2024 | 08:40 PM

Bloomberg — Para Rick Plympton, no hay vuelta atrás a la economía pre-Covid. El director ejecutivo del fabricante de lentes de precisión Optimax Systems Inc. ve “arenas movedizas” en muchos aspectos de su negocio.

Es difícil encontrar suficientes trabajadores, los precios de los insumos clave son más volátiles y hay más tiempo entre el pedido de equipos y su entrega en el taller de la empresa de Ontario, Nueva York. En Washington, la industria estadounidense de fabricación de chips -que utiliza lentes Optimax- cuenta también con un mayor apoyo, ya que los políticos asumen un panorama geopolítico alterado.

En opinión de Plympton, muchos de estos cambios no son temporales. La rigidez de los mercados laborales “nos acompañará durante décadas”, afirma.

Rick Plympton Photographer: Lauren Petracca/Bloomberg

Pero el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, no está dispuesto a ser tan concluyente. “La pandemia sigue escribiendo la historia de nuestra economía en estos momentos”, dijo a los legisladores de la Cámara de Representantes el 6 de marzo. “Deberíamos estar preparados para sorprendernos con el próximo capítulo”.

PUBLICIDAD

Y las proyecciones económicas a largo plazo de Powell y sus colegas de la Reserva Federal ofrecen una imagen de que no han cambiado mucho las cosas a pesar de las perturbaciones de la cadena de suministro, laborales y geopolíticas de los últimos años.

Fed Long-Run Forecasts Have Hardly Changed Since 2019 | Median forecasts of governors, presidents little affected by shocks of recent years

Los bancos centrales actúan como narradores económicos de una nación, ofreciendo descripciones de las tendencias económicas y explicando por qué su política se ajusta a los contornos de un momento concreto. La falta de una visión de conjunto por parte de la Reserva Federal sobre por qué el crecimiento estadounidense ha demostrado su resistencia a unos tipos de interés altos siembra la volatilidad, ya que los inversores tienen que adivinar cómo responderán. La volatilidad de los tipos dificulta la planificación de hogares y empresas.

“Powell sigue hablando de normalización y reequilibrio, pero no se puede volver a 2019″, dice Jim Bianco, presidente de Bianco Research. “Cada vez que tenemos un gran shock en la economía, como en 2008 o 2020, la economía cambia”.

PUBLICIDAD

No te pierdas ni un episodio. Sigue el podcast Big Take DC en iHeart, Apple Podcasts, Spotify o dondequiera que escuches. Lea la transcripción.

Bianco, que lleva más de tres décadas analizando la economía y los mercados financieros estadounidenses, enumera una lista de aspectos de la economía que parecen nuevos.

Los consumidores parecen tener una mayor propensión al gasto, quizá debido a una mayor confianza en la seguridad del empleo, o incluso a un cambio generacional que se aleja del ahorro por precaución, con las secuelas de la crisis financiera de 2007-09 ya más lejanas. La tasa de ahorro personal fue inferior al 4% de media los dos últimos años, frente a más del 6% durante la década hasta 2019.

Las empresas parecen mantener ahora inventarios preventivos a mano, con existencias al por mayor a una tasa más alta a las ventas ahora que antes de la pandemia.

Luego está el mercado laboral.

At Optimax luring enough workers has been a challenge. Photographer: Lauren Petracca/Bloomberg

En Optimax, ni siquiera las subidas salariales y un plan de reparto de beneficios que distribuye el 25% de las ganancias entre los empleados han conseguido atraer a suficientes trabajadores. “Después de la pandemia, tenemos más empleos que trabajadores”, afirma Plympton en una entrevista telefónica.

Drew Greenblatt, presidente de Marlin Steel Wire Products en Baltimore, se enfrenta al mismo reto. Mientras recorre su cavernoso taller y señala las nuevas herramientas de precisión que pueden producir más piezas por hora, se muestra ansioso por encontrar personal cualificado para manejarlas. Me está matando”, dice. “Tengo toda esta tecnología y se queda ahí”.

PUBLICIDAD

Este tipo de anécdotas ayudan a ilustrar por qué la tasa de desempleo de EE.UU. está cerca de mínimos históricos, por debajo del 4%, a pesar de lo que los funcionarios de la Reserva Federal describen como un tipo de interés “restrictivo”. Las ganancias salariales siguen situándose por encima del 4% anual, frente a una media del 2,4% durante la década hasta 2019. Con una demanda todavía sólida, las empresas pueden subir sus precios mientras se enfrentan a salarios más altos.

Para muchos inversores, la economía parece más inflacionista a largo plazo, lo que exige tipos de interés más altos. Los futuros sugieren un tipo de referencia de la Reserva Federal del 3,5% dentro de unos años, un punto porcentual más que la última previsión a largo plazo de los responsables políticos de la Reserva Federal, que se actualizará en la reunión de política monetaria de los días 19 y 20 de marzo.

Markets See Higher Fed Rate Over Coming Years Than Fed Does | Derivatives markets suggest rates averaging over 3.5% in 2026-28

La política monetaria funciona tanto a través de la comunicación de las perspectivas como de las subidas o bajadas de los tipos de interés. Si los inversores entienden cómo piensa la Reserva Federal sobre la situación del mundo, se reduce la volatilidad general y disminuye el rendimiento adicional que los inversores pagan por el riesgo.

En el pasado, la orientación de la Reserva Federal ayudó a modelar las expectativas. Cuando el crecimiento económico repuntó en la década de 1990, el entonces presidente de la Fed, Alan Greenspan, destacó una aceleración estructural de la productividad que significaba que los riesgos de inflación habían disminuido.

PUBLICIDAD

Hoy, Powell puede recurrir a enormes recursos para calibrar lo que significan para la economía estadounidense las perturbaciones posteriores a la pandemia. El Consejo de la Reserva Federal tiene dos divisiones que realizan previsiones económicas nacionales e internacionales, así como una unidad de estrategia política, en Washington. Para 2023 cuenta con más de 700 empleados equivalentes a tiempo completo, con un presupuesto de 202 millones de dólares.

Aún así, existen grandes riesgos para un banco central que llega a grandes conclusiones después de un huracán económico como la pandemia y los miles de millones de dólares en apoyo a la política fiscal y monetaria que le siguieron.

PUBLICIDAD
Unable to find enough skilled workers, new precision tools remain unused on the factory floor of Marlin Steel Wire Products in Baltimore. Photographer: Andrew Mangum/Bloomberg

Los funcionarios de la Reserva Federal todavía tienen cicatrices de haber dicho en 2021 que la inflación era principalmente un fenómeno de atascos transitorios de la cadena de suministro, sólo para ver cómo se ampliaba y superaba las expectativas de casi todo el mundo a partir de entonces.

Hoy en día, declarar que la economía puede mantener un ritmo de crecimiento más rápido gracias a un nuevo auge de la inversión podría interpretarse como un respaldo a las políticas del presidente Joe Biden, con las elecciones de noviembre a la vuelta de la esquina. Por otra parte, afirmar que EE.UU. está ahora abocado a una inflación y unos tipos de interés más elevados a largo plazo podría dar la razón a los republicanos. Powell fue testigo de primera mano de la sensibilidad política este mes, cuando mencionó en una comparecencia ante el Congreso que la inmigración había eliminado parte de la presión sobre el mercado laboral. Los legisladores le acribillaron a comentarios al respecto.

Lou Crandall, economista jefe de Wrightson ICAP LLC, dice que mantenerse alejado de una visión concluyente de los cambios económicos estructurales “me parece absolutamente la forma correcta de dirigir la política”.

PUBLICIDAD

“En un momento en que las tendencias evolucionan más deprisa de lo que uno espera, sería difícil ser definitivo sobre lo que esto significa para la política”, afirma Crandall.

Fed Done with Hikes, Not Ready to Cut | Bloomberg Economics Fedspeak Index shows low chance of a hike, but the Fed is still not ready to cut

Aun así, no todos los banqueros centrales se han mostrado tímidos a la hora de señalar nuevas características de la economía.

La homóloga de Powell en el Banco Central Europeo, Christine Lagarde, juzgó que la economía mundial puede estar “entrando en una era de cambios en las relaciones económicas y rupturas de las regularidades establecidas”. En su intervención en la conferencia anual de Jackson Hole, Wyoming, el pasado agosto, Lagarde señaló tres de esas rupturas: cambios en el mercado laboral y en la forma de trabajar de las personas, una transformación de los mercados energéticos y la fragmentación del mundo en bloques competidores. Aunque no está claro si los cambios son permanentes, han sido “más persistentes de lo que esperábamos inicialmente”, dijo.

Los responsables políticos de la Reserva Federal tendrán la oportunidad de presentar una nueva evaluación de los cambios subyacentes de la economía cuando el banco central inicie una nueva revisión estratégica a finales de este año. La última, en 2020, se centró en cómo abordar la persistente infrautilización del objetivo de inflación del 2%. Resultó inoportuna, ya que concluyó justo antes de que el coste de la vida empezara a aumentar.

PUBLICIDAD

Sea cual sea el rumbo que tomen esta vez los responsables de la Reserva Federal, los retos actuales son, en todo caso, mayores que los de los años anteriores a Covid.

Para Julia Coronado, socia de MacroPolicy Perspectives LLC: “Estamos en medio de algo que sigue siendo increíblemente difícil y volátil” de pronosticar.

2024 Bloomberg L.P.