El repunte del cacao contagia al café: ventajas y desventajas del comercio de ambos productos

La escalada de precios del cacao presiona a los operadores en busca de liquidez y les obliga a abandonar el comercio del café

Pessoa segurando grãos de café com as duas mãos
Por Ilena Peng - Dayanne Sousa
08 de mayo, 2024 | 01:04 PM

Bloomberg — El cacao y el café se han entrelazado este año, con condiciones meteorológicas extremas y escasez que alimentan alzas de ambas materias primas y ponen a prueba los límites de los operadores.

Al igual que el cacao, el mercado del café se enfrenta a una grave escasez. Y, al igual que el cacao, la producción de café se concentra en dos países. Y lo que es más importante, muchos de los principales operadores comercializan ambas materias primas, por lo que la escalada de los precios del cacao está presionando a esos operadores del mercado en busca de liquidez y les está obligando a abandonar el comercio del café.

¿Efecto psicológico entre los precios del cacao y del café?

La relación es importante porque ayuda a explicar en parte por qué subieron los precios del café y cómo la falta de liquidez está dejando fuera del mercado a los comerciantes. Las últimas repercusiones del cacao en el café pueden ser limitadas gracias a sus diferencias con el ingrediente de la fabricación del chocolate.

El comercio del café podría haberse visto “contaminado” por una oleada de compradores especulativos que apostaban a que los precios subirían tras los problemas del cacao, dijo Carlos Costa, jefe de ventas de Hedgepoint Global Markets LLC.

PUBLICIDAD

Los futuros del café robusta subieron más del 70% en los seis meses transcurridos hasta abril y alcanzaron el precio más alto en más de cuatro décadas. Los precios del cacao se han más que duplicado este año, alcanzando un récord el mes pasado.

Gráfico

El repunte del cacao ha tenido un “efecto psicológico” en el café, estimulando las comparaciones entre ambas materias primas, según Andre Acosta, director de la empresa financiera Marex Group Plc. Es posible que tanto los futuros del cacao como los del robusta hayan recibido “importantes peticiones de márgenes” a medida que subían, obligando a los operadores a levantar coberturas o negociar opciones para proteger sus posiciones. Los márgenes de las empresas que se abastecen de ambas materias primas podrían estar “sufriendo”, añadió.

Vea también: Lula presiona para que se exima a Brasil de las normas de gasto para paliar las inundaciones

PUBLICIDAD

El interés abierto agregado, es decir, el número de contratos pendientes, cayó tanto en el mercado del cacao como en el del robusta a medida que subían los precios, estimulando la volatilidad. Pero, fundamentalmente, factores como la concentración de la producción de cacao en África Occidental hacen que sea “mucho más difícil a largo plazo que el café”, dijo Acosta.

¿Qué países concentran la producción y por qué podría ser un problema?

El suministro mundial de café y cacao procede de un puñado de países. Vietnam y Brasil representan más de la mitad de las exportaciones mundiales de café en grano, y Vietnam ha sufrido una grave sequía. Los dos mayores productores de cacao son Ghana y Costa de Marfil, en África Occidental, donde la escasez de producción está provocando una volatilidad sin precedentes y precios récord.

“La gran concentración del cacao en sólo dos países provocó los problemas que estamos viendo ahora, y no podemos dejar que le ocurra lo mismo al café”, afirmó Vanúsia Nogueira, directora ejecutiva de la Organización Internacional del Café. Aunque la situación de los mercados del café puede ser menos extrema, afirmó que el producto “sigue la misma línea” que el cacao.

Aunque la preocupación por la oferta ya está presionando al alza los precios del café, los observadores del mercado afirman que el grano utilizado en las bebidas para el desayuno está preparado para salir mucho mejor parado que el cacao.

Vea más: La escasez de cacao impulsa las ventas y ganancias de Hershey: superaron las expectativas

Según Thiago Cazarini, que dirige una empresa de corretaje en el cinturón cafetero de Brasil, los caficultores están sustituyendo las plantas más viejas por otras nuevas y más productivas a un ritmo determinado cada año, lo que aumenta el rendimiento y previene las enfermedades. El incentivo para que los agricultores inviertan en café es “significativamente mayor”, dijo, ya que los productores pueden beneficiarse inmediatamente de la subida de los precios de mercado.

Esta es una gran diferencia con respecto al cacao, ya que en Costa de Marfil y Ghana los precios los fijan los gobiernos. Incluso con el actual repunte del cacao, los agricultores cobran mucho menos que en el mercado, y décadas de escasas inversiones han dificultado la sustitución de árboles viejos o el pago de pesticidas y fertilizantes que podrían aumentar el rendimiento.

PUBLICIDAD

Los adictos al café no sufrirán

Es probable que al café le vaya mejor que al cacao una vez que entre en vigor a finales de año la normativa de la Unión Europea destinada a evitar la deforestación. Esto se debe a que el consumo de café es más global que el de chocolate, que se concentra en Europa, según Megan Fisher, investigadora de Capital Economics. Europa importa casi el 60% del cacao en grano del mundo y representa más de tres cuartas partes de las ventas mundiales de chocolate.

Además, el cacao es un ingrediente difícil de sustituir, mientras que las dos variedades de grano de café -arábica y robusta- facilitan las sustituciones. Cuando suben los precios del robusta, de menor calidad, las empresas pueden crear mezclas de café con versiones más baratas del arábica, de mayor calidad. La mayor demanda de arábica se ha reflejado en los últimos movimientos del mercado, con los futuros de Nueva York ganando hasta un 20% antes de recortar las ganancias este año, incluso con las expectativas de un exceso de oferta este año.

Lea además: El consumo diario de café en Estados Unidos es el más alto en más de 20 años

Brasil -el primer productor mundial de café- ha “mejorado constantemente” la producción de arábica en los últimos años, afirmó en una entrevista Guilherme Morya, analista de Rabobank. Los adictos al café pueden alegrarse de que haya granos a los que recurrir, aunque sean de distinto origen, precio y variedad. Sin embargo, la creciente concentración del mercado, con el aumento de la cuota de Brasil en los envíos mundiales de café, suscita preocupación.

PUBLICIDAD

Si no se diversifican los orígenes de las fuentes de abastecimiento, “puede acabar cambiando radicalmente el modelo del sector y, potencialmente, quebrar el comercio”, afirma Trishul Mandana, de Volcafe, uno de los principales comerciantes de café. “Creo que estamos presenciando esto hoy en el cacao y la industria del café tiene mucho que aprender de estos acontecimientos”.

Lea más en Bloomberg.com