EE.UU. y China buscan colaboración en la lucha contra el cambio climático a pesar de tensiones comerciales

Las discusiones tuvieron lugar en medio de las tensiones comerciales en aumento y mientras el presidente Joe Biden se prepara para revelar planes de aranceles a China

Las discusiones incluyeron el compromiso compartido de promover la cooperación bilateral y desarrollar la capacidad para medir y limitar las emisiones de metano.
Por Jennifer A. Dlouhy
10 de mayo, 2024 | 08:30 PM

Bloomberg — Las negociaciones climáticas entre los dos principales emisores de gases de efecto invernadero del mundo concluyeron esta semana con la intención de que Estados Unidos y China colaboren en la reducción del consumo de carbón y en el impulso a la implementación de energías renovables.

Lea más: Temor de EE.UU. y Europa por dominio de China amenaza lucha contra el cambio climático

Las discusiones "profundas" y "sustanciales" abarcaron una variedad de temas, incluidas sesiones técnicas sobre la reducción del gas de efecto invernadero metano, la transición energética y las acciones subnacionales para combatir el calentamiento global, según John Podesta, asesor principal del presidente de Estados Unidos para la política climática internacional.

"Tenemos que controlar el problema climático y no hay países más importantes que Estados Unidos y China para liderar el camino", dijo Podesta a los periodistas el viernes. "A medida que nuestra relación general entre nuestros dos países ha sido cada vez más caracterizada por una feroz competencia, tenemos la obligación con nuestros ciudadanos y con la gente del mundo de comunicarnos, cooperar y colaborar en lo que podamos para abordar la crisis climática".

PUBLICIDAD

Los dos días de conversaciones, que incluyeron una cena el miércoles en la casa de Podesta, reunieron al principal negociador climático de Estados Unidos y su homólogo chino, Liu Zhenmin. Las sesiones fueron los primeros encuentros extensos y en persona desde que ambos asumieron los cargos a principios de este año y antes de la cumbre global COP29 en Bakú, Azerbaiyán, en noviembre.

Las discusiones tuvieron lugar en medio de las tensiones comerciales en aumento y mientras el presidente Joe Biden se prepara para revelar planes de aranceles a China impuestos inicialmente en 2018, incluyendo apuntar a sectores estratégicos clave como los vehículos eléctricos con nuevos gravámenes. La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, ha advertido que la capacidad excesiva de China y las exportaciones récord de tecnología verde están distorsionando la economía mundial. Liu ha contraatacado afirmando que los esfuerzos de Estados Unidos y la Unión Europea para frenar la dominación de China corren el riesgo de frenar la lucha contra el cambio climático.

Le puede interesar: Seis pequeñas formas de convertir la ansiedad climática en acciones positivas

PUBLICIDAD

Se discutieron temas relacionados con la capacidad excesiva en la economía china, incluida la producción de acero y la creciente flota de plantas de energía a carbón del país, según un alto funcionario de la administración que habló bajo condición de anonimato para brindar más detalles sobre las conversaciones privadas. Se llevó a cabo una discusión exhaustiva sobre cómo China podría considerar seriamente reducir la construcción de nuevas centrales de carbón sin dejar de cumplir los objetivos de fiabilidad de energía doméstica, según dijo el funcionario.

Las conversaciones también abordaron los paneles solares y las baterías, posibles objetivos de nuevos aranceles estadounidenses. Los funcionarios estadounidenses reafirmaron que inundar los mercados mundiales con productos de energía limpia artificialmente baratos socava la fabricación de energía limpia en otros países, concentrando aún más las cadenas de suministro en China y amenazando empleos bien remunerados en Estados Unidos y más allá, dijo el funcionario.

Las discusiones incluyeron el compromiso compartido de promover la cooperación bilateral y desarrollar la capacidad para medir y limitar las emisiones de metano, un potente gas de efecto invernadero, para lograr reducciones "significativas" en esta década, según el Departamento de Estado de Estados Unidos.

Los dos países también dieron la bienvenida al compromiso alcanzado en diciembre en las conversaciones climáticas de la ONU en Dubai de asegurar que la próxima ronda de compromisos de reducción de emisiones sea a nivel económico, cubra todos los gases de efecto invernadero y esté alineada con lo necesario para evitar que el calentamiento supere los 1,5 grados Celsius, un punto de inflexión clave.

Lea más en Bloomberg.com