Lula presiona al nuevo CEO de Petrobras para impulsar inversiones en refinerías y gas

La sustitución de Prates por Magda Chambriard generó nuevas preocupaciones de que la gigante petrolera termine financiando la política industrial más amplia de Lula a expensas de los accionistas

Luiz Inacio Lula da Silva, presidente de Brasil, durante una rueda de prensa en el Palacio de Planalto en Brasilia, Brasil, el jueves 9 de mayo de 2024.
Por Simone Iglesias - Martha Beck - Mariana Durao
16 de mayo, 2024 | 06:53 PM

Bloomberg — El presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, presionará al nuevo jefe de Petroleo Brasileiro SA (PETR4) para acelerar el ritmo de las inversiones en refinerías y expandir el suministro de gas natural después de destituir al director ejecutivo de la empresa petrolera estatal, según personas familiarizadas con sus planes.

Lea también: Activos de Brasil caen tras el revuelo por la salida del CEO de Petrobras

El despido de Jean Paul Prates por parte de Lula puso fin a meses de especulación sobre los días de este al frente de la empresa conocida como Petrobras. Sin embargo, la sustitución de Prates por la próxima directora ejecutiva, Magda Chambriard, también generó nuevas preocupaciones de que la gigante petrolera termine financiando la política industrial más amplia de Lula a expensas de los accionistas.

El izquierdista Lula estaba cada vez más insatisfecho con el liderazgo de Prates y su manejo del plan estratégico quinquenal de US$102.000 millones de la compañía en particular, dijeron las personas, que solicitaron el anonimato para discutir asuntos internos.

PUBLICIDAD

Con la economía más grande de América Latina preparada para un crecimiento solo moderado este año, ve los US$17.000 millones destinados a inversiones en refinerías y los US$9.000 millones previstos para gas natural y energía alternativa como oportunidades clave para darle un impulso a Brasil.

La refinería Petrobras Sao Caetano en Sao Paulo, Brasil, el martes 16 de mayo de 2023.dfd

Alexandre Silveira, ministro de Minas y Energía y crítico frecuente de Prates, transmitió la misión a Chambriard en una reunión del miércoles por la mañana, según las personas.

"El presidente entendió que era hora de acelerar algunos aspectos, incluyendo las inversiones de Petrobras, que creemos que se pueden acelerar", dijo el jefe de gabinete Rui Costa, otro adversario de Prates, en una entrevista televisiva local del miércoles por la noche.

PUBLICIDAD

Silveira y Chambriard también discutieron la política de fijación de precios de los combustibles de Petrobras, otro punto de controversia entre Lula y Prates, y los planes de la compañía para explorar petróleo en el Margen Ecuatorial, una región ambientalmente sensible cerca de la desembocadura del río Amazonas, según las personas.

Le recomendamos: Brasil busca aumentar el suministro de gas con Petrobras

El nombramiento de una directora ejecutiva vista como estrechamente alineada con la administración de Lula ha profundizado las preocupaciones entre los inversores, que ya temían una mayor intervención del gobierno en las empresas estatales.

Chambriard, quien fue directora del regulador del petróleo del país durante el gobierno de la expresidenta Dilma Rousseff (la elegida por Lula como su sucesora después de su primer mandato que terminó en 2010), fue favorecida por Costa y Silveira y estuvieron presentes cuando Lula despidió a Prates, según las personas familiarizadas, lo que sugiere que su influencia sobre la compañía está creciendo.

Lula también destituyó al director financiero, Sergio Caetano Leite, y se espera que Chambriard realice más cambios en el directorio ejecutivo, aunque no está claro cuánta independencia tendrá en los nombramientos.

Grandes desafíos

A pesar de su cercanía con el gobierno, Chambriard probablemente enfrentará obstáculos significativos en el trabajo. Si bien Petrobras está controlada por el gobierno, también tiene accionistas privados, y equilibrar los deseos de ambos, junto con las necesidades de los consumidores sensibles a los cambios en los precios de los combustibles, pone al CEO en una silla caliente perpetua.

El cumplimiento de las demandas de Lula de acelerar las inversiones resultará difícil en una región donde las expansiones de las refinerías regularmente encuentran retrasos y superan las estimaciones de costos. Y un presupuesto de inversión tan grande como el de Petrobras implica desafíos burocráticos que pueden retrasar la disminución de los fondos.

PUBLICIDAD

El trabajo de Chambriard también incluye tratar los acuerdos pendientes que implica a Petrobras. El más complicado es el papel de la compañía en el futuro del productor de petroquímicos Braskem, de la cual Petrobras es el segundo accionista más grande.

Lula quiere que la gigante petrolera fortalezca su negocio petroquímico. Novonor, el problemático accionista controlador de Braskem, ha tenido dificultades para encontrar un comprador para su participación, y Petrobras no ha descartado comprarla para evitar el deterioro de los activos.

El mayor productor de petróleo de América Latina también está negociando su regreso a la gestión de la refinería Acelen, antes conocida como RLAM, en el estado nororiental de Bahía. La empresa fue vendida a Mubadala de Abu Dhabi en 2021. Los grupos están en conversaciones, y Petrobras espera tener un nuevo modelo de negocio definido para fines del primer semestre de 2024.

Le puede interesar: Petrobras espera ofertas de otros interesados de Braskem, dice el director general

PUBLICIDAD

Petrobras sigue siendo una fuente importante de controversia dentro de un gobierno que intenta aumentar la producción de petróleo y priorizar su agenda ambiental, incluyendo los intentos de fomentar una transición verde en la economía de Brasil.

Sus planes de exploración de petróleo en el Margen Ecuatorial, en particular, han provocado disputas internas entre los defensores de la perforación y la ministra de Medio Ambiente, Marina Silva, la cara de la lucha climática de Lula.

PUBLICIDAD

Según las personas, Chambriard, ingeniera de formación que comenzó a trabajar en Petrobras en la década de 1980, se ha alineado con aquellos en el gobierno que ven el aumento de la producción en la región como esencial para financiar los esfuerzos de transición energética de Lula.

- Con la ayuda de Bruna Lessa y Peter Millard.

Lea más en Bloomberg.com