Ama de casa
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — No podemos culpar a las tradwives (mujeres que creen y practican los roles sexuales y matrimonios tradicionales).

Desde antes de que estas TikTokkers con delantales se adueñaran de mis redes sociales con sus labores que hacen en sus hogares y la preparación de sus mermeladas, el cliché de la madre que se queda en casa y está satisfecha, e incluso es una privilegiada, ya estaba fuertemente arraigado.

Ahora bien, la realidad es muy distinta para la mayor parte de las madres que no son trabajadoras asalariadas.

]Gráfico de lo que impulsa las decisiones de las madresdfd

Una tercera parte de las madres que se quedan al cuidado del hogar se encuentran en situación de pobreza, en comparación con apenas el 12% de las madres trabajadoras.

PUBLICIDAD

A menor nivel de educación de la madre, mayor es la probabilidad de que permanezca en casa con sus niños.

Gran parte de estas madres no permanecen en casa porque lo deseen, lo hacen porque les cuesta mucho encontrar un empleo estable. Uno de los principales motivos: numerosos trabajos mal remunerados imponen horarios irregulares e impredecibles, lo que impide organizar una guardería estable.

Y aunque encontrasen un empleo compatible con la guardería, su sueldo no alcanzaría para cubrir el coste, que puede llegar a ser más alto que la matrícula en una universidad pública.

PUBLICIDAD

De las madres con empleo, prácticamente dos terceras partes (el 63%) se han planteado abandonar el mercado laboral a causa del coste de las guarderías.

Esa proporción sube al 82% entre la Generación Z, en la que una de cada cuatro madres acepta habitualmente una ayuda económica de sus padres. Todo esto según un nuevo sondeo realizado a más de seis mil madres por Motherly, una marca y publicación de bienestar orientada a las madres.

Aunque los medios de comunicación han estado obsesionados durante mucho tiempo con las mujeres que eligen “optar por no participar” de la fuerza laboral para pasar más tiempo con sus hijos, en la encuesta de Motherly, solo 1 de cada 5 mujeres que habían cambiado su situación laboral en el último año se ajustan a esa descripción. Más madres fueron impulsadas por razones financieras o relacionadas con el trabajo.

Sin embargo, todavía ponemos entre paréntesis nuestras conversaciones sobre la maternidad en el hogar con descargos de responsabilidad como “por supuesto, no todo el mundo puede darse el lujo de quedarse en casa”. La dura realidad es que muchas amas de casa tampoco pueden permitírselo .

PUBLICIDAD

Nuestra incapacidad para ver esto ha distorsionado nuestra visión de las necesidades económicas de las familias.

Influye en los políticos que insisten en vincular los requisitos laborales a los beneficios gubernamentales, como si los empleos de bajos salarios compatibles con la paternidad estuvieran disponibles para solicitarlos. Y se ha infiltrado en nuestras decisiones políticas sobre las guarderías y las escuelas públicas.

Los costos corren a cargo de las mujeres y sus familias.

PUBLICIDAD

La madre promedio que se ausenta del trabajo remunerado para cuidar a sus hijos suele estar de baja unos 2 o 3 años. (Seguramente no es casualidad que a los 3 años sea cuando las guarderías suelen ser más asequibles y disponibles).

Por cada año que esté fuera, perderá de tres a cuatro veces su salario anual si se toman en cuenta factores como los aumentos salariales y las contribuciones de jubilación. Para las familias acomodadas, esto es un sacrificio considerable. Para las familias pobres, es un desastre financiero.

También hay costos sociales más amplios. Esta pérdida de ingresos limita el poder adquisitivo de la familia y la independencia financiera de las madres. También frena la economía, al mantener al margen a los trabajadores dispuestos.

Según estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo, cerrar la brecha en la participación de mujeres y hombres en la fuerza laboral agregaría billones a la economía global y aumentaría los ingresos fiscales de los gobiernos.

PUBLICIDAD

Reconocer el potencial de crecimiento debería ayudarnos a ver gastos como la guardería y las vacaciones pagadas como inversiones, no sólo como costos. Y, sin embargo, en Estados Unidos, según KFF, sólo la mitad de las mujeres con ingresos altos y el 33% de las mujeres con ingresos más bajos dicen que sus empleadores ofrecen alguna licencia de maternidad remunerada .

Sólo el 39% de los trabajadores con salarios más bajos tienen días de enfermedad remunerados. A los trabajadores que tienen licencia por enfermedad a menudo se les dice que la utilicen sólo para sus propias enfermedades; Aproximadamente la mitad de los padres dicen que no les pagan cuando faltan al trabajo para cuidar a sus hijos enfermos.

Algunos padres incluso han sido despedidos por atender las emergencias médicas de sus hijos, como el empleado del almacén que salió del trabajo cuando su hijo fue admitido en la sala de emergencias o el conductor del autobús que llegó tres minutos tarde después de que su hijo sufriera un ataque de asma.

PUBLICIDAD

Este tipo de contratiempos pueden provocar el fin abrupto del empleo de una madre cuando eso es lo último que desea.

No es de extrañar que en la encuesta de Motherly, las madres desempleadas mencionaran la flexibilidad como su principal necesidad para reincorporarse a la fuerza laboral.

Gráfico de lo necesitado por las amas de casa para entrar al mercado laboraldfd

Para agravar la lucha por mantener el empleo mientras se cría a los niños pequeños: las escuelas y los empleadores parecen habitar realidades separadas: planetas gemelos con diferentes atmósferas y formas de vida, cuyas trayectorias orbitales nunca se cruzan.

PUBLICIDAD

Muchos padres dan un suspiro de alivio cuando sus hijos pasan de una costosa guardería a una escuela pública financiada por los contribuyentes, solo para hiperventilar cuando se dan cuenta de que el horario de las escuelas públicas de EE.UU. tiene sólo 180 días de clases, algunos de ellos “medios días” repartidos por todo el calendario con el alegre abandono generalmente reservado para los ue disfrutan del Mardi Gras (festividad de carnaval en New Orleans).

Sin embargo, la flexibilidad sigue siendo algo que un empleador puede otorgar, o revocar, a su discreción. Políticamente, una jornada escolar extendida o un año escolar más largo no son un buen comienzo.

A muchas de las madres desempleadas de Estados Unidos les gustaría volver a ganar un sueldo.

Lo hacemos más difícil de lo necesario cuando ignoramos las verdaderas razones por las que muchas madres se quedan en casa y las descartamos (incorrectamente) como las afortunadas esposas de hombres adinerados.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com