El envejecimiento de la población europea atrae el dinero de algunos inversores

Uno de cada cinco europeos tiene actualmente 65 años o más y el envejecimiento de la población se está convirtiendo para algunos en un gran negocio

El envejecimiento de la población europea atrae el dinero de algunos inversores
Por Verena Sepp - Eyk Henning
18 de mayo, 2024 | 09:25 AM

Bloomberg — (Bloomberg) - La disminución de la población europea lleva tiempo suscitando inquietud sobre sus perspectivas económicas. Los gobiernos están seriamente preocupados por ello. Elon Musk ha dado la voz de alarma sobre esta tendencia. Pero para algunos, se está convirtiendo en un gran negocio.

La empresa de capital privado Funecap Idf SAS ha invertido unos 1.000 millones de euros (1.100 millones de dólares) en la compra de más de 300 crematorios y centros funerarios, principalmente en Europa, donde se encuentran 17 de los 20 países con las tasas de mortalidad más elevadas.

La empresa francesa, respaldada por el inversor financiero británico Charterhouse Capital Partners LLP y la francesa Latour Capital, está sacando partido de los elevados costes de los cementerios, las necesidades de movilidad y la secularización religiosa, que han aumentado la necesidad de incineraciones y alternativas a los tradicionales servicios religiosos.

Fuente: Bloombergdfd

Uno de cada cinco europeos tiene actualmente 65 años o más. En 2050 se acercará al 30%. Y a diferencia de Norteamérica -que se enfrenta a una amenaza similar de declive demográfico-, Europa tiene un espacio limitado para enterrarlos cuando finalmente fallezcan.

PUBLICIDAD

«El sector funerario es mucho más que cavar agujeros», afirma Thierry Gisserot, fundador y director ejecutivo de Funecap. «Es un juego de infraestructuras».

El mercado europeo de la cremación, en particular, se beneficia de un elevado crecimiento orgánico del 5% y el 7% anual de media, afirmó. Las incineraciones han experimentado un auge de popularidad, sobre todo en países de raíces católicas donde las normas se han suavizado en las últimas décadas.

Funecap adquirió en 2022 la holandesa Facultatieve Technologies Ltd, líder mundial en equipos de incineración, y recientemente se convirtió en socio de Rhein-Taunus-Krematorium GmbH, el mayor de Alemania. La consejera delegada de RTK, Judith Könsgen, dijo que otros inversores también habían llamado a la puerta.

PUBLICIDAD
Photographer: Carolynn Look/Bloombergdfd

El mercado de funerarias y crematorios está más fragmentado en Europa que en otros países desarrollados, sobre todo en Alemania, según Björn Wolff, fundador de Mymoria GmbH. Su empresa, que presta servicios funerarios, también ha estado comprando funerarias en los últimos años, y quiere seguir haciéndolo.

«Los propietarios familiares se jubilan y sus hijos ya no quieren llevar el negocio», explica Wolff. Al hacerse con el control, Mymoria puede combinar ciertas áreas, como la administración, y mejorar la eficiencia de costes.

Mientras tanto, el flujo de caja en el sector es predecible: la gente tiene que morir. Se espera que los fallecimientos se aceleren en los próximos años a medida que la generación del baby boom envejezca, lo que probablemente impulsará los ingresos de empresas como Funecap y Mymoria.

Otra fuente de ingresos que se considera más controvertida es la venta de restos metálicos sobrantes tras la incineración de cadáveres humanos.

Muchas personas tienen dientes de oro, caderas artificiales o articulaciones de rodilla, que contienen titanio, cobalto o cromo. En la mayoría de los países europeos, los metales se extraen de las cenizas y se venden a recicladores de metales. Eso no es ilegal siempre que se informe a los familiares.

Muchos crematorios dicen que donan todo o parte de lo recaudado. Según Jan-Willem Gabriels, director de la empresa de reciclaje de metales OrthoMetals A/S, el proceso de donación varía mucho de un país europeo a otro: Alemania carece de normativa nacional al respecto, mientras que Suecia exige a los crematorios que envíen los beneficios a su fondo estatal de sucesiones.

«A veces es el 100%, a veces el 50%», dice Gisserot sobre la política de donaciones de Funecap. «Como una empresa no es una organización benéfica, hay que utilizar lo recaudado en el mejor interés de la empresa».

PUBLICIDAD

Al mismo tiempo, Könsgen, de RTK, dijo que «algunos inversores parecen asumir que los crematorios son una máquina de hacer dinero», pero que esa idea es delirante.

«Hay que invertir mucho en el equipamiento y los procesos y ocuparse del mantenimiento, pero si se sabe lo que se hace, se puede conseguir una rentabilidad adecuada», dijo.

Lea más en Bloomberg.com