El vestido que lució Kim Kardashian para una Met Gala destaca un mercado que está en auge

Los objetos pertenecientes a famosos con un valor histórico, así como una pintura o escultura, son considerados cada vez más con una inversión que puede generar ganancias

Kim Kardashian
Por Venus Feng
19 de mayo, 2024 | 06:00 PM

Bloomberg — Hace justo ahora dos años que Kim Kardashian causó un auténtico revuelo en la red después de pasearse por la alfombra roja de la Met Gala con el emblemático vestido de malla color nude que Marilyn Monroe llevaba cuando le cantó “Happy Birthday, Mr. President” a John F. Kennedy.

Eso no hubiera ocurrido sin Julien’s Auctions, una casa que se especializa en el negocio de memorabilia de celebridades. En 2016 vendió el vestido a Ripley’s ¡Believe It or Not! (Ripley’s, aunque usted no lo crea) por un precio récord de US$4,8 millones y contribuyó a que Kardashian gestionara el préstamo de esta pieza para la gala del año 2022.

Kim Kardashiandfd

Poco tiempo después, un seguidor de la estrella llamó a Julien’s ofreciendo US$10 millones para adquirir el vestido, aunque Ripley’s lo rechazó y decidió conservarlo como un trofeo.

Lea más: Subastan el Balón de Oro que ganó Maradona en 1986 y que podría costar varios millones

PUBLICIDAD

Según Darren Julien, fundador de Julien’s, este acontecimiento revela que los objetos históricos, como las bellas obras de arte, son cada vez más vistos como una inversión alternativa capaz de generar rendimientos muy lucrativos, y dice que los fondos de alto riesgo se han hecho clientes regulares.

Esta casa de subastas de Los Ángeles tiene previsto abrir su primera oficina de Asia en Hong Kong para beneficiarse del auge de los negocios en la región.

Una señal de que la cultura pop está traspasando las fronteras de Estados Unidos es el grupo de trajes de la banda coreana BTS utilizados en el vídeo musical Dynamite, que se vendieron hace poco por más de cuatro veces el precio máximo previsto.

PUBLICIDAD

“La gente ve esto como en el mercado de valores”, dijo Julien, de 55 años, en una entrevista en abril en Hong Kong, añadiendo que los compradores a menudo le preguntan quiénes serán los próximos artistas “de primera línea” que deberían agregar a su cartera. . “Están tratando de predecir quién tendrá una carrera más longeva y quién aumentará su valor con el tiempo”.

Si bien las altas tasas de endeudamiento y una economía volátil han perjudicado las ventas de arte, el mercado de recuerdos ha aumentado y se espera que se expanda a US$762.000 millones para 2032 desde los 475.000 millones del año pasado, según Econ Market Research.

Asia ha sido el motor del crecimiento de los artículos de colección de lujo, y las ventas en Hong Kong aumentaron un 33% entre 2021 y 2022, según mostró el Informe de Arte y Finanzas 2023 de Deloitte. Por otra parte, el estudio destacó que los bancos privados y las oficinas familiares asignaron en promedio casi el 11% de sus activos al arte y los recuerdos.

Los artículos se venden fácilmente por millones de dólares: en 2020, Julien’s vendió la guitarra que Kurt Cobain de Nirvana tocó en el histórico concierto MTV Unplugged en 1993 por una cifra récord de US$6 millones, y en noviembre un cliente compró otra que perteneció a Eric Clapton por US$1,3 millones.

Lea más: ¿Cómo es el rarísimo reloj Patek Philippe que Sylvester Stallone subastará desde US$2.5 millones?

La casa de subastas rival Sotheby’s vendió seis de las zapatillas deportivas de campeonato de Michael Jordan por US$8 millones en febrero, mientras que una tarjeta de novato firmada por la leyenda del baloncesto se vendió por más de US$1 millón en una subasta de Christie’s hace dos años.

El mercado ha atraído a grandes corporaciones y nombres financieros.

PUBLICIDAD

En 2021, el multimillonario de los fondos de cobertura Steve Cohen y un grupo gastaron US$853 millones para privatizar Collectors Universe, el propietario de la principal empresa de clasificación de tarjetas coleccionables de deportes, antes de adquirir la tienda de artículos deportivos coleccionables Goldin Auctions por un monto no revelado.

El mes pasado, eBay Inc. (EBAY) dijo que compraría Goldin y vendería su plataforma de almacenamiento para tarjetas coleccionables a la empresa de clasificación.

El negocio ha ido bien para Julien’s. Las ventas anuales se han duplicado desde el comienzo de Covid-19 en 2020 a más de US$50 millones en 2023, con el objetivo de alcanzar los US$200 millones en los próximos cinco años, dijo Julien.

La compañía, que ahora cuenta con unos 40 empleados y recibió el respaldo de la firma de gestión patrimonial Geller & Co., nombró el año pasado al veterano del arte y el entretenimiento David Goodman como su CEO.

PUBLICIDAD

La empresa busca aumentar la clientela asiática hasta el 40% de su base de clientes, frente al 20% actual y en comparación con casi el 60% de Estados Unidos.

Para su primera exposición en Hong Kong en enero, Julien’s exhibió una colección que incluía pinturas y muebles del editor de la revista Playboy, Hugh Hefner, así como ropa de Marilyn Monroe, que recaudó más de US$4 millones en una subasta en marzo.

PUBLICIDAD

Lea más: Subasta millonaria: pagaron US$6 millones por este cómic de Superman

El mes pasado, la firma acogió una exposición de vestidos usados por la princesa Diana que se subastará en junio.

La expansión de Hong Kong se produce cuando las mayores casas de subastas internacionales están aumentando su presencia en el centro financiero. Sotheby’s abrirá allí una casa de dos pisos en julio, mientras que Christie’s inaugurará su nueva sede en uno de los rascacielos más nuevos de la ciudad en septiembre.

PUBLICIDAD

El año pasado, Phillips Auctioneers aumentó su espacio de oficinas y su plantilla en Hong Kong.

Al crecer viendo subastas de ganado en la zona rural de Indiana, Julien supo que quería ser subastador desde el principio. Después de terminar la escuela secundaria, se unió a una empresa de subastas de autos clásicos y conoció a celebridades como Johnny Cash, Jay Leno y Jerry Seinfeld. Se mudó a California con Sotheby’s en 1999 antes de fundar Julien’s en 2003.

Al año siguiente, Julien conoció a Martin Nolan, ahora director ejecutivo y cofundador de la empresa, en una fiesta en una galería.

En ese momento, Nolan era asesor financiero en Merrill Lynch y estaba tratando de atraer a Julien como cliente. Julien le dijo que no tenía dinero y, en cambio, convenció a Nolan para que se uniera a su empresa en 2005 y lo ayudara a hacer crecer la casa de subastas.

PUBLICIDAD

“Cuando les dije a mis gerentes en Merrill Lynch que me iba para ir a Julian’s Auctions, se quedaron horrorizados: los recuerdos se consideraban basura”, dijo Nolan. “Ahora, 20 años después, la gente se está dando cuenta de que esto no es basura. Esto es parte de nuestra historia: nuestra historia política, nuestra historia real, nuestra historia de la cultura pop. Es una obra de arte”.

Lea más en Bloomberg.com