¿Graduado universitario en busca de su primer empleo? Aquí algunos consejos importantes

El mundo laboral cambia constantemente, mantenga la mente abierta y aprenda de las malas experiencias

Valore la experiencia de aprendizaje en un trabajo tanto como lo que reciba en pago.
Por Jo Constantz
26 de mayo, 2024 | 03:03 PM

Bloomberg — Estamos en plena temporada de graduaciones universitarias, y millones de estudiantes se preparan para entrar en el mercado laboral.

Numerosos recién titulados dedican meses a enviar currículums a la nada, acumulando emails automáticos rechazándolos.

Una barista atiende en una cafeteríadfd

Ahora que el mercado de trabajo se desacelera, la promoción del 2024 tendrá más dificultades para abrirse camino.

Lea más: Desempleo juvenil en aumento: cinco consejos para conseguir trabajo en Colombia

PUBLICIDAD

Hacer la transición de estudiar a la vida laboral a tiempo completo puede ser un shock cultural, hasta para aquellos que han recibido una oferta de empleo.

Varios jóvenes trabajadores han mostrado su desesperanza en TikTok por el hecho de que la vida laboral de 9 a 5 a la que aspiran desde hace años se ha convertido en una gran desilusión, una situación con la que, desafortunadamente, las generaciones de más edad están bastante familiarizadas.

Hemos pedido a los a nuestros que nos hablen de sus primeros empleos, cómo los obtuvieron, por qué los eligieron, lo mejor y lo peor, qué les sorprendió, y qué aconsejarían a los recién graduados.

PUBLICIDAD

Los compañeros de trabajo importan

¡Encontré un anuncio de búsqueda de empleo para producir anuncios de búsqueda de empleo! Sinceramente, trabajar para una agencia de anuncios de contratación era todo lo que podía conseguir después de enviar cientos de currículos a editoriales de Nueva York y Boston.

Como era mi primer trabajo “de verdad”, todo fueron ajustes y sorpresas. La camaradería de todo el personal fue algo que nunca hubiera podido predecir. Era como una gran familia extendida en un entorno de oficina.

El trabajo me enseñó a trabajar con un plazo semanal mientras hacía malabarismos con docenas de proyectos activos. Todos los jueves por la noche corríamos para cumplir los plazos del periódico del domingo. Era rápido, furioso y estresante, pero todos nos apoyábamos y celebrábamos el haber superado cada semana. Allí hice amigos para toda la vida.

Viniendo de los suburbios, trabajar todos los días en el sur de Boston era un lugar divertido a principios de los 90. Lo peor: caminar desde mi tren en South Station hasta la oficina bajo el viento y la lluvia torrenciales. Ningún paraguas estaba hecho para sobrevivir a ello.

Cuando busque trabajo, sea intencionado, pero también esté abierto a ideas que quizá no haya considerado. Cada oportunidad aporta una visión y un aprendizaje que puede llevar consigo.

Y lo que es más importante, busque buenas personas a las que respete, con las que disfrute y de las que pueda aprender. Las relaciones lo son todo y pueden marcar la diferencia en su carrera. Cuídelas.

Christy Kemp, promoción de 1992, consultora de comunicaciones, Boulder, CO

PUBLICIDAD

Lea más: Trabajo en Argentina: qué empresas tomarán personal en 2024, pese a la crisis

Sea de mente abierta

Hice el Cuerpo de Entrenamiento de Oficiales de la Reserva (ROTC., por sus siglas en inglés) para pagarme la universidad, y eso incluyó cuatro años en la Fuerza Aérea. En realidad, no elegí mi primer trabajo. En la oficina que me asignaron, distintas personas tenían distintas autorizaciones.

Cuatro de nosotros estábamos en la misma oficina, pero cada uno tenía acceso a programas diferentes. Yo no sabía lo que hacía mi jefe, y viceversa. Muchas cosas clasificadas. Pero yo tenía en mente un plan muy diferente.

Mi primer trabajo ni siquiera estaba contemplado en mi formación inicial. Era especializado hasta el punto de que mi jefe ni siquiera sabía lo que yo hacía.

PUBLICIDAD

Nunca olvidaré sus primeras palabras: “El tipo al que sustituyes se fue hace seis meses. No sé lo que hacía. No sé lo que haces tú. Ahí tienes tu escritorio. Buena suerte”. No había expectativas reales y pude hacer algunos milagros una vez que supe lo que hacía, así que me divertí con ello.

El mundo está cambiando, así que no tenga miedo de trazar su propio camino. El mundo laboral de sus padres ya no existe. Construya un modelo que funcione para usted.

PUBLICIDAD

Robert Longley, promoción de 1986, consultor, Williamsburg, MA

Descubra lo que no quiere

Mis prácticas universitarias, que fueron en la empresa en la que finalmente trabajé después de graduarme, eran en sostenibilidad. Sin embargo, el trabajo que me ofrecieron no tenía nada que ver con la sostenibilidad. Era de hot dogs (emparedados de salchicha) y cerveza: gerente asociado de operaciones de concesiones en un gran estadio.

A veces conseguía entradas gratis para familiares y amigos para eventos deportivos y conciertos. Pero trabajas siempre que hay un evento en el recinto, así que los veranos eran la temporada baja. Las demás temporadas eran de seis a siete días a la semana, de 10 a 14 horas al día, en gran parte de pie.

PUBLICIDAD

Dirigía a los trabajadores de las concesiones, así que siempre estaba recorriendo el estadio. Volvía a casa con los pies doloridos y oliendo a patatas fritas. Reforzó mi idea de que quería dedicarme a la sostenibilidad y de que tenía que volver en esa dirección profesional. También supe que no quería volver a trabajar en un estadio.

Mucho trabajo no es divertido, pero cualquier experiencia es buena y te convierte en un candidato más fuerte para futuros empleos.

Bridget Keeler, promoción de 2015, consultora de estrategia climática, Nueva York, NY

Lea más: La semana laboral de 4 días gana espacio en Latinoamérica: ¿se puede trabajar menos y producir mejor?

PUBLICIDAD

Aprenda de los malos jefes

Mi primer trabajo después de graduarme fue de ayudante de redacción en una revista médica.

Estaba cerca de donde yo vivía entonces y la paga por el trabajo en una revista especializada era mejor que la de los medios de comunicación locales. El propietario no tenía reparos en gritar. Hizo llorar a un antiguo ejecutivo de publicidad de Nueva York delante de toda la plantilla. Lo mejor fue que me quedé sólo seis meses.

Lo que me sorprendió fue la microgestión. Había oído hablar tanto del “mundo real” y, sin embargo, la empresa funcionaba como la oficina disciplinaria de mi antiguo instituto.

Tener adultos funcionales gritando en un entorno profesional fue un ajuste al que nunca me adapté, pero me enseñó mucho sobre cómo no dirigir una empresa o tratar al personal. Creo en liderar con amabilidad. Puede inspirar lealtad e implicar a todos en la misión de la organización. Además, aprendí que la gestión por acoso e indiferencia es la forma más rápida de perder a la gente buena.

Trabaje para un completo imbécil al menos una vez, preferiblemente al principio y durante un breve periodo, en su carrera. Puede aprender mucho de alguien que no sabe cómo dirigir a la gente. Con suerte y esfuerzo, le convertirá en un líder mejor y más empático.

La lección clave es que no hay que ser un imbécil para tener éxito.

Rod Hughes, promoción de 1997, relaciones públicas, Doylestown, PA

Abrace las nuevas tecnologías

Mi primer trabajo fue como analista de negocios en Texas Instruments. Mi padre trabajaba allí y me ayudó a conseguir unas prácticas, que se convirtieron en un trabajo a tiempo completo. Me licencié durante una recesión en 1980 y no había muchos empleos disponibles, así que lo más práctico era aceptar la oferta.

Texas Instruments era, por aquel entonces, un líder preeminente en tecnología informática, además de fabricante de chips y contratista de defensa.

Como analista empresarial, trabajaba en un prototipo temprano de software de oficina que se había desarrollado internamente. Mi primer año transcurrió entre las grandes hojas de planificación (piense en una hoja de cálculo en papel) y el uso de una versión temprana de un programa de hoja de cálculo en un sistema informático en red.

A medida que más empresas empezaron a utilizar este tipo de software, pude cambiar de trabajo y utilizar esos conocimientos inmediatamente. La desventaja de esto era que siempre estaba enseñando a alguien a utilizar el software o pisándole los talones a alguien que no quería avanzar con la tecnología.

Lo que más me sorprendió del entorno laboral fue que, al igual que en la universidad, había una jerarquía de grupos. Ingeniería estaba arriba, fabricación en medio y sistemas empresariales abajo. Nos habían hecho creer que el negocio estaba arriba y todo lo demás abajo.

La otra cosa que me sorprendió fue que los hombres no eran más que hermanos de fraternidad crecidos con mejores ropas.

Su primer trabajo será un choque cultural. Permanezca en él al menos dos años antes de abandonar el barco. Aproveche cualquier oportunidad de tutoría. Aprenda a presupuestar y a ahorrar.

Anne Agee, promoción de 1980, analista de negocios y administradora, Hurst, TX

Valore el aprendizaje y la paga

Como oficial licenciado de la marina mercante, lo único que deseaba era hacerme a la mar.

Se estaban construyendo y poniendo en servicio nuevos petroleros, así que había demanda de oficiales de abanderamiento estadounidenses. Hice una entrevista de trabajo como ayudante de maquinista en un petrolero y me contrataron casi de inmediato.

Fue una experiencia de aprendizaje tremenda. Pero lo peor fue mi primer día, cuando el jefe de máquinas me dijo que la planta de aguas residuales estaba averiada y pasé mis tres primeros días con la cabeza gacha y los pies en alto. La experiencia práctica de trabajar como sindicalista con casco y botas con puntera de acero me dio un aprecio de por vida por la dignidad del trabajo.

Cuando acepte un trabajo, sopese el valor de la experiencia de aprendizaje al menos tanto como el de los ingresos, porque la experiencia de aprendizaje le acompañará en el futuro.

John Dabbar, class of 1982, energy industry executive, Houston, TX

Lea más en Bloomberg.com