Coworking
Tiempo de lectura: 4 minutos

¿Para qué es el espacio de oficina flexible? En el auge de WeWork Inc, su respuesta parecía ser una gran diversión.

Sus espacios de gran diseño y equipados con todo tipo de comodidades eran espacios donde se reunían jóvenes emprendedores y trabajadores autónomos con intereses afines: un competidor más enfocado al trabajo de la cadena de clubes de socios Soho House & Co Inc, como lo describía mi compañero de Bloomberg Opinion Chris Bryant en el año 2018.

Pasada la pandemia y la bancarrota en noviembre del 2023 de WeWork, este planteamiento está incidiendo mucho en cómo las grandes empresas reconfiguran sus oficinas en un esfuerzo por convencer a los trabajadores de que pasen más tiempo allí.

Sin embargo, los espacios de coworking, las oficinas con servicios, las oficinas virtuales y otras alternativas a los espacios de trabajo más flexibles parecen haberse quedado atrás.

PUBLICIDAD

Con el trabajo híbrido como la nueva norma, este sector está optando por tranquilas sedes en las afueras y en ciudades pequeñas, donde los trabajadores de las grandes empresas y otros trabajadores del sector del conocimiento (información) pueden salir de sus sótanos y habitaciones de huéspedes sin necesidad de someterse a prolongados traslados.

Por «el sector» me refiero esencialmente a IWG Plc, que tiene su sede en Suiza, cotiza en la bolsa de Londres y gestiona las marcas Regus, HQ y Spaces, además de otras.

Cuando WeWork experimentó su meteórica expansión, IWG era la humilde empresa que se presentaba como un indicador del asombroso valor de WeWork o como un ejemplo de oportunidad desaprovechada.

PUBLICIDAD

En la actualidad continúa teniendo una capitalización bursátil de miles de millones de dólares, y WeWork... no.

Gráfico del mercado empresas de coworkingdfd

IWG también cuenta ahora con muchos más locales que WeWork y otros competidores, de modo que parece estar jugando a algo muy distinto.

Estas son las últimas cifras para Estados Unidos recopiladas por Coworking Cafe, una división del proveedor de software para el sector de bienes raíces Yardi Systems Inc, que, casualmente, será el dueño mayoritario de WeWork cuando salga de la protección por quiebra, previsiblemente a finales de mayo de este año.

Los datos también revelan que las marcas de IWG son las responsables de prácticamente todo el crecimiento actual del segmento.

PUBLICIDAD
Gráfico de lugares con coworking de IWGdfd

El panorama internacional es similar: IWG informó en su presentación de cuentas anuales en marzo que tenía 3.514 ubicaciones en todo el mundo, alrededor de 500 para WeWork, 160 para Industrious, con sede en Nueva York, y 150 para Servcorp Ltd, con sede en Sydney.

Muchas de estas ubicaciones son pequeñas. y alquileres relativamente bajos: antes de la quiebra, WeWork tenía ingresos similares a los de IWG junto con gastos operativos mucho más altos. Pero ese es el punto a medida que IWG dirige su atención a los suburbios, las afueras e incluso las áreas turísticas que han atraído a trabajadores remotos.

Las nuevas ubicaciones en EE.UU. incluyen Bluffton, Carolina del Sur, cerca de Hilton Head Island; Kodak, Tennessee, en las Smoky Mountains; Destin, una ciudad costera en el sur de Florida; Middleton, Wisconsin, un suburbio de Madison; Ridgeland, Mississippi, un suburbio de Jackson; y el suburbio de Stafford, Virginia, en Washington.

PUBLICIDAD

“Miles de personas están cambiando sus hábitos de trabajo, pasando de viajes diarios a centros urbanos distantes y abarrotados a trabajar principalmente en las ciudades de cercanías que llaman hogar, con visitas sólo ocasionales a las oficinas del centro de la ciudad”, escribió el fundador y CEO de IWG, Mark Dixon, en el prólogo de un nuevo informe sobre “The Commuter Town Boom” (El auge d elas ciudades cercanas) preparado por su empresa y la firma de ingeniería y diseño Arup Group. “En algunas áreas, el aumento podría llegar al 175%, lo que requerirá un aumento sustancial en la cantidad de espacio de oficinas de alta calidad disponible en ciudades que anteriormente tenían un número relativamente bajo de trabajadores administrativos locales”.

Es una historia convincente, aunque los empresarios de coworking han estado contando historias convincentes durante algún tiempo mientras construyen negocios que, en el mejor de los casos, tienen un éxito moderado. Alf Moufarrige, que fundó Servcorp en Sydney en 1978 y sigue siendo el CEO de la empresa, fue el primero.

Dixon fundó Regus (el nombre del holding se cambió a IWG en 2016 ) en Bruselas en 1989 y lo hizo público en los últimos días de la burbuja de las puntocom en 2000.

Luego vino Adam Neumann de WeWork, quien realmente transformó el panorama de las oficinas para un tiempo, pero sólo gastando miles de millones en dinero de los inversores.

PUBLICIDAD

La molesta realidad es que adquirir, equipar y mantener espacios de oficina es un trabajo costoso y que requiere mucho capital, y si se ofrece flexibilidad a los inquilinos, se pierden ingresos mucho más rápidamente en una crisis que los propietarios de oficinas tradicionales con arrendamientos a largo plazo.

IWG informó una pérdida neta de £647 millones (US$830 millones) en 2020 cuando Covid-19 vació las oficinas y muchas de sus propiedades individuales se declararon en quiebra .

Desde entonces, la empresa ha experimentado una fuerte recuperación de los ingresos, pero aún no ha salido de los números rojos.

PUBLICIDAD

Su rendimiento total para los accionistas desde poco antes de la pandemia ha sido peor que el del principal desarrollador de oficinas que cotiza en bolsa en Estados Unidos, Boston Properties Inc. (BXP), y ambos, por supuesto, han tenido un desempeño terrible en relación con el mercado de valores en general.

Gráfico de rantbilidad de empresas de coworkingdfd

IWG ahora está considerando cambiarse a una bolsa estadounidense con la esperanza de que esto atraiga más interés de los inversores y aproveche la creciente proporción de propiedades “con poco capital” que administra para otros propietarios. Es un negocio que ha sobrevivido en buenos y malos momentos y seguramente tiene futuro.

¿Pero es el futuro? No esté demasiado seguro de eso.

PUBLICIDAD

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com