Banco de Inglaterra
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Para las elecciones del Reino Unido de abril de 1992, una consistente ventaja del Partido Laborista en las encuestas se desvaneció de forma inesperada en los comicios, en los que los conservadores lograron su cuarta victoria seguida.

Durante las horas siguientes, a las 2:30 a.m. y de nuevo a las 8:15 a.m., el BOE (por sus siglas en inglés, Banco de Inglaterra) sacó provecho de un mercado de gilt (instrumento emitido por el Tesoro inglés a un interés fijo) en alza para vender 1.600 millones de libras (US$2.000 millones) de nuevos bonos; durante toda la noche “se vendió una cantidad muy superior a esta con cargo a las propias tenencias del banco”.

Gráfico del BoE de 1992dfd

El BOE no estaba realizando una declaración de carácter político.

Durante el mes que precedió al plebiscito, los rendimientos de los gilts a dos años habían subido un punto porcentual, hasta el 10,6%, al atemorizarse los inversionistas ante la posibilidad de una administración Laborista derrochadora; las autoridades se valieron del alza que borró la subida de los costes de los créditos °para garantizar la financiación en gran cantidad”.

PUBLICIDAD

Transcurridos 32 años, ya no existe tal preocupación en los mercados ante la eventualidad de que el Partido Laborista retorne al poder.

De momento, los mercados financieros británicos han reaccionado con una actitud pasiva al sorpresivo anuncio del primer ministro, Rishi Sunak, de celebrar elecciones generales para el 4 de julio.

Esta tranquila reacción es un voto de confianza de que una victoria ampliamente previsible de Keir Starmer no atemorizará a los inversionistas, como lo habrían hecho sus antecesores Jeremy Corbyn o Neil Kinnock.

PUBLICIDAD

La calma reinante en los mercados obedece sin duda a la comprensión fatigada de que las perspectivas fiscales del Reino Unido son tan desalentadoras que cualquier gobierno tiene muy poca flexibilidad a su disposición.

Asimismo, la shadow Chancellor of the Exchequer (gabinete a la sombra sin poder ejecutivo responsable de examinar políticas y acciones gubernamentales) Rachel Reeves se ha comprometido a ceñirse aún más al veredicto de la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria (Office for Budget Responsibility) sobre el apego a las reglas fiscales especificadas.

La actual administración conservadora ha dejado la economía en un estado lamentable, creando un cáliz envenenado para los laboristas. Aunque la inflación se ha desacelerado al 2,3% desde un máximo del 11,1%, eso se debe a las restricciones de la política monetaria del BOE más que a algo que haya hecho el gobierno.

El Fondo Monetario Internacional advirtió la semana pasada que el Tesoro necesita encontrar £30.000 millones (US$38.350 millones) de ahorros para estabilizar su carga de deuda; si bien la agencia mejoró su pronóstico para el crecimiento del Reino Unido este año al 0,7% desde el 0,5%, el 1,25% que anticipa para el próximo año sigue siendo anémico.

PUBLICIDAD

El aumento del endeudamiento estatal es el tema para el futuro previsible, independientemente de quién esté en el poder, con una recaudación prevista de £265.000 millones (US$$338.765 millones) en el año financiero que termina en abril de 2025.

Después de tener en cuenta los reembolsos y el hecho de que el Banco de Inglaterra ya no está comprando sino vendiendo grandes cantidades de deuda pública, esa es la carga neta más alta jamás soportada por el mercado de deuda pública.

Una prueba de la actual estabilidad de la deuda pública podría llegar en la semana del 10 de junio, cuando un sindicato de bancos de inversión comercializará un nuevo bono a 10 años. La venta podría ascender a £10.000 millones (US$12.783 millones), el doble del tamaño habitual para este método.

PUBLICIDAD

Cualquier posible indigestión se verá aliviada por el vencimiento que alcanza el punto ideal para los inversores internacionales, así como por la promesa de liquidez instantánea, dado el tamaño de la emisión. Pero es mucho para que el mercado absorba sólo cuatro semanas antes de un evento político importante.

La libra esterlina, otro barómetro del sentimiento de los inversores, también se ha mantenido relajada, manteniendo las ganancias de este año frente a todas las demás monedas del G-10, e incluso ha seguido el ritmo del dólar.

Kit Juckes, estratega cambiario jefe de Societe Generale SA, dice que aunque la libra esterlina suele verse sacudida por acontecimientos políticos importantes, no espera mucha volatilidad esta vez. El elevado gasto gubernamental de los últimos años “paralizará la política fiscal y eso, a su vez, aumentará el margen para tasas más bajas”, escribió la semana pasada.

Gráfico de la fuerza de la libra esterlinadfd

Como ex miembro del personal del BOE, Reeves es percibido como una persona segura que comprende la necesidad de mantener a los mercados financieros de su lado; hay poco peligro de que se repitan los trastornos del mercado desencadenados hace casi dos años por los recortes de impuestos sin financiación propuestos por Liz Truss y Kwasi Kwarteng.

PUBLICIDAD

Y como señaló la semana pasada nuestro colega de Bloomberg Opinion, Martin Ivens , Starmer se ha acercado más al término medio en los últimos años después de postularse originalmente para el liderazgo laborista como partidario de nacionalizaciones radicales de la industria.

Está previsto otro evento clave del mercado antes de que los votantes británicos puedan expresar su opinión sobre quién debe gobernar el país.

La próxima decisión de política monetaria del BOE se anunciará el 20 de junio; las autoridades han acordado voluntariamente cancelar todos los discursos y declaraciones durante la campaña electoral, incluido un retraso en el Informe de Estabilidad Financiera semestral que debía presentarse el 27 de junio.

PUBLICIDAD

Mientras que el mercado de futuros ahora anticipa que no habrá recortes en las tasas de interés después de que los datos de inflación de abril mostraran que los precios aumentaron en la industria de servicios y siguen siendo obstinadamente altos, es una apuesta segura que la política no desempeñará ningún papel en lo que decidan los nueve miembros independientes del Comité de Política Monetaria el próximo mes, haciéndose eco de la imparcialidad mostrada por el banco con su ejercicio nocturno de recaudación de fondos durante más de tres décadas. atrás.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com