El repunte económico de Brasil enfrenta riesgos y da a Lula motivos para preocuparse

Muchos economistas advierten de que el crecimiento del primer trimestre fue probablemente un fenómeno puntual más que el inicio de una recuperación robusta

El repunte económico de Brasil enfrenta riesgos y da a Lula motivos para preocuparse
Por Andrew Rosati
04 de junio, 2024 | 02:12 PM

Bloomberg — Una vez más, la economía brasileña ha empezado el año con fuerza, superando las previsiones y dando al presidente Luiz Inácio Lula da Silva motivos para celebrar. Esta vez, es probable que la victoria sea mucho menos duradera.

Tras medio año de estancamiento, el Producto Interno Bruto creció un 0,8% en el primer trimestre respecto a finales de 2023, según informó el martes la agencia nacional de estadística. La inversión, la agricultura, el consumo familiar y los servicios registraron sólidas ganancias.

Fuente: Agencia nacional de estadística, bancos centrales, Bloombergdfd

Aún así, el ritmo de crecimiento no fue tanto el resultado de la fortaleza subyacente de la economía, sino de las transferencias del gobierno, que impulsan temporalmente el poder adquisitivo de los consumidores. Ahora el banco central se ve a punto de pausar los recortes de las tasas de interés, y la administración se ve lastrada por un margen de gasto limitado. En conjunto, los meses venideros parecen menos halagüeños para Lula, que ya se enfrenta a la frustración por los precios de los alimentos y su respuesta a las devastadoras inundaciones.

"Vamos a perder impulso más rápidamente que el año pasado", Rafaela Vitoria, economista jefe del Banco Inter SA, en Belo Horizonte.

PUBLICIDAD

Lula celebró los datos del martes como una prueba de que la demanda de las familias estaba impulsando de nuevo la mayor economía de América Latina, un retroceso al auge impulsado por el consumo de sus años anteriores en la presidencia.

El consumo familiar, uno de los principales motores del periodo, aumentó un 1,5% en comparación con los tres meses anteriores, y la inversión subió un 4,1%, dijo la agencia de estadística. Los servicios crecieron un 1,4% gracias a que los consumidores descargaron su renta extra.

"Esta es una prueba más de que vamos en la dirección correcta", escribió el presidente en X tras la publicación.

PUBLICIDAD

“Muy preocupados”: lo que dicen los analistas

Muchos economistas advierten de que el crecimiento del primer trimestre fue probablemente un fenómeno puntual más que el inicio de una recuperación robusta, dado el lastre de los costes de endeudamiento de dos dígitos.

“Los aumentos del consumo de los hogares y de la inversión impulsaron el fuerte crecimiento del PIB del primer trimestre en Brasil, con una composición más sana que en trimestres anteriores. Unas condiciones financieras relativamente más restrictivas y los efectos de las inundaciones masivas en el sur del país frenarán probablemente el crecimiento a partir del segundo trimestre, y añadirán un ligero sesgo a la baja a nuestra previsión de crecimiento del 2% para 2024.”

- Adriana Dupita, economista de Brasil y Argentina

La actividad también se vio estimulada por los miles de millones de dólares que el gobierno federal inyectó en la economía al pagar una acumulación de demandas, conocidas como “precatorios”, en casos judiciales que había perdido. A partir de finales del año pasado, el gobierno se puso al día con deudas por valor de 94.000 millones de reales (17.900 millones de dólares), o el equivalente a cerca del 0,8% del PIB, según Goldman Sachs Group Inc.

Los brasileños también se beneficiaron de una subida del 7% del salario mínimo que entró en vigor en enero, así como de los desembolsos de la seguridad social. Los economistas afirman que las transferencias tienen un efecto dominó más limitado que el auge agrícola del año pasado.

Aunque es probable que el crecimiento se modere, es improbable que alcance los niveles de atonía anteriores a la pandemia, sobre todo con las elecciones de mitad de mandato a finales de este año, según Alberto Ramos, economista jefe para América Latina de Goldman Sachs.

"El presidente Lula está muy preocupado por el crecimiento y por su popularidad". dijo Ramos. Esperamos que "engrase las ruedas del crecimiento hacia adelante", dijo.

PUBLICIDAD

Votantes pellizcados

El año pasado, Lula logró una saludable expansión económica sin desbordamientos presupuestarios gracias en gran parte a lo que se ha dado en llamar la "supercosecha". Cosechas récord como las de soja y maíz ayudaron a la nación rica en recursos a superar las previsiones más pesimistas de los analistas a principios de 2023.

La agricultura ganó un 11,3% en el primer trimestre de 2024, muy por debajo de los máximos del año pasado. La industria bajó un 0,1%, una tendencia que los analistas esperan que continúe, ya que los elevados costes de los préstamos perjudican a la fabricación.

Los votantes también se sienten pellizcados. Las últimas encuestas muestran que el índice de aprobación de Lula ha caído hasta cerca del 50%, el más bajo de su mandato, ya que los brasileños expresan su preocupación por la delincuencia y el encarecimiento de los alimentos.

Al mismo tiempo, ha sufrido una serie de derrotas en el Congreso sobre sus iniciativas legislativas.

PUBLICIDAD
dfd

Aunque la inflación general se enfrió durante el periodo, no se espera que la estricta política monetaria alivie mucho más el crecimiento de los precios. Mientras tanto, los daños causados por las inundaciones en el estado de Rio Grande do Sul, una potencia agrícola que representa alrededor del 7% de la economía brasileña, todavía se están contabilizando a medida que las aguas se retiran gradualmente.

La situación ha hecho temer a los inversores que el gobierno se aleje aún más de las promesas del ministro de Hacienda, Fernando Haddad, de apuntalar las cuentas públicas.

PUBLICIDAD

"El riesgo es real", afirmó Thiago de Aragao, jefe de estrategia de la consultora Arko Advice. "La única forma de que recupere popularidad, de que recupere poder en el Congreso, de que se convierta en un presidente más influyente es a través del gasto".

--Con la colaboración de Giovanna Serafim, Robert Jameson y Bruna Lessa.

Lea más en Bloomberg.com