JPMorgan y Citi se aferran a las apuestas de recorte de tasas de la Fed en julio

Los operadores prácticamente descartaron un recorte en julio ya en abril, y ahora esperan tasas estables hasta noviembre

Los argumentos a favor de un recorte más temprano de los tasas se han fortalecido en los últimos días, contribuyendo a impulsar la racha más larga de subidas de los bonos mundiales desde diciembre.
Por Liz Capo McCormick
06 de junio, 2024 | 09:16 PM
Últimas cotizaciones

Bloomberg — Los últimos defensores de Wall Street de un recorte de las tasas de interés estadounidenses en julio se preparan para recibir la señal más clara hasta la fecha sobre si ellos -o los operadores del mercado- están en lo cierto sobre la probable trayectoria de la política monetaria de la Reserva Federal.

Lea también: Las altas tasas de interés están funcionando, según Williams de la Fed

JPMorgan Chase & Co. (JPM) y Citigroup Inc. (C) se encuentran entre los pocos bancos que siguen pronosticando que la Fed flexibilizará el próximo mes. Los operadores prácticamente descartaron un recorte en julio ya en abril, y ahora esperan tasas estables hasta noviembre, según indican los tipos swap. Sin embargo, los argumentos a favor de un recorte más temprano de los tasas se han fortalecido en los últimos días, contribuyendo a impulsar la racha más larga de subidas de los bonos mundiales desde diciembre.

Los datos mensuales de empleo que se publicarán el viernes -el último dato importante antes de que la Fed se reúna la semana que viene para fijar nuevas previsiones de tipos para el resto del año- podrían establecer si los operadores de swaps o los holdouts están más cerca de la realidad.

PUBLICIDAD

"Lo único que hace que la gente vuelva a inclinarse por un recorte en julio son unas noticias sobre el mercado laboral sustancialmente más débiles", dijo Greg Wilensky, responsable de renta fija estadounidense de Janus Henderson Investors. "Si obtenemos cifras según el consenso, creo que verán a la gente que pide recortes en julio dar marcha atrás".

Le recomendamos: La Fed debe “matar al dragón de la inflación”: Waldron, de Goldman Sachs

A principios de año, las previsiones de al menos seis recortes de tasas de la Fed de un cuarto de punto eran habituales, y los contratos de derivados cotizaban en consecuencia. Pero el avance hacia una menor inflación se estancó y las condiciones del mercado laboral se mantuvieron sólidas, eliminando la justificación de los recortes de tipos.

PUBLICIDAD

La mayoría de los demás bancos abandonaron las previsiones de recortes de tipos de la Fed antes de septiembre hace semanas, si no meses. Sin embargo, durante la semana pasada, la debilidad de los datos sobre las ofertas de empleo y la creación de puestos de trabajo en el sector privado volvieron a inclinar las probabilidades implícitas en el mercado a favor de recortes de los tipos de la Fed a partir de antes de diciembre, y ya en septiembre.

Para el informe de empleo de mayo, los economistas encuestados por Bloomberg tienen una previsión mediana de 185.000 nuevos empleos no agrícolas, un ligero aumento respecto a los 175.000 de abril, pero entre las más bajas del año pasado.

La previsión de Citigroup de un recorte de tipos en julio -el primero de los cuatro de este año- "depende de que los datos del mercado laboral sean más suaves, incluido el viernes", dijo el miércoles Andrew Hollenhorst, economista jefe para EE.UU. del banco. Su equipo espera un aumento de las nóminas no agrícolas de 140.000 y una tasa de desempleo del 4%, frente al 3,9%.

La Fed anuncia tres recortes en marzo, los operadores ven menos.dfd

El comité de fijación de tasas de la Fed se reúne la próxima semana por última vez antes de julio, e independientemente de lo que ocurra con los datos de empleo de mayo es poco probable que señale una intención para julio, dijo Hollenhorst.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, "mantendrá explícitamente todas las reuniones sobre la mesa para un posible recorte de tipos", dijo. "También podría hacer hincapié en que el comité está observando los datos y tomará decisiones reunión por reunión".

Sin embargo, existe la posibilidad de que los responsables políticos de la Fed revisen sus previsiones trimestrales para los tasas de interés. En marzo, la mediana de las previsiones era de tres recortes de tipos de un cuarto de punto para finales de año.

Le puede interesar: ¿Hasta qué punto pueden caer los precios en EE.UU.?, la clave en el debate de la Fed sobre la inflación

PUBLICIDAD

A finales de mayo, los economistas de Goldman Sachs Group Inc. (GS) y Nomura Securities trasladaron sus previsiones para el inicio de los recortes de tasas de la Fed de julio a septiembre, basándose en parte en los comentarios de los funcionarios de la Fed que sugieren que el umbral para la relajación se ha elevado. Por ejemplo, el gobernador de la Fed, Christopher Waller, dijo el 21 de mayo que se necesitaban “varios meses más” de buenos datos de inflación.

Los economistas de JPMorgan mantuvieron su previsión de recorte de tasas en julio basándose en las lecturas de inflación de abril que -aunque siguen siendo más altas de lo que la Fed favorece- al menos se movieron en la dirección correcta, dijeron Michael Feroli, economista jefe de EE.UU. de JPMorgan, y sus colegas en una nota del 15 de mayo.

"Pero probablemente necesitemos ver algo más de enfriamiento en la actividad del mercado laboral para que eso se produzca", dijeron. JPMorgan estima que las nóminas aumentaron en 150.000 en mayo.

Las expectativas sobre lo que hará la Fed son fundamentales para el comportamiento del mercado de bonos, donde los rendimientos del Tesoro alcanzaron máximos del año hasta la fecha a finales de abril al desplomarse las expectativas de recortes de tasas. Los rendimientos a dos años, más sensibles que los vencimientos más largos a los cambios en los tipos de la Fed, alcanzaron máximos por encima del 5% y han retrocedido hasta situarse en torno al 4,7%.

PUBLICIDAD

"Si estas firmas capitulan ante un recorte en julio, sólo significa que el número total de recortes que potencialmente tendremos en 2024 sigue reduciéndose", dijo James Athey, gestor de carteras de Marlborough Investment Management Ltd. Athey espera que las condiciones del mercado laboral se debiliten y que la inflación se ralentice aún más, lo que beneficiará a los bonos a medida que avance el año.

Hay un punto de inflexión en el que la creación de empleo no alcanza el crecimiento de la población activa, y "cuando eso ocurre, sabemos que esas dinámicas se retroalimentan", dijo.

PUBLICIDAD

--Con la colaboración de Elizabeth Stanton.

Lea más en Bloomberg.com