Los costosos aranceles del azúcar en EE.UU. llevan a los fabricantes de dulces a cruzar la frontera con Canadá

El volumen de azúcar contenido en los productos acabados que fluyeron de Canadá a EE.UU. en la última campaña de comercialización fue el más alto en casi dos décadas

Bloomberg Línea
Por Ilena Peng
09 de junio, 2024 | 01:00 AM

Bloomberg — El pasado otoño, Hershey Co. recompró una fábrica a las afueras de Ottawa que había cerrado más de una década antes. Blommer Chocolate Co., un rival estadounidense, se está expandiendo en Ontario mientras cierra una planta de Chicago de 85 años de antigüedad. Mondelez International Inc., fabricante de Oreo, afirma haber invertido US$250 millones en instalaciones de fabricación en Ontario sólo en los últimos años.

Aunque Canadá es demasiado fría para cultivar suficiente azúcar para su industria del dulce, ha conseguido atraer cientos de millones de dólares de inversión en los últimos años para ampliar su capacidad. Parte de ello puede atribuirse al aumento de la población, pero muchos en la industria afirman que son las antiguas medidas proteccionistas vigentes al sur de la frontera las que están endulzando el atractivo de Canadá.

“Los altos precios del azúcar estadounidense a largo plazo son el motor de la producción de chocolate y dulces en Canadá”, afirma Sébastien Pouliot, economista agrícola y consultor afincado en Quebec.

La industria azucarera estadounidense está fuertemente protegida, y compradores como los confiteros y los fabricantes de alimentos procesados sólo pueden importar ciertas cantidades de azúcar en bruto y refinado antes de incurrir en fuertes aranceles. Esta normativa, que data de hace décadas, pretende proteger los beneficios de los agricultores estadounidenses y evitar que otros países inunden el país de azúcar. Pero los críticos afirman que también mantiene artificialmente altos los precios del azúcar estadounidense, lo que supone una carga para las empresas de dulces y refinerías estadounidenses que intentan operar en casa.

PUBLICIDAD
dfd

En 2013, la diferencia entre los precios estadounidenses y mundiales del azúcar fue de sólo un par de peniques por libra. Pero los retos de producción en casa y en el vecino México han llevado los futuros del azúcar estadounidense a casi el doble del precio de referencia mundial. Eso hace que sea cada vez más atractivo para las empresas fabricar dulces y galletas en Canadá en su lugar, y luego enviar parte de su producción a los consumidores estadounidenses. Muchos de esos productos acabados pueden entrar en EE.UU. y evitar las cuotas que dictan el comercio más “estrechamente gestionado” del azúcar refinado y sin refinar, según Alex Smith, jefe de proyecto de la consultora Agralytica.

El crecimiento de la industria canadiense “es un resultado directo del precio que está muy por encima de cualquier precio razonable en EE UU”, dijo Rick Pasco, presidente de la Asociación de Usuarios de Edulcorantes, que ha presionado para que se reforme el programa azucarero estadounidense. “Estamos pagando el doble por el azúcar. Eso es un gran estímulo para las operaciones en el extranjero - Canadá es el más cercano”.

El volumen de azúcar contenido en los productos acabados que fluyeron de Canadá a EE.UU. en la última campaña de comercialización fue el más alto en casi dos décadas, según muestran los datos de Agralytica. El año pasado, se enviaron de Canadá a EE.UU. para su consumo 1.980 millones de dólares en chocolate y 615 millones de dólares en otros productos de confitería azucarada, ambos máximos históricos.

PUBLICIDAD
dfd

Cada vez que la Ley Agrícola estadounidense se somete a reautorización (está previsto que ocurra este año), los críticos de las políticas azucareras del país presionan para que se modifiquen las cuotas de importación. Obtuvieron nueva munición en octubre, cuando la revisión del programa realizada por la Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno estadounidense concluyó que cuesta más a los consumidores estadounidenses de lo que beneficia a los productores, lo que se traduce en una pérdida económica neta estimada de hasta US$1.600 millones al año. La agencia también señaló en su informe que las políticas pueden incentivar a las empresas a trasladarse al extranjero, incluso a Canadá.

Un precio del azúcar más barato es “la principal diferencia” entre tener operaciones en Canadá o en EE.UU., dijo Gary Hufbauer, investigador principal del Instituto Peterson de Economía Internacional. “No creo que haya ninguna salsa secreta ahí”.

Sin duda, el azúcar no es el único coste de los insumos para la fabricación. John Boyd, fundador de una consultoría que ayuda a las empresas a seleccionar emplazamientos, también señala la mano de obra, los costes energéticos y el tipo de cambio de Canadá como factores a tener en cuenta. Y no todo el azúcar y los dulces que se producen en Canadá van a parar a Estados Unidos. La población de Canadá no ha dejado de crecer, y el país va camino de consumir en la campaña 2024-2025 la mayor cantidad de azúcar de la que se tiene constancia desde 1960. Aún así, su consumo de azúcar es inferior al 14% de lo que consume su vecino del sur, más grande, según muestran los datos del Departamento de Agricultura estadounidense.

dfd

La afluencia de gasto en el sector confitero canadiense no significa que los proveedores vayan a tirar la toalla en EE.UU. todavía. Además de su expansión canadiense de 60 millones de dólares, Blommer también gastará un total de 40 millones de dólares en mejorar sus instalaciones de fabricación en Pensilvania y California, mientras que Hershey ha estado construyendo su primera nueva planta de fabricación de chocolate en EE.UU. en más de 30 años. Mondelez inauguró el pasado mes de mayo un centro de investigación y desarrollo en Nueva Jersey que costó casi 50 millones de dólares. Los portavoces de Blommer, Mondelez y Hershey no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Pero para los usuarios de azúcar con instalaciones de fabricación más antiguas que requieren grandes inversiones, tiene sentido trasladarse al norte de la frontera e instalar nueva capacidad, dijo Pouliot, el consultor de Québec. Y como Canadá produce más dulces, las refinerías de azúcar de ese país también están aumentando su capacidad. Redpath Sugar, parte de ASR Group, acaba de aumentar la producción anual de su refinería de Toronto en 65.000 toneladas, mientras que la filial Lantic de Rogers Sugar Inc. está gastando 140 millones de dólares canadienses para aumentar la capacidad de su planta de Montreal en 100.000 toneladas. Sucro Can Sourcing LLC, con sede en Florida, está gastando US$135 millones canadienses en la construcción de la mayor refinería de azúcar de Canadá, con capacidad para procesar hasta 1 millón de toneladas métricas al año.

"No quiero criticar la iliquidez del mercado nacional estadounidense, pero diría que es un entorno mucho más acogedor para abastecerse de azúcar en el mercado mundial", afirmó Oliver Hire, vicepresidente y responsable de comercio de Sucro. Canadá es "un hogar bastante amistoso para el traslado de esas instalaciones de producción".

Lea más en Bloomberg.com