La mayoría de los migrantes probablemente no diría que huye del cambio climático sino escapando la guerra, inestabilidad social o económica, sin embargo el calentamiento multiplica todos esos peligros.
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Gardi Sugdub es una pequeñísima isla frente a la costa del Caribe panameño, abarrotada de extremo a extremo de casas para unos 1.300 miembros del pueblo originario Guna. A medida que el planeta se calienta y las aguas se elevan, esta islita se hunde.

Por eso Panamá ha construido una urbanización tierra adentro para la totalidad de la población. Se mudarán a sus nuevas y prístinas viviendas este mes.

Ojalá todas las migraciones climáticas fueran tan sencillas.

La semana pasada, el presidente Joe Biden firmó una orden ejecutiva que hace más difícil solicitar asilo en la frontera entre EE.UU. y México, lo que constituye la última táctica en una guerra política sobre la inmigración que ha polarizado al país durante decenios.

PUBLICIDAD

Pero como sucede con numerosos efectos de un clima en constante cambio, puede que algún día consideremos la era que nos dio el pánico habitual de las caravanas de migrantes en los años de elecciones y el gran y hermoso muro de Donald Trump como “los buenos viejos tiempos”.

A medida que aumentan las temperaturas en todo el mundo, también aumentarán las olas de calor, las sequías, las inundaciones, las pandemias y otros desastres naturales, junto con la escasez de alimentos y agua y los conflictos por los recursos.

Según la lógica de pesadilla del cambio climático, los países menos responsables de bombear gases de efecto invernadero a la atmósfera y calentar el planeta serán los más afectados por estos impactos. Y esos países también tienden a tener menos riqueza, infraestructura y tejido social para proteger a su gente.

PUBLICIDAD

De hecho, después de sólo 1,3°Celsius de calentamiento global por encima de los promedios preindustriales, los países con más refugiados, solicitantes de asilo y otras personas desarraigadas ya tienden a estar entre los más afectados por el cambio climático.

Mapa de puntos caliente climáticos que ya tiene refugiadosdfd

Estos se encuentran principalmente agrupados en el África subsahariana, el sur de Asia y América del Sur a lo largo de un cinturón ecuatorial que ha experimentado más calor extremo inducido por el cambio climático que el resto del planeta en las últimas décadas.

Mapa de temperaturas elevadas.dfd

La mayoría de los migrantes probablemente no dirían que están huyendo del cambio climático.

Están escapando de la guerra, la incertidumbre económica, la inestabilidad social y cosas por el estilo. Pero el cambio climático multiplica esas amenazas. Probablemente no sea una coincidencia que el 95% de los refugiados de conflictos en 2020 procedieran de zonas críticas por el calentamiento global, según el alto comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

PUBLICIDAD

Con tantos factores diferentes que influyen en el motivo por el que las personas se mudan, puede resultar difícil distinguir el clima. Sin embargo, hay algunas pistas.

Una revisión reciente de la literatura científica realizada por investigadores de la Universidad de Vermont y la Universidad de Otago en Nueva Zelanda encontró que las altas temperaturas y los desastres relacionados con el clima desencadenan constantemente la migración en todo el mundo.

Un estudio de 2021 realizado por investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México encontró que el movimiento de agricultores de bajos ingresos de México a Estados Unidos no solo se triplicó durante épocas de sequía, sino que representó posiblemente un tercio de toda la migración transfronteriza.

PUBLICIDAD

Dadas todas las complejidades y la falta de datos, es aún más difícil modelar una posible migración climática futura. Varios algoritmos han generado cifras globales que oscilan entre 50 millones y 1.200 millones. Según estimaciones del Banco Mundial, podría haber 216 millones de personas desplazadas dentro de las fronteras nacionales para 2050.

Y la migración interna (digamos del campo a la ciudad) suele ser el primer paso en la migración transfronteriza. Según un estudio de Princeton de 2010, hasta 6,7 millones de personas podrían huir de América Latina hacia Estados Unidos solo debido al cambio climático para 2080.

Pero no sirve de mucho intentar medir con precisión cifras tan distantes. Es más que suficiente saber que probablemente serán muy altos, especialmente considerando la reacción extrema que ya ha causado incluso la cantidad relativamente pequeña de migración transfronteriza en las últimas décadas.

En Estados Unidos hablamos constantemente de la “crisis en la frontera”, pero como ha señalado mi colega de Bloomberg Opinion, Justin Fox, es casi seguro que los cruces ilegales por la frontera sur no son peores ahora que, digamos, en los años 1980 y 1990.

PUBLICIDAD

Los encuentros entre migrantes y funcionarios fronterizos están en su punto más alto, pero esos funcionarios se han vuelto mucho, mucho mejores en la captura de inmigrantes ilegales en los últimos años. El resultado es un problema real, pero no necesariamente generacional... todavía.

Gráfico de la migración ilegal de los año 60 a la fechadfd

Es fácil imaginar la respuesta política en este país cuando el número de encuentros se duplique o triplique. Pero simplemente agregar muros más altos y más alambre de púas no puede ser la única respuesta.

Por un lado, es inmoral. Estados Unidos y otros países desarrollados son responsables de la gran mayoría de los gases de efecto invernadero que han calentado la atmósfera y empobrecido a millones. Tienen una gran responsabilidad en la limpieza del desastre que han provocado.

PUBLICIDAD

Esperar para combatir el problema migratorio hasta que aparezca en la frontera también es peligrosamente impracticable. Atrapar a cientos de millones de personas en condiciones inhabitables sólo generará presiones imposibles que resultarán en aún más caos y conflicto.

Será mucho más barato en dólares y en vidas apoyar a estas personas antes de que abandonen sus hogares, especialmente ayudando a sus países a mitigar y adaptarse al cambio climático. La política para lograr esto es difícil ahora, pero no será más fácil en el futuro.

Por supuesto, aquí hay unos US$70.000 millones anuales al alcance de la mano: ese es el costo anual del servicio de la deuda de las naciones en desarrollo, que puede cancelarse o resolverse mediante canjes de deuda por naturaleza para aliviar la carga de los países vulnerables.

PUBLICIDAD

Las naciones desarrolladas también deberían seguir cumpliendo su promesa largamente postergada de gastar US$100.000 millones al año en ayuda climática, sin recurrir a trucos como proporcionar la mayor parte de la “ayuda” en forma de más deuda o exigir que los ingresos se canalicen de regreso a los donantes. países.

Los migrantes climáticos también merecen protección total bajo el derecho internacional, junto con el reconocimiento de que detenerse y partir en busca de pastos más verdes no es un delito sino una herramienta de supervivencia y adaptación que los humanos han utilizado desde que existen.

A medida que disminuye el número de refugios climáticos seguros, es útil recordar que eventualmente los migrantes climáticos podríamos ser nosotros.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com