Banco internacional anticipa “una nueva etapa” del plan Milei

Analistas del HSBC señalaron que se viene una “corrección del rumbo y estabilización” para el país. Además, proyectaron inflación del 210% y dólar a AR$1.600 a fin de año

El presidente Javier Milei en el Foro Económico Mundial de Davos el 17 de enero.Fotógrafo: Hollie Adams/Bloomberg
20 de febrero, 2024 | 05:00 AM

Buenos Aires — Uno de los bancos internacionales de mayor renombre a nivel mundial anticipó que “se acerca una nueva etapa” para la Argentina. Analistas del HSBC destacaron que el Gobierno de Javier Milei actuó con rapidez en materia monetaria y cambiaria, pero consideraron que “su impulso reformista se atascó en el Congreso y el Poder Judicial”. Pese a ello, pronosticaron que se acerca una nueva fase en la que podría verse una “corrección del rumbo y estabilización”.

Un informe elaborado por el área de global research del banco señaló que tras una primera etapa de reformas, cuyo éxito fue desigual, “el principal reto para el Gobierno sigue siendo cómo mantener el apoyo social y político a un plan de estabilización que depende de un ajuste fiscal significativo e implica una recesión importante”. En esa línea, proyectaron que la inflación de 2024 alcanzará el 210% mientras que el tipo de cambio cerrará el año en AR$1.600.

Primera etapa “con éxito desigual”

De acuerdo a los analistas del HSBC, finaliza una primera etapa del Gobierno de Milei caracterizada por numerosos intentos de reforma que tuvieron “éxito desigual”.

Al respecto, el informe recordó en primer término la “importante derrota” que sufrió el oficialismo en el Congreso a principios de febrero, que motivó que el Gobierno decidiera devolver el proyecto de ley ómnibus a comisión “incluso después de despojarlo de gran parte de su contenido”. En esa línea, el trabajo también rememoró que el Gobierno aplicó algunas reformas mediante decretos de necesidad y urgencia, “pero algunas de ellas han sido suspendidas o revocadas por el Poder Judicial”.

Se agrieta el bloque oficial en Diputados en la previa del tratamiento de la ley Bases
Javier Milei busca otra oportunidad en el Congreso con reforma reducida

Más allá de esos traspiés, desde el banco destacaron que hubo avances en algunos frentes. Entre ellos, los ajustes de precios relativos están en curso, las autoridades están reduciendo el exceso monetario y la política fiscal se ha endurecido.

Nueva etapa: corrección del rumbo y marco para la estabilización

Pero ahora, desde HSBC anticiparon que “se acerca una nueva etapa” y que en las próximas semanas, esperan más detalles sobre el marco de la política monetaria y cambiaria.

Al respecto, indicaron que suponen una convergencia hacia un mercado de divisas unificado en 2024 y que la séptima revisión del programa del FMI mostró el compromiso del Gobierno de mantener el ritmo de devaluación mensual del 2% hasta el segundo trimestre, pero también de seguir acumulando reservas al tiempo que se normalizan los pagos de importaciones.

PUBLICIDAD

En el plano macroeconómico, consideraron que la principal incertidumbre se refiere al frente fiscal. En esa línea, señalaron que las medidas para aumentar los ingresos se eliminaron del proyecto de ley incluso antes de que se sometiera a votación. Por eso, anticiparon: “Esperamos que, en algún momento, el Gobierno nacional se reúna con los gobernadores provinciales para acordar cambios fiscales que puedan aumentar los ingresos que la administración nacional distribuye parcialmente a las provincias”.

En el plano monetario y cambiario, en tanto, expresaron que “las autoridades tendrán que encontrar un equilibrio entre el uso de la moneda como ancla de la inflación y la necesidad de acumular reservas de divisas”.

Ocurre que el fortalecimiento excesivo del tipo de cambio real con la actual paridad móvil del 2% mensual crearía expectativas de devaluación y retrasaría las entradas de divisas. No obstante, reconocieron que la supresión del ancla cambiaria sin una estrategia clara de política monetaria y fiscal podría desanclar las expectativas y poner en peligro el esfuerzo de estabilización.

Respecto del ancla monetaria, desde HSBC recordaron que el Gobierno acordó con el FMI una transición hacia un nuevo marco de política monetaria para finales de abril. Para entonces, añadieron, también espera poner fin al plan por el que los exportadores venden una parte de sus ingresos al tipo oficial y otra parte al tipo implícito del CCL.

PUBLICIDAD

Para finales de junio, en tanto, recordaron que las autoridades esperan establecer una hoja de ruta sobre el desmantelamiento del cepo cambiario.

“El ritmo de la desinflación será clave para programar los cambios de la política cambiaria”, consideraron al respecto.

Santiago Bausili, presidente del Banco Central, y Luis Caputo, ministro de Economíadfd

Dólar, inflación y contracción económica

El informe elaborado por los analistas de research global de HSBC refleja que desde la entidad prevén una inflación del 210% para 2024, proyección que “es pesimista en comparación con la previsión del 150% del FMI”, e implica un tipo de cambio más alto a finales de año.

En ese sentido, estimaron que el programa del FMI lleva implícito un tipo AR$1.400 para 2024, pero en HSBC proyectan un dólar oficial más alto pese a que los analistas de la entidad redujeron sus previsiones para el primer trimestre del tipo de cambio a AR$860 (desde AR$1.200) y para 2024 a AR$1.600 (desde AR$2.000).

Por último, el trabajo refleja que en la entidad siguen previendo una contracción del PIB del 2% en 2024, concentrada especialmente en el primer semestre.

Otro banco internacional puso la lupa en el ritmo de devaluación

Otra reconocida entidad que puso la lupa sobre el ritmo de crawling peg del 2% mensual fue Morgan Stanley. En su último informe semanal dedicado a la región, el banco de Wall Street anticipó que “probablemente la inflación de febrero y marzo se mantendrá en niveles elevados, lo que sugiere una mayor apreciación del tipo de cambio real”.

“En nuestra opinión, algo tendrá que ceder”, escribieron.

PUBLICIDAD

Por otra parte, añadieron que “la actividad del Congreso se estancó” después de que el proyecto de ley Omnibus fuera retirado. “El camino a seguir en las reformas del lado de la oferta no está claro; hasta ahora el Ejecutivo sigue insinuando que no habrá más negociaciones con los gobernadores provinciales o los legisladores sobre el tema”, expresaron.

Y al respecto, marcaron que siguen pensando que “las reformas del lado de la oferta son importantes para desencadenar un crecimiento sostenido en el país y hacer sostenible cualquier ajuste macroeconómico”.