El Gobierno desarma ‘la bola de Leliq y pases’, empuja pesos al Tesoro y busca credibilidad

En la última licitación de Leliq, las autoridades rechazaron dinero y buscan financiamiento para el Gobierno. Economistas advierten que es indispensable la consolidación fiscal para no expandir

Luis Caputo, ministro de Economía, y Santiago Bausili, presidente del Banco Central
18 de diciembre, 2023 | 04:40 AM

Buenos Aires — Javier Milei y el flamante equipo económico del Gobierno vienen dejando indicios respecto de sus planes para desarmar al que han catalogado como “el problema de las Leliq. El propio presidente argentino, de hecho, envió un claro guiño en las últimas horas respecto de esta dinámica. Respondió de manera afirmativa a una hipótesis del economista Iván Carrino en redes sociales, que se preguntaba si el plan para los pasivos remunerados del Banco Central no sería que migren hacia bonos de Tesoro y que con esos pesos, se cancelen Adelantos Transitorios.

Distintos analistas de mercado ya venían anticipando que las autoridades económicas argentinas preparaban el terreno para que los bancos roten su portafolio desde pasivos remunerados del BCRA hacia deuda del Tesoro. Los propios bancos pudieron confirmar esta hipótesis el jueves 14, cuando la autoridad monetaria prorrateó un 18% de las ofertas de licitación de Letras de Liquidez (Leliq) y horas más tarde el Ministerio de Economía anunció una subasta de instrumentos para el miércoles 20.

El mensaje en redes sociales de Milei terminó de confirmar esa suposición. Incluso, añadió que el destino final de esos pesos será cancelar deuda que el Tesoro acumula con la autoridad monetaria, de modo que no regresarán “a la calle”.

No obstante, Gabriel Caamaño Gómez, director de la consultora Ledesma y titular de Outlier destacó en esa misma red social: “Hay $4 billones en Adelantos Transitorios y $21 billones en Leliq y pases. Me sobran $21 billones”.

PUBLICIDAD

Ahora bien, ¿qué riesgos conlleva la decisión de trasladar deuda del BCRA al Tesoro? Economistas consultados por Bloomberg Línea coincidieron en que es necesario avanzar en la consolidación fiscal para que salga bien, ya que de utilizar esos pesos para seguir financiando déficit el movimiento sería monetariamente expansivo.

La jugada del Gobierno

En la madrugada del miércoles 13, el BCRA informó que la tasa nominal anual de los pases pasivos a un día pasaba del 126% al 100%, devengando un tasa real fuertemente negativa. Esto llevó a que los bancos recuperen apetito por las Leliq a 28 días (hoy los pases representan el 87% de las tenencias en pasivos remunerados). Sin embargo, en la licitación de Leliq del jueves 14, el Central solo aceptó $1 billón, sobre $5,2 billones que ofertaron los bancos.

Esta decisión quedó fuertemente vinculada a lo que ocurrirá esta semana, cuando el Tesoro lleve a cabo su primera licitación desde el cambio de Gobierno. Será el miércoles 20 y allí el ministro de Economía, Luis Caputo, esperará ansioso esos pesos que dejaron los instrumentos del BCRA.

PUBLICIDAD
.dfd

“Esto es consecuente con la intención de la nueva gestión en volcar gran parte de los pasivos remunerados del BCRA al Tesoro, forzando una migración de esa parte de la liquidez bancaria colocada en el BCRA”, explica un informe de la consultora Outlier. “Al haber bajado la tasa de pases, mientras mantuvo la de Leliq esta semana, el objetivo buscado no era principalmente el de un alargamiento de plazos sino favorecer la construcción de una curva pesos fija más completa con las futuras Ledes del Tesoro”.

¿Puede ser monetariamente expansivo?

El informe de Outlier advierte que, adicionalmente, dependiendo del destino que se le dé a la liquidez que migre, el efecto podría ser expansivo. Es decir, sería expansivo si parte de dicha liquidez se aplica al cierre del programa financiero 2023 y no se usa para cancelar pasivos del Tesoro con el BCRA.

“Riesgos de expansión monetaria por necesidades de caja del Tesoro puede haber algo en estas semanas, pero desde enero ya no lo veo”, indicó Fernando Baer, economista asociado en Quantum Finanzas.

Por su parte, Adrián Yarde Buller, economista jefe y estratega en Facimex Valores, sostuvo que todo dependerá de las señales que brinde el Tesoro respecto de lo que planea hacer con esa liquidez. “Lo más prudente sería que los fondos obtenidos se usen para cancelar Adelantos Transitorios, para dar la señal de que lo que se busca es eliminar el déficit cuasifiscal y esto permita que el mercado descuente que el desarme de pasivos remunerados no terminará derivando en un aumento de la liquidez”, indicó.

“Al final del día, todo dependerá mucho del avance de la consolidación fiscal para que el Gobierno logre generar credibilidad respecto de que no necesitará más financiamiento monetario”, añadió el ejecutivo de Facimex Valores.

.dfd

Asimismo, Matías De Luca, economista de la consultora Empiria, consignó que no ve un riesgo per se de la expansión que se pueda dar. “Con esta inflación, si querés mantener el circulante en términos reales, algo nominalmente de dinero se debería liberar”.

Además, De Luca consideró que el bono a importadores absorbería una buena cuota de pesos, por lo que se esterilizarían muchos de ellos.

PUBLICIDAD

Buscando credibilidad

En términos monetarios, el efecto de un direccionamiento del exceso de liquidez en bancos hacia Leliq o títulos del Tesoro es el mismo”, sostuvo Santiago Manoukian, jefe de research de Ecolatina.

A partir de ello, Manoukian consideró que en ambos casos, tanto el BCRA como el Tesoro podrían colocar deuda para cubrir dichos intereses (rollover del 100%), generando así un saldo neto (o incluso contractivo si el rollover supera el 100%) en términos monetarios. “El riesgo de emisión asociado a los instrumentos de corto plazo en pesos depende de la renovación o no de los acreedores al momento de su vencimiento”, mencionó.

Además, el ejecutivo explicó que, para el caso de los bancos, dicho renovación se encuentra asociada a los depósitos en pesos que respaldan. Por ende, el riesgo de emisión asociado a las Leliq y pases que posean los bancos en sus balances dependerá de la postura de sus depositantes o suscriptores.

Por último, Manoukian resaltó que las autoridades buscan principalmente limpiar el balance del BCRA para recuperar la credibilidad de la autoridad monetaria. En consecuencia, parte de la deuda del BCRA se transformaría paulatinamente en deuda del Tesoro, lo cual le permitiría al fisco incrementar las fuentes de financiamiento en un contexto volátil.

PUBLICIDAD

Los plazos fijos

Según la mirada de Portfolio Personal Inversiones (PPI), la autoridad monetaria busca que los bancos vuelvan a captar pesos de cuentas remuneradas y plazos fijos de personas jurídicas. En definitiva, que no achiquen balance como venían haciéndolo desde el balotaje.

Con respecto a este punto, los primeros datos monetarios tras los anuncios de Caputo y el BCRA sugieren que los bancos habrían vuelto a tomar pesos de FCI para colocarlos en cuentas remuneradas y plazo fijo.

¿Cuántos pesos hay hoy en pases y Leliq?

Con datos disponibles al 14 de diciembre, el stock de pases era de $21,7 billones y el de Leliq de $2,6 billones.