La herencia que recibe Milei combina atraso cambiario, déficit y reservas negativas

El nuevo Presidente hereda una situación macroeconómica y financiera compleja, que incluye falta de acceso al crédito, demanda reprimida de dólares e inflación bajo la alfombra

Javier Milei y Alberto Fernández
10 de diciembre, 2023 | 05:00 AM

Buenos Aires — El incremento de un 30% en el precio de los combustibles que decidió YPF el 8 de diciembre, dos días antes del cambio de mando presidencial, es apenas el síntoma de uno de los problemas que heredará Javier Milei: la distorsión de precios relativos.

A la inflación reprimida se le suman otros escollos que deberá sortear el nuevo presidente. Entre ellos, la falta de acceso al mercado de crédito, la deuda con importadores, el déficit fiscal, las reservas negativas, una pobreza infantil que roza el 60% y varios etcéteras más.

Bloomberg Línea recopiló algunos de los aspectos que los economistas vienen remarcando como los aspectos más álgidos de la llamada “herencia” presidencial.

El déficit fiscal

Para muchos economistas, el déficit primario es, quizás, la madre de todos los problemas. De hecho, los tres candidatos con mayores chances de ganar la Presidencia prometían terminar con el rojo fiscal a partir de 2024. Dicho agujero suele venía siendo cubierto con emisión monetaria, lo que agrega nafta a la inflación.

Los países más caros de Latinoamérica y el Caribe: ¿qué los hace tan costosos?
Acciones y bonos de Argentina con Milei: ¿Qué pasará tras el anuncio del Pacto de Mayo?

El Gobierno de Alberto Fernández dejará, según las previsiones, un rojo primario de 3 puntos, que se extendería hasta 5% del Producto Bruto Interno (PBI) si tienen en cuenta también los intereses (es decir, el déficit fiscal total).

.dfd

De hecho, la consultora Invecq sostiene que Milei heredará un déficit fiscal inercial de 6 puntos del PBI y recuerda que Alberto Fernández había recibido un 0,4% del PBI de déficit primario (el más bajo desde 2010).

Si bien los subsidios aparecen como la principal fuente de erogaciones a recortar, eso solo no sería suficiente para alcanzar el equilibrio en las cuentas públicas”, advierte un informe de GMA Capital, que añade: “La mira está puesta además en otras partidas como transferencias discrecionales a provincias, obra pública y déficit de empresas públicas que totalizan otros 3,1% del PBI”.

PUBLICIDAD

Por su parte, Juan Battaglia, economista jefe de Cucchiara, aseguró en redes sociales que bajar tres puntos el déficit implica bajar el gasto corriente en 15%.

.dfd

Atraso cambiario y brecha

Entre los precios relativos que requieren un ajuste está el del precio del dólar oficial mayorista que, con polémica, cerró el jueves en $364,41. El Índice de Tipo de Cambio Real Multilateral, que compara al peso con otras monedas con las que comercia Argentina, cerró la gestión de Sergio Massa en 87,26, lo que implica una apreciación de casi el 30% respecto del valor que recibió Alberto Fernández en 2019. En términos reales, es el tipo de cambio más bajo de los últimos ocho años, señala Invecq.

.dfd

“El gobierno saliente deja el tipo de cambio real muy cerca del nivel que Cristina Fernández de Kirchner dejó en 2015″, convalidó Battaglia.

La diferencia entre el dólar oficial y el dólar contado con liquidación es de 172%, lo que significa que la brecha cambiaria se sostiene en los niveles más elevados de los últimos 40 años.

PUBLICIDAD

Reservas negativas

Las estimaciones respecto del nivel de reservas netas que tiene el Banco Central oscilan en un valor negativo en torno a los US$11.000 millones. Según estimaciones de Outlier, entre el 31 de diciembre del 2019 y el 30 de noviembre de 2023, las reservas netas cayeron en casi US$23.400 millones (Miguel Pesce recibió las arcas del Banco Central con reservas, de acuerdo a Guido Sandleris, su antecesor en el cargo, eran positivas en unos US$13.000 millones).

,dfd

El nivel actual de reservas netas es el más negativo del que se tengan registros. Según destacó Battaglia, este nivel de reservas acerca al país a una “hiperinflación” y obliga al Banco Central a tener un tipo de cambio real alto para recomponer sus tenencias.

.dfd

Distorsión de precios relativos

Otro factor preocupante es la distorsión de precios relativos, que posiblemente obligue al Gobierno a convalidar ajustes que pueden ser dolorosos.

Según detalla Invecq, la inflación desde el inicio del Gobierno de Alberto Fernández fue del 814%, pero con una fuerte heterogeneidad. La inflación núcleo fue de 866%, mientras que los precios regulados subieron ´apenas´ 512%. Esto implicará, probablemente, la necesidad de ajustar tarifas domiciliarias y al transporte, así como también habilitar subas de prepagas y colegios privados.

.dfd

Por tomar dos ejemplos: el rubro Vivienda, Agua, Electricidad y Gas subió 468% en estos años; Comunicación, en tanto, trepó 478% (esto implica un atraso en tarifas de Internet y celulares).

Deuda soberana sin financiamiento

Los analistas de mercado suelen coincidir en que el principal problema de la deuda soberana no es tanto su monto en relación al PBI, sino las dificultades del país para financiarla: los estados no suelen pagar cash sus deudas, sino que suelen renovarlas (el llamado rollover).

Teniendo en cuenta esto último, Milei heredará un riesgo país de 1.923 puntos, lo que hace prácticamente imposible lograr un financiamiento de mercado a precios razonables.

PUBLICIDAD

Respecto de los vencimientos de mercado en dólares, Facimex Valores sostiene: “En 2024 son manejables. Ascienden a US$3.300 millones y el 9 de enero habrá que pagar US$1.600 millones, de los cuales US$1.100 millones corresponden a acreedores privados. Es probable que para 2025 ya sea necesario volver al mercado para refinanciar vencimientos, aunque el monto a pagar no es tan alto si se recuperan las reservas”.

.dfd

No obstante, la cuestión se pone más cuesta arriba al tener en cuenta que el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, según coinciden los analistas privados, está caído, dado que el país incumplió prácticamente todas las metas y habrá que volver a negociar.

PUBLICIDAD

Entre diciembre de 2023 y finales de 2024, el Fondo debería desembolsar US$6.500 millones, mientras que los pagos de Argentina ascienden a US$8.100 millones. Asimismo, los vencimientos en 2024 con el resto de los organismos internacionales ascienden a US$3.700 millones según los últimos datos oficiales.

Por otra parte, GMA Capital recuerda que uno de los grandes problemas en materia financiera es “la montaña de vencimientos en pesos”.

La gestión de Milei se enfrentará desde este mes hasta diciembre de 2024 vencimientos en pesos por $37,6 billones, equivalente a US$104.100 millones al tipo de cambio oficial. En cuanto composición, el 98% del perfil de vencimientos se encuentra indexado”, reseña GMA Capital.

PUBLICIDAD
.dfd

Deuda “oculta”

El otro gran problema es la “deuda oculta”, es decir, la demanda reprimida de dólares. La principal fuente es la deuda que se fue generando con los importadores. Según estimaciones de FMyA, la deuda con importadores es de US$22.000 millones, si toman en cuenta los valores por encima del financiamiento habitual de este tipo de operaciones.

También existe una deuda con empresas que necesitan remitir dividendos a sus casas matrices.

Pobreza

El factor social también impactará en el margen de maniobra del próximo Gobierno. Durante el primer semestre de 2023, la pobreza en Argentina, medida por el Indec, fue del 40,1%, mientras que la pobreza infantil (niños de 0 a 14 años) fue del 56,2%. Se espera que esta dinámica se haya acelerado en el segundo trimestre, producto del nuevo salto inflacionario.

.dfd

Las Leliq y los pases

Existe un gran debate entre economistas privados respecto de si el stock de Letras de Liquidez (Leliq) y pases pasivos del Banco Central (BCRA), es decir, los pasivos remunerados, requieren un trabajo específico para ser solucionados o si el tema se resuelve logrando equilibrio fiscal.

PUBLICIDAD

Actualmente, el stock de Leliq y pases se ubica en $22,8 billones, es decir, cerca del 10% del PIB.

“Hay quienes creen que al devengar una tasa anualizada de 254%, los intereses que estos pasivos generan producen una dinámica explosiva. No obstante, frente a la inflación esperada, dicha tasa seguiría siendo negativa en términos reales (una “constante” en la gestión actual)”, relativiza el informe de GMA Capital.

“Es decir, sin esterilizar emisión exógena, la bomba de pasivos remunerados debería licuarse en términos reales”, sostiene este documento.

PUBLICIDAD

En línea con esta mirada, la consultora LCG describió en un documento publicado esta semana: “No se requiere hacer nada respecto de las Leliq. En otras palabras, importa más lo que suceda del lado del pasivo de los bancos, no del lado del activo”.

Sin embargo, Milei tiene una postura muy distinta: considera el desarme de este stock una prioridad esencial.

En los últimos días la llamada bola de Leliq (instrumentos a 28 días) se convirtió en la bola de pases (a un día). Estos últimos representan ahora tres cuartas partes del stock. Los bancos buscaron acortar maturity para achicar riesgos.

La mirada del equipo de Massa y Alberto Fernández

El equipo de Sergio Massa presentó un informe del estado de situación financiera a diciembre, resaltando algunos puntos positivos, desde la mirada del Ministerio de Economía saliente. Algunos de los ítems mencionados son:

  • El Tesoro Nacional cuenta con los fondos necesarios para financiar el programa de pagos de diciembre, teniendo en consideración que el 80% del gasto total está representado por gastos prioritarios, como sueldos y salarios, pasividades, programas sociales y subsidios económicos”.
.dfd
  • “También se cuenta con los fondos suficientes para encarar la compra de divisas y atender las obligaciones por vencimientos del Estado argentino. Asimismo, la deuda flotante cumple con el monto establecido en el programa con el FMI, estando en línea con el promedio histórico”.
  • “Se constituyó una reserva para financiar los gastos de los primeros días del año 2024, para garantizar el normal funcionamiento de la Administración Pública Nacional”.

Por su parte, Alberto Fernández habló en cadena nacional el 8 de diciembre y enfatizó: “El empleo registrado comenzó un crecimiento que lleva 37 meses ininterrumpidos, el lapso más prolongado de creación de empleo observado en democracia. El empleo industrial es el más alto de los últimos seis años”.

Además. el presidente saliente enumeró las 4.000 obras públicas finalizadas y las 7.000 en ejecución, los 4.000 kilómetros de redes de AySA, entre otros factores.