Esto dijo Javier Milei en una de sus últimas entrevistas antes de las PASO 2023

En una entrevista realizada a 10 días de las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), el precandidato presidencial también se refirió a la posibilidad de una devaluación

Foto: Maria Amasanti/Bloomberg
07 de agosto, 2023 | 05:00 AM

Lea esta historia en

Inglés

Buenos Aires — El precandidato a presidente de la Argentina por La Libertad Avanza, Javier Milei, dijo a Bloomberg Línea que la utilización del swap de monedas con China para intervenir los dólares financieros durante las últimas semanas equivalió a haber estado “financiando la corrida con deuda”.

En una entrevista realizada a 10 días de las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), el postulante libertario también descartó cualquier voluntad por parte del ministro de Economía, Sergio Massa, de devaluar después de los comicios de este mes.

Va a intentar hacer todo lo que pueda para evitarlo. De eso va su carrera política, así que lo va a intentar”, argumentó.

El economista y actual diputado confía que dolarizar la economía argentina es “absolutamente factible”, aun partiendo de las condiciones macroeconómicas actuales, e insiste que no llevaría una postura dialoguista al Congreso, sino que buscaría gobernar a través de plebiscitos.

PUBLICIDAD
Javier Milei, candidato presidencial de Argentina.dfd

La siguiente conversación fue editada por motivos de extensión y claridad.

¿Cuánta relevancia le das a las encuestas, teniendo en cuenta que algunas te han dado 15 puntos y otras hasta 30?

La casta tiene varios componentes. Por un lado tiene a los políticos ladrones, a los empresarios prebendarios, a los sindicalistas que entregan a los trabajadores, a los periodistas ensobrados y también a un conjunto de profesionales que son parte del sistema. Así como hay economistas que, cual sicarios, ejecutan tareas en favor de políticos ladrones. Muchas encuestadoras hacen un trabajo sucio para tratar de ejercer influencia sobre la opinión política, y el caso argentino es escandaloso, así que a mí no me sorprende nada. Nosotros seguimos trabajando y el día 13 de agosto vamos a ver qué resultado ha dado todo este trabajo que estamos haciendo. De una manera además debe ser una de las campañas más austeras de la historia.

En las últimas semanas y meses hubo bastante ruido en torno justamente al financiamiento de tu campaña. ¿Cuál es tu principal fuente de financiamiento?

Así como se generó ruido, después para la casta política terminó siendo un boomerang, ¿no? Porque en el fondo los que no pueden explicar cómo financian sus campañas monstruosas son los políticos convencionales, que utilizan los recursos del Estado para financiar sus propias aventuras políticas. El financiamiento es lo que aportamos nosotros en términos de nuestros esfuerzos. El otro día yo fui al Unicenter a las seis de la tarde, y tardé dos horas para caminar 50 metros, en un contexto donde obviamente se me rodeó la gente y me pedía selfies. Bueno, ¿cuánto crees que gasté? Nuestra campaña funciona así, mirá lo que son las redes. Mientras que todos andan publicitando todo el tiempo, nosotros no publicitamos nada. Y aún bajo los ataques que reciben nuestras publicaciones. Por ejemplo, mientras presentamos nuestro programa de gobierno y estábamos en cerca de 15.000 personas en línea, recibimos el ataque del gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que tiene un conjunto de haters para frenar mis redes. Y aún así, ese discurso tiene más de un millón de reproducciones. Nosotros a los pagadores de impuestos no les costamos un solo peso, en cambio los otros no pueden justificar eso.

PUBLICIDAD

¿Y en cuanto a empresas que estén detrás de la campaña de ustedes?

Digo cuando venga toda la liquidación final las vas a encontrar. Es raro esto de los chorros persiguiendo a los policías. Alguien debería hacerse la pregunta: ¿por qué persiguen a los honestos que no usan dinero de los pagadores impuestos y por qué persiguen al que lo hace honestamente? De hecho te lo planteo a vos, porque es con la pregunta que arrancás.

En mi caso se la haría a todos, esa misma pregunta.

Bueno, espero escuchar que así sea. Para poner en el ojo de la tormenta a los honestos y no decir nada sobre los ladrones, me parece complicado, por decirlo de alguna manera.

¿Cuántos puntos crees vos que vas a sacar en las PASO?

Yo soy bilardista, me importan los resultados, no importa cuánto crea, vamos a ver cuánto sacamos. Estamos a pocos días ya.

¿Qué sería una buena elección en las primarias? ¿Cuántos puntos?

Veremos lo que pasa, ya hay un montón de factores que afectan a este resultado. Si va la gente a votar o no, el día, hay un montón de cuestiones. Por lo tanto, la ansiedad no es un problema para mí. No lo fue en la anterior elección y tampoco lo es en esta.

¿Qué características tendría que tener tu ministro de Economía si es que no me podés dar un nombre?

Mi ministro de Economía es hiper ortodoxo, es tan ortodoxo como yo.

¿Y me podés adelantar algún nombre?

No, no. El nombre del ministro de Economía lo voy a dar el día que tiene que asumir.

Supongamos un escenario en el que la Libertad de Avanza llega a 30 diputados. Ahí seguirían muy lejos todavía de pisar fuerte en el Congreso. ¿Por qué eso no representaría un desafío para la gobernabilidad de tu gobierno?

Vamos a presentar los proyectos y el resto de los legisladores va a tener que explicar por qué no quieren dejar pasar reformas que han sido avaladas por la gente y que están sustentadas en la teoría económica. Tendrán que explicar por qué quieren el mismo modelo que nos viene hundiendo hace 100 años. O sea, la pregunta es al revés.

PUBLICIDAD

En caso de que se frustren tus iniciativas, considerarías un enfoque más dialoguista para llegar a acuerdos?

No. Las reformas estructurales que no nos dejen pasar las que vamos a plebiscitar. Entonces, nosotros queremos hacer la reforma monetaria que a la postre termine con el Banco Central. Si los políticos no quieren ceder el robo que constituye el Banco Central, que de hecho en los últimos veinte años le robó a los argentinos US$280.000 millones de dólares, que conforme aumenta la inflación le va robando más, y de hecho este último gobierno estaría cerca de los US$90.000 millones en cuatro años, bueno entonces pondremos a decisión de la gente si quiere que los políticos les sigan robando o no US$25.000 millones por año. Y si la gente decidiera que no le molesta eso, bueno, como yo tengo un compromiso con bajar la inflación, voy a exacerbar el ajuste fiscal en profundidad y en velocidad.

¿Te imaginás un escenario de protestas masivas en las calles, en caso de avanzar con despidos masivos en el Estado y una reforma laboral?

¿Y cuándo yo hablé de despidos masivos en el Estado?

En tu plataforma de gobierno que presentaste antes de ayer.

No, nosotros dijimos que los empleados públicos de carrera no se tocan. Lo que se puede tocar solamente son aquellos que son ñoquis, aquellos que son funcionales a los políticos ladrones.

¿Y eso no sería un número masivo?

No, no necesariamente tiene que ser masivo. Ahora, la pregunta es, entonces, ¿vos me estás diciendo que habría que avalar que un conjunto de delincuentes le robe a los argentinos de bien? Bueno, para mí eso está mal.

PUBLICIDAD

¿Pero cómo enfrentarías una situación así en las calles?

La pregunta es, OK, ¿querés seguir con el mismo modelo de siempre? Vamos a ser una villa miseria. Si no lo cambiás, lo que vos me estás diciendo es que tengo que ceder a la extorsión. Y si hay gente que viola la ley, pagará las consecuencias de violar la ley, porque también nosotros tenemos una propuesta en materia de seguridad, y somos los impulsores de una nueva doctrina en materia de justicia; el que las hace las paga. Y es más, estamos diseñando una estrategia donde tanto el Ministerio de Seguridad Interior como Defensa Nacional van a trabajar de modo coordinado, y también con el sistema de inteligencia. Aquellos que violen la ley, bueno pagarán las consecuencias de violar la ley.

Te preguntaba también por el desgaste que eso podría generar a nivel político. ¿Qué lecciones tomás de la experiencia del Gobierno de Mauricio Macri en ese punto?

Mirá quiso pasar la ley, y la ley pasó. Y si el desgaste se generó... si vos tenés que hacer algo que considerás que es lo que tenés que hacer... El problema de la caída del gobierno de Macri no tiene que ver con eso, sino que tiene que ver con la asociación de eventos desafortunados que aparecen luego del 28 de diciembre del 2017, cuando el jefe de gabinete de Macri, Marcos Peña, junto a Nicolás Dujovne y el “Toto” Caputo, avanzaron sobre la independencia del Banco Central y se llevaron puesto a Federico Sturzenegger. Y ahí es donde empieza la debacle del gobierno de Macri. Yo te puedo hacer mi opinión crítica de por qué la reforma del sistema previsional es una reforma de segunda generación y no de primera. Tendrías que corregir otras cosas antes de ir a la reforma del sistema previsional. Pero en ese sentido, te diría que probablemente hubo un error en secuencialidad de la medida. Pero eso no fue lo que generó la debacle del gobierno Macri.

PUBLICIDAD

Si la interna la ganara Horacio Rodríguez Larreta en Juntos por el Cambio, ¿vos creés que podrías captar la mayor parte del voto de Bullrich en octubre?

Los votos son de la gente y la gente decide, es un problema la interna de ellos. Yo tengo dedicarme a hacer mi trabajo y de convencer a los argentinos de que nuestra propuesta es la mejor.

Y en un hipotético ballotage en el que no estés vos, tenés alguna idea de dónde iría el voto libertario, si es en blanco, a Massa, a Larreta o a Bullrich? Si cualquiera de esos fueran la opción.

No lo sé ni me concierne porque los votos son de las personas. Como liberal yo no tengo esa visión autoritaria que tiene la gente Juntos por el Cambio o la gente de Unión por la Patria, que se creen los dueños de los votos de la gente. Tomarán la decisión que les parezca correcta.

¿Cómo ves las condiciones hoy para dolarizar la economía argentina?

Es absolutamente factible, y tenemos varias alternativas. Hay desde las más básicas, que son mucho más fáciles de hacer a situaciones que son más sofisticadas. En principio, la dolarización implica rescatar el pasivo del Banco Central, que está en torno a los US$40.000 millones. Son US$10.000 millones de base monetaria y US$30.000 millones de dólares de Leliqs. Hay que sacarse de la cabeza mirarlo en pesos. Rescatar el balance te cuesta U$40.000 millones. En el activo tenés reservas y títulos públicos. Las reservas, cuando tomás la posición de oro, la posición del BIS, cuando tomas la posición de SEDESA, del Fondo, tenés cerca de US$10.000 millones. Con eso podrías limpiar la base monetaria. Y después, para rescatar los US$30.000 millones Leliqs, tenés títulos públicos por US$90.000 millones de dólares. Está claro que eso es a face value, que son títulos que no son líquidos hoy, pero eso se entra en la cuenta de solvencia intertemporal y en los determinantes de la macroeconomía argentina. Entonces si vos dolarizas esos títulos, van a pasar a ser ley New York, van a tener determinadas características, y eso hoy valdría un tercio. Con lo cual tendrías para rescatar las Leliqs. Cuando vos mirás los riesgos de Argentina, el más importante es el de la moneda, y estarías eliminándolo. A su vez, como la clave de un programa de estabilización para que sea exitoso, que baje la inflación y sea expansivo, es que sea creíble. Necesitás reputación, confianza. Si tenés reputación y un programa consistente, se genera la confianza y es exitoso. Como la reforma es irreversible, te hace saltar todo el problema de la reputación y se vuelve creíble. Eso genera un efecto expansivo que hace que el riesgo de crédito argentino sea menor. Bajando el riesgo país, el riesgo de tasa también te baja, y en ese contexto esos títulos van a tener una ganancia capital enorme. Si eso además está acompañado por un conjunto de reformas estructurales como las que nosotros estamos planeando hacer, es un negocio enorme. Por lo tanto se puede hacer, sí. El negocio va a ser monstruosamente grande. Por lo tanto, hay gente que quiere participar de esta operación, porque está claro que puede terminar siendo una ganancia del 100 o el 200 por ciento en un tiempo muy corto. Esa es una alternativa. Hay otras alternativas. Nuestra mejor solución es del estilo de la que armó Emilio Ocampo. Pero si eso no se puede tenemos otras alternativas que son más básicas en términos financieros, pero que pueden caminar. Tenemos un menú con cuatro opciones y vamos a usar la que nos permita hacerla de la manera más rápida posible.

PUBLICIDAD

Hace un mes anunciaste que tenías los fondos para dolarizar. ¿Me podrás decir qué monto es el que tenés acordado y quiénes serían los que podrían?

Son US$30.000 millones y los otros son acuerdos de confidencialidad. Es extraña, teniendo el mercado, esa pregunta. Tenés un montón de fondos de alto riesgo que podrían jugarse una ficha de mil o dos mil millones de dólares. Digamos, con 15, hacés.

¿Y qué lectura haces de la propuesta de tu rival, Patricia Bullrich, de buscar un blindaje del Fondo para salir del cepo?

Una aberración. Es endeudarse para financiar una corrida cambiaria, un disparate. Y no termina de arreglar el problema definitivo que es la propia existencia del Banco Central. Ese es un mecanismo por el cual vas a endeudar más a los argentinos para ruleteártela en el mercado de cambios, donde hay un burócrata fatalmente arrogante, cree que puede determinar el tipo de cambio al que se le da la y va a intervenir en función de eso, va a fallar. De hecho ya falló. Es peor que el blindaje De la Rúa, porque por lo menos ese estaba calzado con el pago de deuda.

VER +
Asesor económico de Bullrich asegura que eliminaría el cepo cambiario con ayuda del FMI

Este año el déficit, la emisión, las reservas tuvieron fuertes deterioros. ¿Argentina puede ordenar sus cuentas en dos años para empezar a pagarle al Fondo en el 2026 y a sus acreedores privados, eventualmente, o van a hacer falta nuevas reestructuraciones?

Argentina puede hacer el ajuste fiscal. El político no quiere, no quiere ceder sus privilegios. Nosotros proponemos un ajuste fiscal justamente para no tener que recurrir a este tipo de artimañas. En el fondo todos los problemas del rollover están siempre vinculados al mismo problema, en que no tenés las cuentas fiscales en orden. Y tratar de corregir con ingeniería financiera lo que tenés que corregir estructuralmente, que es el déficit fiscal.

Entonces la capacidad de pago de Argentina mejora en el cortísimo plazo.

Sí, claro, porque mejora por la estabilización y por el efecto expansivo del ajuste fiscal. Desde inicio tenemos pensado congelar nominalmente el gasto público.

PUBLICIDAD

¿A qué atribuís el temor por parte del mercado de una corrección en los activos argentinos si sos el candidato más votado, teniendo en cuenta que proponés este tipo de ajuste? ¿Lo ves como una contradicción?

¿Por qué alguien con una agenda tan promercado sería rechazado por el mercado? Es una linda contradicción que tiene una explicación. Básicamente, cuando vos trabajás en un banco como analista, ¿qué haces? Vas a otro país y lo tenés que analizar. Vas a ver consultores de ese país. Si los consultores son brutos, que dicen que la inflación es multicausal, culpa de la puja distributiva, de los precios internacionales, y además son personas que están vinculadas a la política, y que están haciendo política, bueno entonces, ¿qué opinión quieres que tengan? Hay un montón de consultoras que hacen un trabajo que verdaderamente es propio de mercenarios. Entonces terminan escuchando a tipos que son estatistas, que trabajan para los gobiernos, y entonces desde el mercado terminan haciendo una recomendación contra las bases mismas del mercado. Te hago un ejemplo. Una de las cosas que decían los brutos de los economistas domésticos es que rescatar el pasivo del Banco Central generaría una hiper. Es un contrasentido, porque la la hiperinflación quiere decir que el dinero no vale nada. Cuando vos vas a rescatar una deuda, la deuda no vale menos, la deuda vale más. Por ende, el peso no debería valer menos, debería valer más, y la tasa de inflación tiene que bajar, no generarse una hiper. Bueno, yo qué culpa tengo de que no entiendan cómo funciona el balance del Banco Central en términos dinámicos.

VER +
Trade electoral 2023: Inversores aún entran con cautela a activos argentinos

¿Y la parte cambiaria? El argumento de que un contado con liqui en $700-800 pesos te convendría, porque sería más fácil dolarizar.

Es un argumento de gente que no conoce los nuestros. Siempre dijimos que el tipo de cambio para dolarizar es el del mercado. Hoy está en $570. Nunca a un precio determinado a dedo por un burócrata.

¿Creés que Massa va a poder postergar una devaluación discreta del dólar oficial hasta octubre o ya no le queda margen?

Va a intentar hacer todo lo que pueda para evitarlo. De eso va su carrera política, así que lo va a intentar. Va a utilizar todos los instrumentos que tenga a la mano para tratar de evitarlo, qué es lo que está haciendo.

Hay una visión en el mercado de que si se enfrenta a una derrota contundente el 13 de agosto, que esa misma semana podría llegar una devaluación.

Bueno, veremos qué pasa el 13 de agosto, ¿no? Son todas conjeturas. Es político, va a querer ganar las elecciones, va a utilizar todo lo que tenga su mano para tratar de ganar. Funciona así. ¿Cuál es nuestro lema de campaña? Una Argentina distinta es imposible con los mismos de siempre. La política económica en Argentina está denominada por la política, por lo tanto, de ser el país más rico del mundo, hoy somos 140 al tipo de cambio paralelo, 45% de pobres, 10% de indigentes, un desastre. ¿Por qué? Porque la visión estúpida esa, de que la economía es demasiado importante para dejarla en manos de los economistas. En Argentina los economistas son malos, lo político son peores todavía.

¿Cómo ves el swap con China y la falta de visibilidad en torno a cómo se usa?

El primero que que hizo una interpretación razonable sobre eso fue Carlos Rodríguez, justamente mi jefe de asesores económicos. Claramente está operando como deuda porque si el swap fuera efectivamente un swap esa cuenta tiene que variar en función de las transacciones comerciales, y, sin embargo, no se mueve. Hay partes del swap que se pueden hacer líquidas y hay partes que no. Entonces, la parte que está hecha con el continente, con China directamente, esos no son líquidos. Pero las partes de los swaps que están hechos con Hong Kong, sí son líquidos. O sea, pueden ser convertidos y volverse líquidos. Entonces, muchos economistas se la pasaron diciendo que se estaban usando los fondos de los depósitos. Entonces, en realidad estuviste financiando la corrida con deuda. Justamente lo que quiere hacer Junto por el Cambio, te das cuenta que no son muy distintos. En el fondo son iguales, en lo único que difieren son en las formas.