Marcel sobre flexibilizar la carga fiscal del cobre: “No hay una línea roja”

El ministro de Hacienda de Chile dijo que está previsto que la industria ofrezca sugerencias sobre el proyecto de royalty minero en reuniones con el Gobierno de Gabriel Boric la próxima semana

Fotógrafo: Andrey Rudakov/Bloomberg
Por Maria Eloisa Capurro - Shery Ahn - Matthew Malinowski
14 de abril, 2023 | 03:00 AM

Bloomberg — Chile está dispuesto a discutir la reducción de la carga fiscal para las empresas mineras en el proyecto de ley de royalty ante el Congreso, dijo el ministro de Hacienda de la principal nación productora de cobre en una entrevista.

Se prevé que la industria ofrezca sugerencias en reuniones con el Gobierno la próxima semana, dijo el jueves Mario Marcel a Bloomberg TV. En cambios que anunció el martes, el proyecto se reduciría si la suma de todos los impuestos supera el 50% de ganancia operativa.

Mario Marcel, ministro de Hacienda de Chile, habla durante una entrevista con Bloomberg Television en Washington, DC, EE.UU., el jueves 13 de abril de 2023.dfd

“No hay una línea roja”, dijo Marcel durante su estancia en Washington DC para asistir a las Reuniones de Primavera del Fondo Monetario Internacional. Sin embargo, cualquier concesión adicional requeriría el apoyo a las reformas, dijo. “No podemos limitarnos a introducir más flexibilidad y seguir teniendo incertidumbre sobre el rumbo de las votaciones”.

Marcel busca aumentar la participación del Gobierno en los ingresos del cobre para financiar un mayor gasto social sin socavar la competitividad del país como destino de inversión. Están en juego decenas de miles de millones de dólares en proyectos necesarios para ayudar a satisfacer la creciente demanda de metal para cableado en la transición hacia una energía más limpia.

PUBLICIDAD

Al mismo tiempo, dirige los planes de reforma económica del presidente, Gabriel Boric, que sufrieron un fuerte revés el mes pasado cuando los legisladores rechazaron la reforma tributaria. El Gobierno enfrenta numerosos desafíos, incluido un Congreso fragmentado y una inflación galopante en un momento en que los analistas apuestan porque será una de las únicas economías regionales importantes que se contraiga este año.

Marcel, expresidente del banco central y director de presupuesto del Gobierno, es uno de los miembros del gabinete mejor evaluados, según muestran las encuestas de opinión pública. Es uno de los principales representantes de la Administración ante inversionistas, y ha dirigido las conversaciones sobre proyectos de ley con los legisladores y la presentación de paquetes de ayuda social.

Impuesto a la salud

Sin embargo, en marzo, la Cámara de Diputados de Chile rechazó inesperadamente la reforma tributaria insignia del Gobierno que habría creado el primer impuesto del país sobre la riqueza y tenía como objetivo financiar una serie de aumentos de gastos, asestando otro duro golpe al presidente Boric de 37 años, así como al mismo Marcel.

PUBLICIDAD

A medida que el Gobierno elabore nuevos planes para una reforma tributaria, estará preparado para revisar su propuesta de imponer un gravamen sobre la riqueza “en función de las alternativas que se presenten”, dijo Marcel.

“El impuesto a la riqueza es uno de los temas que más se ha discutido”, dijo. “A mucha gente no le gusta. Algunas personas dicen que es demasiado difícil implementarlo”.

En los últimos meses, la economía chilena ha dado señales contradictorias. A finales del año pasado creció menos de lo esperado, apenas saliendo de la recesión con la ayuda de un aumento en la producción minera.

Más recientemente, los datos del banco central mostraron que la actividad cayó de nuevo en febrero, aunque después de un repunte el mes anterior. En conjunto, Chile ha esquivado la “crisis brutal” que muchos pronosticaban, dijo Marcel a fines de marzo.

Mientras tanto, con un 11,1%, la tasa de inflación anual de Chile se sitúa casi cuatro veces por encima del objetivo del 3%. El banco central, presidido por Rosanna Costa, mantiene la tasa de interés de referencia en el nivel más alto de las dos últimas décadas, a la espera de nuevos indicios de que la desaceleración de los precios al consumidor se está afianzando.