Demandas colectivas alegan que la empresa, cuya cotización se ha desplomado, no había revelado las conversaciones que mantenía con autoridades chinas sobre su cumplimiento de las leyes y normas de ciberseguridad.

Didi tuvo la segunda mayor salida a bolsa que se haya registrado en Estados Unidos para una empresa china.
Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — Didi Global Inc., sus directores y suscriptores se han visto afectados por dos demandas de accionistas estadounidenses después de que medidas del Gobierno chino causaran el desplome de las acciones de la empresa de transporte poco después de su oferta pública inicial del 30 de junio.

La empresa, que solo el martes (6 de julio) perdió alrededor de US$15.000 millones de valor de mercado, tuvo la segunda mayor salida a bolsa que se haya registrado en Estados Unidos para una empresa china, al recaudar US$4.400 millones.

PUBLICIDAD

Bufetes de abogados especializados en demandas colectivas de valores presentaron a última hora del martes sendas demandas ante los tribunales federales de Nueva York y Los Ángeles, alegando que la empresa no había revelado las conversaciones que estaba manteniendo con las autoridades chinas sobre su cumplimiento de las leyes y normas de ciberseguridad. El regulador chino de ciberseguridad anunció el 2 de julio que había iniciado una investigación sobre Didi y, dos días después, ordenó el retiro de la aplicación de la empresa de las tiendas de aplicaciones para teléfonos inteligentes.

En las demandas se nombra al director ejecutivo, Will Wei Cheng, al presidente, Jean Qing Liu, y a varios otros ejecutivos y directores. Los suscriptores principales Goldman Sachs, Morgan Stanley y JPMorgan Chase & Co. también fueron nombrados como demandados.

PUBLICIDAD

Didi no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios. Tampoco lo hicieron Goldman, Morgan Stanley y JPMorgan Chase &Co.

Factores de riesgo de China

PUBLICIDAD

Didi enumeró varios factores de riesgo asociados a la realización de negocios con una empresa china sujeta a la regulación china en su prospecto de oferta pública inicial (OPI), pero las demandas reclaman que la compañía no destacó las conversaciones en curso que estaba teniendo con los reguladores en Beijing.

“En lugar de revelar las discusiones sobre las prácticas de la compañía y el incumplimiento de las leyes tecnológicas pertinentes, la declaración de registro discutió vagamente el régimen regulatorio de China con respecto a la seguridad de los datos”, dijo el accionista Rafael Espinal en la demanda de Nueva York.

PUBLICIDAD

Los reguladores chinos pidieron a Didi hace tres meses que retrasara su histórica salida a bolsa en EE.UU. por motivos de ciberseguridad, según personas familiarizadas con el asunto. Poco después de iniciar su revisión de Didi, el Gobierno chino emitió una advertencia general a las grandes empresas de tecnología del país, prometiendo reforzar la supervisión tanto de la seguridad de los datos como de las salidas a bolsa en el extranjero.

La estructura corporativa empleada por Didi y otras grandes empresas chinas que cotizan en EE.UU. podría representar un desafío para los demandantes. Los accionistas estadounidenses solo pueden poseer participaciones en empresas tecnológicas chinas de forma indirecta a través de empresas extranjeras conocidas como entidades de interés variable, que el gobierno chino ha sugerido que empezará a regular más estrechamente.

Didi advirtió a los inversionistas de la OPI en su prospecto que su capacidad para proteger sus “derechos a través de los tribunales de EE.UU. podría ser limitada, porque estamos constituidos bajo la ley de las Islas Caimán”.