Negocios

Las medidas de China sobre Didi tienen como objetivo el control del Big Data

La salida a la bolsa de la empresa china en Estados Unidos se produjo justo cuando Xi está buscando formas de controlar las enormes cantidades de datos.

Didi tuvo la segunda mayor salida a bolsa que se haya registrado en Estados Unidos para una empresa china.
23 de julio, 2021 | 05:20 PM

Bloomberg — Poco después de la investigación de ciberseguridad de Beijing sobre Didi Global Inc., usuarios de las redes sociales chinas distribuyeron furiosamente una historia de 2015 sobre la aplicación (similar a un Uber) que mostraba lo que podría estar asustando al presidente Xi Jinping.

Circularon capturas de pantalla de un informe de los medios estatales sobre un estudio de Didi que reveló cómo los burócratas utilizaron los servicios de la compañía en dos sofocantes días de julio en Beijing. Usando gráficos, mostró que el tráfico en el ministerio de Seguridad Pública estaba entre los más activos, mientras que la agencia anticorrupción de China estaba relativamente tranquila.

En ese momento parecía un vistazo inocuo al potencial del Big Data para hacer que el gobierno fuera más eficiente. Sin embargo, seis años después, muestra claramente el riesgo de que un actor externo (y quizás espías extranjeros) puedan obtener información valiosa recopilada por Didi sobre algunos de los funcionarios más importantes del país.

PUBLICIDAD

La salida a la bolsa de Didi en Estados Unidos la semana pasada se produjo justo cuando Xi está buscando formas de controlar las enormes cantidades de datos que poseen los gigantes tecnológicos chinos, en parte para garantizar que el Partido Comunista distribuya la riqueza más allá de un pequeño círculo de multimillonarios. Ese escrutinio hizo dar cuenta a los reguladores de Beijing la amenaza que suponen las empresas privadas, lo que les llevó a prohibir a Didi la contratación de nuevos usuarios días después de que realizara la segunda mayor oferta pública estadounidense de una empresa china.

En términos más generales, la represión muestra cómo el Big Data se está convirtiendo rápidamente en el próximo gran campo de batalla de lo que es un choque de superpotencias, con implicancias que potencialmente podrían remodelar la economía global durante las próximas décadas. En un marco donde Estados Unidos está presionando a otras naciones para evitar que China obtenga tecnología como chips de computadora avanzados y Xi está emprendiendo un proyecto nacional para desarrollarlos, los estrictos controles de seguridad de datos corren el riesgo de interrumpir aún más las cadenas de suministro, balcanizar los mercados financieros y obligar a los países a tomar partido.

Si bien ni EE. UU. ni China dicen que quieren una disociación económica, no llegar a un acuerdo sobre qué datos se pueden compartir de forma segura podría convertir repentinamente cualquier “dispositivo inteligente” en un riesgo de seguridad. Aún así, los costos de no llegar a algún tipo de acuerdo son altos: China corre el riesgo de perder el acceso a mercados de capital con bolsillos profundos en el extranjero que pueden financiar su impulso para lograr la superioridad tecnológica, mientras que las empresas estadounidenses podrían verse privadas de invertir en uno de los principales motores de crecimiento del mundo.

PUBLICIDAD

“Estamos en un momento en el que las preocupaciones por la seguridad han cobrado prioridad, debido en parte a la cambiante dinámica geopolítica, así como a las ´incógnitas´ que rodean a las tecnologías basadas en los datos”, dijo Tom Nunlist, analista de políticas de Trivium China, con sede en Beijing, que asesora a las empresas. “La contrapartida, en términos generales, es que el enfoque en la protección frenará el desarrollo económico y tecnológico. La cuestión es cómo Estados Unidos y China navegarán (y negociarán) esa contrapartida”.

Quizás más que cualquier otro país de gran envergadura, China ha buscado aprovechar el potencial de los datos para transformar su economía. Algunas proyecciones muestran que China tendrá un tercio de los datos del mundo para 2025, lo que podría darle una gran ventaja competitiva en áreas como la inteligencia artificial, que necesitan mucha información para ajustar los algoritmos y mejorar los servicios.

Para Xi, aprovechar esos datos es clave para mantener el control político. No sólo puede utilizarlos para alimentar un vasto estado de vigilancia que elimine la disidencia, sino que también busca crear un mercado de datos para incrementar su valor en la economía en general. Esto incluye invertir US$1,4 billones en infraestructura digital (como centros de servidores) preparar leyes que regulen el uso de los datos y tratar de obligar a los gigantes tecnológicos a compartir sus enormes bases de datos.

Ver más: Accionistas estadounidenses demandan a Didi tras las medidas de China

Su reto es hacer todo eso sin oprimir la innovación que creó más riqueza en la última década que cualquier otro sector.

“Se ha hablado mucho en China sobre el poder de los datos para impulsar el crecimiento en el futuro”, dijo Carly Ramsey, directora con sede en Shanghai de la consultora internacional Control Risks. “Pero la pregunta es cómo caminar por esa fina línea entre el control y el desarrollo del uso de datos. No sé si China se ha dado cuenta de eso”.

PUBLICIDAD

El Partido Comunista acaba de expresar su alarma por cómo sus adversarios podrían utilizar todos esos datos. La expansión de las investigaciones de ciberseguridad más allá de Didi a otras dos empresas que recientemente salieron a cotizar en los EE. UU. (Full Truck Alliance Co., un servicio similar para camiones, y Kanzhun Ltd., que posee una plataforma de contratación en línea) mostró preocupaciones más amplias sobre los datos que entran en el manos equivocadas.

Incluso para los expertos, no está exactamente claro por qué China considera que cotizar en las bolsas estadounidenses son una amenaza para la seguridad de los datos, particularmente dado que las agencias de inteligencia estadounidenses ya tienen la capacidad de espiar las comunicaciones en todo el mundo. En órdenes de Beijing esta semana, el Consejo de Estado y la Administración del Ciberespacio de China no especificaron qué información podría estar expuesta a través de las flotas en las bolsas en el extranjero.

El principal desencadenante parece ser la legislación estadounidense aprobada el año pasado que permitiría a la Junta de Supervisión Contable de Empresas Públicas revisar las auditorías de grandes empresas chinas, desde Alibaba Group Holding Ltd. hasta Baidu Inc., que cotizan en las bolsas estadounidenses. Los funcionarios de Beijing han expresado su opinión sobre la posibilidad de que esto represente una amenaza a la seguridad nacional al permitir que los reguladores estadounidenses examinen minuciosamente los documentos y las cuentas internas de la empresa, y no parecen preocupados por las consecuencias financieras a largo plazo de rechazar a Estados Unidos.

PUBLICIDAD

“Mientras que los halcones de China en Washington están tratando de negarle el acceso a China a las salidas a la bolsa en Estados Unidos, Beijing confía en que hay dinero más que suficiente alrededor del mundo persiguiendo ganancias para cumplir con todos sus requisitos de financiamiento y jugar bajo las reglas de China”, dijo Graham Allison, profesor de la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de la Universidad de Harvard, quien escribió “Destinados a la guerra: ¿Pueden Estados Unidos y China escapar de la trampa de Tucídides?”

Una de las principales preocupaciones de China es que las reglas de divulgación de EE. UU. podrían resultar en una fuga de datos que brinden información más detallada sobre la segunda economía más grande del mundo que las publicaciones oficiales. “Dichos datos podrían reflejar directa o indirectamente la distribución de la población, los puntos críticos de negocios, el flujo de población, el flujo de carga y la operación comercial”, dijo Li Keshun, subdirector de un laboratorio de big data en la provincia costera de Jiangsu en un artículo publicado esta semana por el máximo organismo disciplinario del Partido Comunista.

PUBLICIDAD

La advertencia era similar a la publicada en una revista académica china en enero: “Con la libre circulación de datos, un país podría hacer un perfil preciso de la situación social de otro país, así como una recopilación y un análisis de inteligencia específicos, amenazando así la seguridad nacional de este último”.

Estados Unidos, por su parte, también está preocupado por la forma en que China podría convertir la Big Data en armas. El presidente Donald Trump prohibió el año pasado TikTok, de ByteDance Ltd., y WeChat, de Tencent Holdings Ltd., por temores similares, y el secretario de Estado Michael Pompeo dijo que “no queremos que los datos estadounidenses estén en manos del Partido Comunista Chino”.

Aunque la administración de Biden revocó las prohibiciones de las aplicaciones chinas el mes pasado, en parte porque fueron impugnadas en los tribunales, la Casa Blanca ha ordenado una revisión que se llevará a cabo a finales de este año sobre qué datos se considerarían demasiado sensibles para que China acceda a ellos. Esto incluye todo desde la información personal de salud hasta la información genética, pasando por el “daño que supone el acceso a grandes repositorios de datos”, no muy diferentes de los que tienen las grandes empresas tecnológicas chinas.

PUBLICIDAD

Ver más: China endurece las normas sobre la seguridad de datos y salidas a bolsa tras la OPI de Didi

La campaña de Estados Unidos para negar a China tecnología clave, incluso a través de prohibiciones de exportación como la que estranguló el negocio de teléfonos inteligentes de Huawei Technologies Co., da aún más incentivos para que Beijing se asegure de que tiene una manera de detener las OPI de la talla de Didi de ser necesario. Además, desalentar las salidas a bolsa en el extranjero ayudará a Xi a mantener a las empresas más grandes de China alineadas con los objetivos del partido, como también se vio a través de la medida de Beijing el año pasado para desbaratar la doble cotización de Ant Group Co. en Shanghái y Hong Kong, de US$35.000 millones, en el último momento.

Mantener a los campeones tecnológicos locales más cerca de casa en los mercados de capitales nacionales aumenta la influencia del partido-estado sobre ellos y refuerza los incentivos para que las empresas se alineen con los intereses del partido”, dijo William C. Kirby, profesor de Estudios sobre China en la Universidad de Harvard.

PUBLICIDAD

Los reguladores de Beijing están planeando cambios en las normas que les permitirían bloquear la cotización de una empresa china en el extranjero, incluso si la unidad que vende las acciones está constituida fuera de China, una vía muy frecuentada por los gigantes tecnológicos del país, según dijeron a Bloomberg News personas familiarizadas con el asunto. LinkDoc Technology Ltd. se convirtió en la primera empresa conocida en suspender sus planes de oferta pública inicial en Estados Unidos tras las medidas enérgicas de China, dijeron el jueves personas familiarizadas con el asunto.

En un artículo de opinión para el diario Global Times, respaldado por el partido, Fang Xingdong, de la Universidad de Zhejiang, un antiguo empresario de Internet que es un líder de opinión clave en China, dijo que las salidas a bolsa en Estados Unidos representaban un “enorme peligro oculto para la seguridad de la red nacional” porque los principales accionistas “tenían sus intereses en el extranjero”.

“La plena activación de los mecanismos de revisión de la ciberseguridad de China indica que las empresas chinas de Internet se despedirán oficialmente de la etapa de crecimiento bárbaro”, escribió el jueves.

Ver más: Didi pierde US$22.000 millones después de ofensiva china

Alibaba, Ant, Tencent y Bytedance emplean en conjunto a casi medio millón de trabajadores. Meituan, el mayor imperio de reparto de comida del mundo, tiene 569 millones de usuarios que cubren 2.800 ciudades, conectados por un ejército de un millón de repartidores. WeChat tiene más de mil millones de usuarios, y Didi cuenta con 377 millones de usuarios y 13 millones de conductores en China.

“China está llevando a cabo una amplia revisión, para controlar las prácticas de mercado anticompetitivas, mantener la estabilidad del sistema financiero y garantizar la seguridad de los datos nacionales, lo que podría afectar a todos los sectores de la industria”, dijo Joel A. Gallo, director financiero de la empresa sanitaria ETAO International Group y miembro adjunto de la facultad de la Universidad de Nueva York.

Algunos inversores consideran que los movimientos de China son contraproducentes. Thomas Hayes, presidente de Great Hill Capital en Nueva York, dijo que Beijing se estaba perjudicando a sí mismo al restringir a sus mejores empresas la obtención de capital en el extranjero.

Pero el gobierno chino lo ve al revés. En lugar de perjudicar a la economía, una supervisión más estricta evitará que las empresas tecnológicas crezcan demasiado y, en última instancia, supongan un riesgo sistémico para la economía nacional y mundial, según Chen Xi, asesor externo de la Academia China de Tecnología de la Información y la Comunicación, un grupo de investigación dependiente del Ministerio de Industria y Tecnología de la Información.

Además, dijo, Estados Unidos y China acabarán por descubrir que les interesa cooperar para frenar a las empresas que pretenden amasar, y beneficiarse, de cada vez más datos.

“China, Estados Unidos y otras economías se beneficiarán de estos gigantes, pero también seguirán enfrentándose a ellos”, dijo Chen. “No podrán hacer frente al problema solos. Es un área importante para la cooperación”.

PUBLICIDAD