Economía

Chile busca detener el alza de los combustibles con un dólar en contra

La tendencia alcista de la divisa estadounidense frente al peso chileno coincide con un intento del Gobierno de estabilizar los precios de energías fósiles

A fuel pump nozzle in a vehicle gas tank. Photographer: Luke Sharrett/Bloomberg
29 de julio, 2021 | 05:24 AM

Santiago — El gobierno de Sebastián Piñera intenta reducir los costos de los combustibles tras 35 semanas consecutivas de alzas. El ministro de Hacienda, Rodrigo Cerda, mostró su disponibilidad de modificar el Mecanismo de Estabilización del Precio de los Combustibles (Mepco) durante un debate en el Congreso, donde se discutía una rebaja en un 50% al impuesto específico que finalmente fue desechada.

Para economistas consultados por Bloomberg Línea la medida, que podría ser aplicada la próxima semana, tiene como principal rival al sostenido aumento del dólar frente al peso chileno. Los precios del barril del petróleo muchas veces han rozado los US$80, pero es la primera vez que en Chile coinciden con un tipo de cambio alto cercano a los $760, dice Michelle Labbé, jefe de Dominus Capital.

La divisa estadounidense se disparó este miércoles a niveles no vistos desde finales de 2020, pese a la buena racha del cobre. “Hay un riesgo país que está muy alto debido a las condiciones políticas”, agrega.

PUBLICIDAD

El economista Tomás Flores coincide en que será crucial considerar el comportamiento del dólar frente a una modificación para mitigar el aumento de las energías. “Si el tipo de cambio sigue subiendo y el precio del barril del petróleo se empieza a recuperar como sucede, yo creo que no hay muchas posibilidades de detener los costos de los combustibles por más de tres o cuatro semanas”, explica.

El ministro Cerda aclaró que la modificación de los parámetros del Mepco, un instrumento para controlar las fuertes alzas de las energías y ya cambiado en otras oportunidades, sería transitoria y se irá “extinguiendo” para impedir un “impacto tan significativo sobre la recaudación fiscal”.

No son muchas las opciones del Gobierno para lograr una reducción factible de los combustibles a corto plazo, cuyos costos afectan principalmente a la clase media chilena, las pequeñas y medianas empresas, e influye en la inflación del país.

PUBLICIDAD

No existen sorpresas en este escenario, según analistas. El sostenido incremento de los combustibles sucede tras una histórica baja, provocada por la crisis mundial. “En abril de 2020, los precios del barril eran inferiores a los US$40, así que la base de comparación es anómala”.

Todo se traduce a un clima inusual para el mercado. La acelerada recuperación económica obliga a una creciente demanda de energías fósiles a nivel mundial, mientras la producción todavía no alcanza a los niveles prepandemia.

Labbé dice que, pese a la tendencia alcista de los costos de los combustibles, Chile cuenta con su propia moneda de oro en la reactivación: el cobre. “Es positivo, porque en términos de ingresos el precio del metal rojo representa mayores ganancias que el efecto de la subida del petróleo para el país”.

PUBLICIDAD