PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Mercados

El mundo necesita más café, pero no busquen a Vietnam para pedir ayuda

Los precios del grano se han disparado por las sequías y las heladas que amenazan los cafetales de Brasil, el mayor productor a nivel global.

Una mesa en un café en Stoke Newington, Londres, Reino Unido.
Por Mai Ngoc Chau
28 de julio, 2021 | 11:23 pm
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Los consumidores mundiales de café que buscan más suministros para llenar el vacío dejado por la devastadora helada en Brasil no obtendrán mucho alivio de parte de Vietnam.

Los envíos del país, el mayor productor de café robusta, están disminuyendo debido al agotamiento de inventarios de los agricultores, la agudización del brote de covid en el país y una escasez importante de contenedores. Es probable que las exportaciones sigan cayendo hasta septiembre, según las grandes transportistas Intimex Group y Simexco Daklak.

PUBLICIDAD

“Los agricultores dicen que se han quedado sin granos y por eso no pueden beneficiarse de este aumento en los precios”, dijo Do Ha Nam, presidente de la empresa de transporte N° 1 Intimex Group. “No hemos comprado ni vendido granos durante más de un mes”.

Los precios de la variedad arábica, de sabor más suave y que se comercializa en Nueva York, se dispararon a sus valores más altos desde 2014 esta semana luego de que el clima gélido destruyera árboles de café en Brasil. Eso elevó los precios del robusta, más amargo, en Londres, hasta llegar a la cifra más alta desde 2017. Se prevé que el precio del arábica se incremente un 25% este mes y el del robusta un 13%.

“El repunte de los precios no ha beneficiado mucho a los exportadores”, señaló Phan Hung Anh, director ejecutivo de Quang Minh Coffee Trading JSC en la provincia sureña de Binh Duong. “Los altos costos de envío han desalentado a los importadores de comprar granos en Vietnam. “No tenemos nuevos contratos para comprar granos a los agricultores”.

PUBLICIDAD

Enviar un contenedor desde Vietnam a Europa cuesta hasta US$10,000, entre seis y siete veces más que hace un año, según Anh, quien destaca que los envíos de su compañía al extranjero este año se contraerán al menos un 20% en comparación con las 50,000 toneladas de 2020.

Los precios del arábica, impulsando consigo los del robusta, de menor calidaddfd

Los exportadores del país no han podido ganar mucho con el salto en el mercado porque las reservas de sus almacenes en el área de la Ciudad Ho Chi Minh ya han sido valuadas, según una encuesta de comerciantes. “Tenemos suficientes granos para cumplir con nuestros compromisos hasta el final de la temporada”, afirmó Le Tien Hung, presidente del segundo transportista más grande, Simexco Daklak.

A los transportistas les preocupa que el problema logístico pueda persistir hasta finales de este año, cuando llega la nueva cosecha y las exportaciones normalmente aumentan. Una nueva y explosiva oleada de casos de coronavirus es otro motivo de preocupación.

Ordenes de permanecer en casa

El recuento de casos en cinco provincias del Altiplano Central, una región clave para el cultivo de café, saltó a casi 300 la mañana del miércoles, cuando la semana pasada solo se habían contabilizado unos pocos, según el Ministerio de Salud. La ciudad capital de Buon Ma Thuot y un distrito han estado bajo una orden de permanecer en casa desde el sábado.

Las ordenes de quedarse en casa pueden extenderse a otras áreas cafeteras en Dak Lak, que produce alrededor de un tercio del café del país, apuntó Trinh Duc Minh, presidente de la Asociación de Café Buon Ma Thuot. A Minh le preocupa que los contagios puedan aumentar a medida que miles de trabajadores del sur de Vietnam, epicentro del virus, vuelven a casa desde el Altiplano Central para refugiarse de la variante delta.

La cosecha puede ralentizarse si el virus permanece hasta que la cosecha alcance su punto máximo en noviembre, dijo Hung, de Simexco, quien ve una cosecha más pequeña debido a la disminución de las precipitaciones y la falta de inversión. Si bien la mayoría de los comerciantes dijeron que era muy pronto para hacer una predicción, cinco de los 11 encuestados manifestaron que esperaban una buena cosecha, y dos de ellos estimaron un aumento de entre 6% y 10% con respecto a la cosecha anterior, de 1,7 millones de toneladas. Según la oficina de estadísticas, hasta julio las exportaciones se encuentran un 9% debajo de las del año anterior.

Ver más: Los principales puertos de café, azúcar y soja de Brasil buscan frenar riesgos climáticos

PUBLICIDAD