ESG

Ya hay suficiente gas de efecto invernadero para calentar el planeta a 1,5°C

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático evaluó cómo el calentamiento global cambiará el mundo en las próximas décadas.

Aumentan las emisiones de la central eléctrica de carbón Eskom Holdings SOC Ltd. Esta es su planta en Duvha, cerca de Witbank en Mpumalanga, Sudáfrica, el miércoles 12 de junio de 2019.
Por Akshat Rathi
09 de agosto, 2021 | 09:30 AM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — El principal informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) generó el lunes titulares de todo el mundo con un mensaje desolador: el cambio climático está aquí, y las decisiones humanas determinarán cuánto empeorará.

Esto no sorprenderá a quienes hayan estado prestando, aunque sea, un poco de atención a las conversaciones sobre el clima. La principal contribución del informe del IPCC no es su mensaje, sino la precisión con la que se emite. Los científicos respaldados por las Naciones Unidas ahora saben que los humanos, de hecho, han bombeado suficientes gases de efecto invernadero al aire para calentar el planeta cerca de 1,5 °C. La mayor parte de ese calentamiento está relacionado con dos gases, el dióxido de carbono y el metano, que se liberan en gran medida por la producción y el uso de combustibles fósiles.

Y, sin embargo, el calentamiento observado, según el IPCC, es hasta ahora de solo 1,1 °C. ¿Por qué ocurre eso?

PUBLICIDAD

Irónicamente, la contaminación por partículas finas liberadas por esos mismos combustibles fósiles está ocultando parte del calentamiento. Mientras que los gases de efecto invernadero atrapan el calor del sol en forma de radiación infrarroja, las partículas que causan la contaminación del aire (conocidas como aerosoles), reflejan la luz solar nuevamente hacia el espacio antes de que llegue a la superficie del planeta.

Ver más: Científicos alcanzan consenso “inequívoco” sobre el efecto humano en el cambio climático

Si el mundo se toma en serio la contaminación del aire o la reducción de las emisiones derivadas del uso de combustibles fósiles, también acabará reduciendo la cantidad de aerosoles que se arrojan a la atmósfera. El resultado sería una mejora en la calidad del aire y una reducción en las cerca de 9 millones de muertes que pueden ser atribuidas a la contaminación del aire cada año. Pero al menos a corto plazo, el planeta comenzaría a calentarse a medida que desaparece el efecto de enfriamiento de la contaminación por aerosoles.

PUBLICIDAD

Afortunadamente, hay una vía para salir de este aprieto. “Es por eso que es particularmente importante reducir las emisiones de metano en los próximos 10 años”, dice Piers Forster, profesor de cambio climático físico de la Universidad de Leeds y autor principal del informe del IPCC.

El metano es un gas de sobrecalentamiento; su impacto climático a corto plazo es 80 veces el del dióxido de carbono, y su aumento se ha vinculado con el incremento del gas natural y la ganadería. Eso significa que el calentamiento debido a la disminución de aerosoles podría compensarse con una reducción rápida, a gran escala y sostenida de las emisiones de metano.

Cambio de la temperatura media global a partir de diferentes variables climáticas.
Influencia total del hombre.
Todos los gases de efecto invernadero.
Aerosoles y otros impulsores.
Impulsores solares y volcánicos.
Variabilidad interna.dfd

Dilemas climáticos como este son más comunes de lo que podría pensar. Por ejemplo, los árboles: plantarlos pareciera ser una solución bastante sencilla para reducir el nivel de dióxido de carbono en la atmósfera. Excepto que importa en qué lugar del planeta decida plantar los árboles. En latitudes más altas, como en la Siberia rusa o la tundra canadiense, los árboles no solo tienen un efecto de enfriamiento mediante la reducción del CO₂, sino que también tienen un impacto de calentamiento a través de la absorción de la luz solar.

El lugar ideal para plantar bosques es alrededor de los trópicos, exactamente donde están siendo destruidos rápidamente.

Reducir las emisiones de metano podría ser lo más cercano a evadir la cárcel a corto plazo con respecto clima, aunque no sea del todo una tarjeta “sal de prisión gratis”. Bloomberg Green ha pasado los últimos meses informando sobre grandes fugas de metano en todo el mundo. Si bien la mayoría de estas fugas proviene de infraestructura de combustibles fósiles, una gran cantidad de ellas se encuentra en países como Rusia o Turkmenistán, donde los gobiernos no están tan inclinados a ayudar a combatir el cambio climático como muchos otros.

Ver más: Es por esto qué incluso los científicos subestiman el cambio climático

PUBLICIDAD

De manera similar, abordar las emisiones de metano de las vacas no es un problema trivial. Científicos, startups y grandes productores de carne están probando métodos que van desde cambiar su alimentación hasta hacer que usen mascarillas. Las soluciones no son baratas y tampoco eliminan todo el metano que producen las vacas.

Un aspecto positivo todo esto: los 1,5 °C son un objetivo político, informado por el trabajo de científicos, pero finalmente establecido por los gobiernos. Ed Hawkins, profesor de ciencia climática de la Universidad de Reading y autor del IPCC, advirtió que no se debe proyectar la urgencia de la ciencia en un objetivo numérico rígido. Hay mucha más flexibilidad que eso.

“Cada parte del calentamiento importa”, dijo Hawkins.

PUBLICIDAD