Mercados

El aumento del precio del gas en el mundo amenaza con frenar la recuperación económica

El costo del combustible ya está en máximos estacionales en la mayoría de los principales mercados y parece que va a seguir subiendo

Una llama de gas arde al atardecer en la cuenca del Pérmico en Texas
Por Stephen Stapczynski, Vanessa Dezem y Catherine Bosley
14 de septiembre, 2021 | 02:40 PM

(Bloomberg) — Los precios del gas natural están experimentando una subida histórica, y son malas noticias para todos, desde los fabricantes de cerámica de China hasta los clientes de las pastelerías de París.

El costo del combustible ya está en máximos estacionales en la mayoría de los principales mercados y parece que va a seguir subiendo, lo que amenaza con hacer mella en la recuperación tras la pandemia de Covid-19.

El próximo invierno puede dar al mundo una dolorosa lección de lo omnipresente y vital que se ha vuelto el gas para la economía. Los precios inaccesibles podrían reducir el gasto de los hogares y erosionar sus salarios debido a la inflación, lo que plantearía a los bancos centrales algunas opciones políticas difíciles.

PUBLICIDAD

También lee: Gas argentino a Brasil: ¿de qué se trata el millonario proyecto que impulsa Bolsonaro?

Y peor: la escasez real de suministro podría dejar sin trabajo a gran parte de la industria, o incluso desencadenar apagones en los países en desarrollo, lo que podría provocar malestar social.

“La energía es la base de la economía”, dice Bruce Robertson, analista del Instituto de Economía Energética y Análisis Financiero. “Los precios elevados de la energía repercuten en la cadena de suministro” y podrían hacer mella en la incipiente recuperación, dijo.

PUBLICIDAD

Los costos de la energía están subiendo en todo el mundo, ya que la recuperación de la demanda tras el peor de los cierres de Covid-19 choca con las limitaciones de la oferta. El petróleo ya ha experimentado un largo repunte que comenzó a finales de 2020 y terminó en julio en máximos de varios años por encima de los 75 dólares el barril.

El gas empezó a subir en serio a principios del verano en el hemisferio norte, cuando se hizo cada vez más evidente que no había suficiente suministro en Europa para permitir la habitual recarga de los sitios de almacenamiento agotados en invierno. El mayor proveedor del continente, Rusia, ha estado limitando las exportaciones vía los oleoductos debido a una serie de razones, como la elevada demanda interna, las interrupciones de la producción y un acuerdo para hacer transitar menos combustible a través de Ucrania.

“Llevamos todo el verano con retraso en el almacenamiento”, dijo Alfred Stern, director general del productor austriaco de petróleo y gas OMV AG. Los consumidores europeos están ahora a merced del clima y la trayectoria de los precios “dependerá ahora de lo frío que sea este invierno”.

También lee: Acuerdo entre EPM y Canacol para el suministro de gas en Antioquia desde 2024

En Europa, el precio del gas ha superado al del petróleo, pero el problema no se limita a la región. Aunque las limitaciones de suministro de Rusia no afectan directamente a los consumidores de Asia, éstos deben seguir compitiendo con Europa por los envíos marítimos de gas natural licuado, lo que les obliga a pagar precios más altos para asegurarse las entregas.

“Los elevados precios del gas son hoy un problema para Europa”, dijo Francesco Starace, consejero delegado de la empresa italiana Enel SpA, en una entrevista en Bloomberg TV el viernes. “También podrían ser un problema para Asia”.

PUBLICIDAD

El mercado del gas natural licuado (GNL) es lo que conecta a Europa, Asia y EE.UU., y los altos precios allí se transmiten al mercado interno estadounidense al estimular mayores exportaciones del combustible superfrío. Los futuros del gas natural en Nueva York han subido un 80% este año hasta alcanzar los máximos desde 2018, aunque siguen siendo muy inferiores a los de los otros grandes mercados mundiales.

“El mercado europeo y el estadounidense se encuentran en una situación similar de cara a la temporada de (la necesidad de) calefacción”, dijo Nina Fahy, analista de gas natural de Energy Aspects Ltd. en Nueva York. “Podríamos tener problemas de suficiencia de almacenamiento si tenemos un tiempo más frío de lo normal, dado lo altas que se esperan las exportaciones de GNL”.

Industrias dañadas

En todo el mundo, las consecuencias económicas de la subida del gas natural se están haciendo evidentes.

PUBLICIDAD

Tereos SCA, el mayor productor de azúcar de Francia, advirtió el mes pasado que el precio del combustible está afectando al procesamiento del azúcar en Europa, aumentando los costos de producción “tremendamente”, según una copia de un correo electrónico enviado a los clientes y visto por Bloomberg News.

Los elevados precios de la energía están creando “una presión inflacionaria en todos los demás costos” que acabará repercutiendo en los clientes, dijo Pascal Leroy, vicepresidente senior de ingredientes básicos de Roquette Freres SAS, una empresa de procesamiento de alimentos con sede en el norte de Francia.

PUBLICIDAD

En China, el mayor importador de gas del mundo, las fábricas de cerámica se han visto obligadas a reducir la producción debido a los altos precios en las provincias de Guangdong y Jiangxi, según informes locales. El aumento de las facturas de los servicios públicos ha “saboteado” el negocio de Mughal Steels en Pakistán, según su director de operaciones, Shakeel Ahmad.

“Consumimos el gas primero y recibimos una factura elevada después”, dijo. “¿Cómo puedo volver a un cliente diciendo que tengo que añadir un coste adicional al acero que le he vendido?”.

JPMorgan Chase & Co. dijo esta semana que su índice de directivos de la industria manufacturera mundial cayó a su nivel más bajo de los últimos seis meses en agosto, aunque sigue indicando expansión.

PUBLICIDAD

Algunos países pobres, como Bangladesh, no pueden permitirse el lujo de procurar un suministro de energía suficiente para mantener sus economías en marcha. Algunos sistemas de riego del país sólo pueden funcionar por la noche debido al posible racionamiento de energía, según personas entrevistadas por Bloomberg.

Los precios actuales del GNL en Asia “no son en absoluto normales”, dijo Leonid Mikhelson, director general del productor ruso de GNL Novatek PJSC. “Es muy posible que haya rechazos” por parte de los clientes que no pueden permitírselo, dijo.

También lee: Pemex regresa al negocio de las ventas minoristas de Gas LP

PUBLICIDAD

Los fabricantes estadounidenses aún no han visto un gran golpe por el aumento del coste del gas, porque muchas industrias que consumen mucha energía, como la siderúrgica y la petroquímica, también han visto aumentar el precio al que venden sus productos, dijo Fahy, de Energy Aspects.

Ondas económicas

La crisis que hoy se desarrolla en gran medida en la industria pesada de Europa y Asia podría extenderse pronto al ámbito político y macroeconómico.

Si los hogares y las empresas ven que sus facturas de servicios públicos aumentan, es posible que intenten subir los salarios o el precio de los productos que venden, agravando la presión inflacionista que ya se deriva de las tensiones en las cadenas de suministro.

La tasa de inflación general de la eurozona ya ha alcanzado el nivel más alto de la década, el 3%. Los funcionarios del Banco Central Europeo insisten en que este repunte pospandémico debería ser temporal, pero un repunte duradero complicaría su capacidad para seguir apoyando la economía mediante una política monetaria ultrablanda.

“La probabilidad de que los productores nos pasen los costos es muy alta”, dijo Carsten Brzeski, economista de ING Groep NV en Frankfurt. Eso significa que la inflación puede “no ser tan transitoria”.

Price Pressuredfd

Un periodo duradero de subida de precios en el costo de los bienes esenciales puede tener consecuencias sociales.

“En muchas economías de mercados emergentes, incluso ligeras subidas de los precios de los combustibles o de la energía para uso doméstico pueden provocar dificultades económicas y malestar público”, señalan los analistas de Eurasia Group en una nota fechada el 31 de agosto.

En Pakistán, el gobierno ha sido criticado por la compra de los cargamentos de GNL más caros de la nación desde que comenzaron a importar el combustible en 2015. El coste de la energía podría convertirse en una “patata caliente” en las próximas elecciones alemanas, dijo Ole Hansen, jefe de estrategia de materias primas en Saxo Bank A/S.

“La opinión pública aún no está centrada en” el aumento de los precios de la energía, dijo Julien Hoarau, jefe de la consultora Engie EnergyScan, con sede en París. “Pero en algún momento, la opinión pública reaccionará y empezará a cuestionarse: ¿Qué está pasando aquí?”

Le puede interesar:

Duque convierte en Ley la reforma tributaria colombiana, la tercera en su mandato

Lo más destacado de la presentación del iPhone 13 y otros productos de Apple



PUBLICIDAD