Campeona del US Open 2021
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Los aficionados al tenis conocieron la potencia y la personalidad de Emma Raducanu, de 18 años, durante su impresionante Wimbledon este año. Pero fue su victoria en el US Open el pasado sábado la que convirtió a la británica nacida en Toronto en una de esas atletas que trascienden su deporte, a la que no puedes dejar de mirar y querer saber más, o incluso tomar una raqueta. Prepárense para Emma Raducanu Inc.

¿Qué tan grande es esta victoria? Le pregunté a Michel Masquelier, ex presidente de IMG Media, parte del gigante mundial de la gestión deportiva. “Es tan bueno que no puede ser mejor”, dice. “El tenis es un deporte genuinamente internacional, pero también es un deporte individual, por lo que cualquier individuo que brille en ese escenario es instantáneamente reconocible. Se ve la cara del deportista más que en el fútbol, la Fórmula 1 o el golf“.

PUBLICIDAD

Además de su título, Raducanu tiene otros multiplicadores para impulsar el éxito comercial y su status como celebridad. Está su reputación internacional: Nacida de madre china y padre rumano, se crió en Gran Bretaña y saltó a la fama en los EE.UU. Está su juventud y la enorme cantidad de récords que ha batido: es la primera jugadora, hombre o mujer, en ganar un grand slam jugando desde de las rondas de clasificación. Lo hizo sin perder un set.

Luego estuvo la espectacular actuación de la final; los padres que no pudieron estar allí; la historia paralela de una estrella británica convertido en comentarista, Tim Henman, cuyo apoyo la estimuló. Y no hay que olvidar su simpatía espontánea, una actitud que dice “estoy lista”.

PUBLICIDAD

Todo esto hace que Emma Raducanu sea una rareza incluso en el deporte de élite: un unicornio. Estas figuras son diferentes no solo porque dominan su deporte, sino porque alteran el paisaje que las rodea. Pero como saben los unicornios del mundo de la tecnología, no es un viaje fácil. Un potencial tan grande, un crecimiento tan rápido y un nivel de adulación tan ferviente pueden ser difíciles de mantener y administrar.

Es difícil exagerar el impacto que ha tenido en Gran Bretaña, un país con una cultura deportiva feroz que anhela y acuna a un campeón. Amazon Prime tenía los derechos de licencia para el US Open, pero Channel 4 (propiedad del estado, pero en gran parte financiado con fines comerciales) se apresuró a asegurar los derechos de sublicencia de Prime Video a última hora de la noche del viernes, lo que le dio la friolera de 9,2 millones de espectadores para el partido. Eso fue el 48% de los jóvenes de 16 a 34 años del país que miran televisión.

PUBLICIDAD

Con un gasto global de patrocinio estimado en unos US$65.800 millones al año, ventas de ropa, acuerdos televisivos y mucho más, las oportunidades de monetización serán enormes, especialmente si Raducanu cumple su promesa de atraer a más espectadores y jugadoras al mundo del tenis femenino. Es una gran oportunidad para la Asociación de Tenis Femenino (WTA).

“En 35 años en la industria, tendría que remontarme a los tiempos de Tiger Woods para pensar en algo similar”, dice Masquelier, que acaba de publicar un libro motivacional basado en sus experiencias. Woods también fue un unicornio, no sólo por sus sublimes golpes de golf, sino también por su aplomo, su personalidad y su origen multiétnico, que atrajeron al golf a nuevos públicos, patrocinadores y jugadores.

PUBLICIDAD

Ya es difícil imaginar el circuito femenino sin Raducanu. La final de la temporada de la WTA tendrá lugar en Guadalajara (México) en noviembre. Sólo se clasifican las ocho mejores jugadoras del mundo. Raducanu ocupa ahora el puesto 23 (una subida de 127 puestos desde hace unas semanas). Si no consigue meterse entre las ocho mejores, ¿cuánta atención atraerá? ¿Cuántos no aficionados al tenis la verán?

Raducanu, y otros de su generación (incluida otra estrella, Leylah Fernández, finalista de 19 años), podrían estar con nosotros un tiempo, siempre que puedan evitar lesiones. Serena Williams ganó su 22º título de Grand Slam en Wimbledon a la edad de 34 años; Martina Navratilova ganó un título de Wimbledon a los 33 y dobles títulos a mediados de los 40. Con buena salud, Raducanu puede contar con al menos 15 años de competencia de alto nivel por delante de ella. Eso son 60 potenciales oportunidades de títulos de Grand Slam, además de muchos otros eventos.

PUBLICIDAD

Los unicornios, sin embargo, nunca pueden dejar de innovar. Una vez que haya procesado la magnitud de su logro, el objetivo de Raducanu será aumentar su cuota de mercado (es decir, más grandes victorias y mejores clasificaciones) y seguir trabajando en su juego. Sin embargo, el reto, como el de cualquier unicornio tecnológico, es impulsar este crecimiento al tiempo que se controlan los gastos. En el caso de Raducanu, eso significa controlar el tiempo y la energía que tiene que dedicar a las muchas demandas fuera de la cancha, que ya están fluyendo. Tendrá que aprender el poder de la palabra “no”.

Las preguntas inevitables ya han comenzado. ¿Cuánto tiempo le llevará encabezar el ranking mundial? ¿Dónde jugará ella después? ¿Qué acuerdos de patrocinio aceptará? ¿Qué portadas de revista? ¿Qué programas de entrevista?

PUBLICIDAD

Hasta ahora, Raducanu parecía impermeable a la presión, pero es humana. Los anales del tenis, al igual que el mundo de las startups, están llenos de jóvenes estrellas deslumbrantes que perdieron la chispa. La muy pública lucha de Naomi Osaka, de 23 años, con problemas de salud mental, tras su dramática victoria en el Abierto de Estados Unidos de 2018, sirve como el último cuento de advertencia. Raducanu tendrá que convertirse en adulta mientras el mundo mira.

No hay duda de que habrá baches en el camino. Y, sin embargo, proyecta una cierta seguridad en sí misma que hace que muchos piensen que lo ha conseguido. (Como ninguna joven de 18 años lo hace, renunció a usar su teléfono durante el torneo). Finalmente, el lunes se liberó de una interminable serie de obligaciones con los medios de comunicación para ver los lugares de interés en Nueva York, y vio un cartel publicitario gigante en el que aparecía su propia expresión embelesada al conseguir la victoria. Un halo rodea su perfil y el slogan “Just do it” (Hazlo) cuelgan sobre el conocido swoosh. Lo compartió en las redes sociales, claramente encantada.