Actualidad

La visión de SpaceX para la nueva era de los viajes comienza con uno para cuatro

El vuelo de SpaceX previsto para este miércoles marcará la primera vez que una empresa espacial privada lleve a civiles a la órbita.

Un cohete de SpaceX.
Por Justin Bachman y Brendan Case
15 de septiembre, 2021 | 02:46 PM

Bloomberg — Un cohete de SpaceX se prepara para poner en órbita a cuatro personas en un viaje de tres días alrededor de la Tierra, un nuevo hito en la búsqueda de Elon Musk de enviar a gente corriente al cosmos, para eventualmente establecer una colonia en Marte.

No habrá astronautas profesionales a bordo. Está previsto que el vuelo despegue el miércoles por la noche desde Florida. Los pasajeros dependerán de las capacidades autónomas de la cápsula SpaceX Dragon para la navegación, el soporte vital y un regreso seguro, bajando en el Océano Atlántico. El viaje, bautizado como Inspiration4, llevará al multimillonario de la tecnología Jared Isaacman, de 38 años, y a otras tres personas a la órbita a bordo de la cápsula llamada Dragon.

SpaceX presenta el vuelo como un esfuerzo que rompe los límites para demostrar que las personas que no son astronautas también pueden soportar los rigores de los vuelos espaciales. Durante su estancia en la órbita de la Tierra, la tripulación llevará a cabo investigaciones médicas para estudiar el impacto de los vuelos espaciales en el cuerpo y la salud.

PUBLICIDAD

El viaje, que también servirá para recaudar fondos para la investigación del cáncer, es en esencia un evento promocional, con su propio documental de Netflix preparado antes del lanzamiento. El objetivo es hacer que el público, y las personas adineradas en particular, se sientan más cómodas con la idea de realizar un viaje espacial. Si el vuelo se desarrolla según lo previsto, (lo mismo que viajes similares en la agenda de SpaceX durante los próximos dos años) una era en la que los viajeros adinerados orbiten la Tierra o la Luna podría llegar a ser relativamente rutinaria.

Veo un futuro, dentro de la próxima década, en el que las familias tendrán que decidir si van a Disney World o al espacio en sus vacaciones de verano”, dijo Meagan Crawford, socia gerente de la empresa de capital riesgo Space Fund Inc. que ha invertido en Space Exploration Technologies Corp. de Musk.

El vuelo de SpaceX se produce dos meses después de que los multimillonarios Richard Branson y Jeff Bezos realizaran sendos y breves viajes suborbitales al espacio en naves construidas y pilotadas por las empresas que fundaron, Virgin Galactic Holdings Inc. y Blue Origin LLC, respectivamente. El vuelo de SpaceX marcará la primera vez que una empresa espacial privada lleve a civiles a la órbita real.

PUBLICIDAD

“Mi opinión personal es que un vuelo suborbital es como un columpio en el patio de recreo frente a una montaña rusa en un parque atracciones”, dijo Peter Beck, director ejecutivo de Rocket Lab USA Inc, que también está construyendo un cohete llamado Neutron diseñado para llevar a los humanos al espacio profundo a finales de la década de 2020. “Si pudiera elegir, un columpio está bien, pero si quieres una experiencia real, sube a la montaña rusa”, dijo Beck.

Isaacman, fundador y CEO de la empresa de procesamiento de pagos Shift4 Payments Inc., colaboró con el Hospital de Investigación Infantil St. Jude de Memphis, Tennessee para seleccionar a tres personas con trayectorias e historias personales convincentes para unirse a su vuelo. En primer lugar ofrecieron una plaza a Hayley Arceneaux, de 29 años, superviviente de un cáncer infantil que hoy trabaja como asistente médica en el St. Jude. Luego sortearon otra plaza en la nave espacial para recaudar fondos para el hospital. El ganador fue Chris Sembroski, de 42 años, veterano de las Fuerzas Aéreas que trabaja en la industria aeroespacial en Seattle. Sian Proctor, de 51 años, profesora de geociencia en Phoenix y finalista para la promoción de astronautas de la NASA de 2009, ganó la cuarta plaza en un concurso empresarial organizado por Shift4.

El viaje le costó a Isaacman US$200 millones, según un reciente artículo de Time, además de una promesa de donación de US$100 millones que ha hecho a St. Jude. Isaacman se ha negado a revelar detalles financieros sobre el viaje, dijo un portavoz del evento Inspiration4.

Los inversores apuestan por que, sea cual sea la cantidad total recaudada por Inspiration4, será una gota de agua en comparación con lo que se avecina. El turismo espacial se convertirá en un mercado anual de US$4.000 millones en 2030, según analistas de UBS Group AG, entre ellos Myles Walton. El banco elevó su proyección en julio desde una estimación de US$3.000 millones en 2019, citando el progreso técnico, una afluencia de capital y planes más ambiciosos.

“Estamos descubriendo cuál es el mercado al que podemos dirigirnos”, dice Andrew Chanin, cofundador y director ejecutivo de Procure AM, que gestiona un fondo cotizado en bolsa sobre el espacio que tiene acciones de Virgin Galactic, entre otras. “Lo que más me entusiasma es ver cómo bajan estos costes con el tiempo”.

Virgin Galactic reanudó el mes pasado la venta de billetes por US$450.000 cada uno para aumentar su cartera de 600 clientes; Blue Origin dijo que casi 7.600 personas se registraron para pujar en una subasta de junio por un asiento para volar con Bezos. El ganador, que permanece en el anonimato, pagó US$28 millones. No es probable que esos elevados precios disminuyan pronto, pero los viajes espaciales podrían democratizarse más si otras empresas de lanzamiento y la frecuencia de los vuelos aumentaran la competencia.

PUBLICIDAD

“Ahora mismo parece que la demanda supera con diferencia a la oferta de vuelos espaciales tripulados”, dijo Dylan Taylor, director ejecutivo de Voyager Space Holdings Inc. con sede en Denver, que posee participaciones en varias empresas espaciales, entre ellas Nanoracks.

Al menos otra persona adinerada pagó su viaje al espacio antes que Bezos y Branson. En 2001, el empresario estadounidense Dennis Tito, antiguo ingeniero de la NASA, compró a la agencia espacial rusa un pasaje por US$20 millones a la Estación Espacial Internacional para un viaje de ocho días.

Hasta la fecha, SpaceX ha transportado a 10 astronautas profesionales a la Estación Espacial Internacional y ha devuelto a seis de ellos sanos y salvos, mientras que los cuatro restantes siguen en órbita. SpaceX planea un segundo vuelo civil en enero para Axiom Space Inc. con sede en Houston, que enviará a cuatro personas a la Estación Espacial Internacional a bordo del cohete Falcon 9 y la nave Crew Dragon. La empresa, creación de antiguos astronautas de la NASA, pretende ofrecer más viajes de este tipo. Y en 2023, el empresario japonés Yusaku Maezawa planea llevar a ocho artistas en un viaje alrededor de la Luna en el cohete Starship de SpaceX, más grande y de nueva generación.

PUBLICIDAD

Sobre todas las proyecciones audaces y el optimismo se cierne el recuerdo lejano, pero aún vívido, del accidente del transbordador espacial Challenger en 1986 para todos los que lo vivieron. Durante aquel desafortunado viaje de 73 segundos, la profesora de New Hampshire Christa McAuliffe pereció junto a seis astronautas de la NASA. Hubiera sido la primera civil en el espacio y la explosión del Challenger puso fin a cualquier otro viaje civil al espacio.

Los lanzamientos rusos de Soyuz y Falcon 9 son más seguros ahora que en décadas pasadas, aunque están lejos de ser infalibles. Pero incluso si una tragedia similar le ocurriera a la tripulación de Inspiration4, los expertos dicen que los vuelos espaciales humanos no se desanimarán.

PUBLICIDAD

“Existe un conocimiento lo suficientemente amplio de los riesgos potenciales y de la promesa del comercio espacial como para que, si se produjera un desafortunado accidente, la gente siguiera ejecutando en contra de hacer realidad ese sueño”, dijo Andrew Rush, presidente de Redwire Corp, una empresa de infraestructura y servicios espaciales. “Inspiration4 está la vanguardia de la gente independiente y privada que van a la órbita y experimenta el espacio. Es un momento realmente emocionante”.

Ver más: Virgin Galactic logra una prueba clave para el turismo espacial

PUBLICIDAD