Mercados

¿Cuándo veremos más OPIs en el mercado mexicano?

En lo que va del año, el S&P/BMV IPC creció más de 14%, pero existen factores internos que afectan el entusiasmo de las empresas.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Ciudad de México — El abaratamiento, la incertidumbre, poca liquidez y el bajo volumen son factores que están mermando el apetito de las empresas por realizar Ofertas Públicas Iniciales (OPI) en el mercado accionario mexicano.

Analistas consultados por Bloomberg Línea coinciden en que la renta variable cuenta con valuaciones atractivas; sin embargo, no son suficientes para atraer financiamiento para las empresas a través de su listado al mercado de capitales.

“Tiene que ver por un lado la liquidez. Vemos en México un mercado muy estrecho en cuanto a términos de volumen, si se compara con países desarrollados”

—  mencionó el analista de mercados financieros de Citibanamex, Ricardo López.

En la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), existen 147 emisoras en el mercado de capitales, de las cuales solo 35 son las más bursátiles; de estas, seis emisoras concentran cerca del 60% del valor de capitalización.

El estratega señaló que en México no se cuenta con empresas robustas o con el capital suficiente para listarse.

El director de análisis económico en Black Wallstreet Capital (BWC), Amín Vera, coincidió en el tema del bajo nivel de volumen. “Las empresas pequeñas están sujetas a la potencial manipulación del precio; si en una sola operación se quiere vender, por ejemplo MXN$20.000, se puede tirar la acción hasta en 8%”.

Expuso que las empresas buscan que el precio de la acción se mantenga estable, sin volatilidad y que cuando se quiera comprar o vender, haya opciones.

Durante la pandemia en 2020, después de más de dos años de sequía, el mercado registró su primera OPI pero en la Bolsa Institucional de Valores (BIVA). Se trata de Cox Energy America, que recaudó MXN$452,7 millones; este debut la convirtió en la primera emisora de energía fotovoltaica solar en cotizar en el mercado en América Latina.

Vea más: Precios del gas natural merodean a empresas industriales en México

El director general de la BMV, José Oriol-Bosch, mencionó que, actualmente, el mercado cuenta con valuaciones atractivas, motivo por el que esperan se reactiven las colocaciones.

“La valuación ha sido algo que ha frenado, hubiéramos tenido nuevas colocaciones. Con estos nuevos niveles, esperamos que el mercado se reactive”

—  dijo hace dos semanas en un evento de colocación de bonos sustentables de Betterware.

En lo que va del año, el principal índice accionario del país, el S&P/BMV IPC, presenta un retorno de 14,72%; además de haber anotado nuevos máximos históricos y de romper el techo de las 52.000 unidades.

López señaló que el rally es catalizado por inversionistas institucionales como las Afores, pero destacó la falta de participación de los extranjeros.

“El flujo de capital está buscando empresas que no sean tan caras y que tengan buenos fundamentales donde sea, México era uno de esos lugares”, mencionó el director BWC.

Un estudio de Citibanamex muestra que, hasta agosto, los papeles del mercado de renta variable se encontraban en cerca de 34.33% de manos de no residentes nacionales.

Ver más: Tenencia de bonos en manos de extranjeros se contrae y aumenta racha a la baja

Las valuaciones atractivas en el mercado accionario mexicano no corresponden al precio. Amin Vera señaló que hay un riesgo macroeconómico implícito. “México está relativamente barato porque tiene una mala perspectiva”.

Mientras que el analista en Citibanamex dice que influye el factor relacionado con las políticas internas y gubernamentales que, “de alguna manera, han inhibido la confianza”.

El factor incertidumbre

Al mercado no le son ajenas las noticias del día a día. Prueba de ello es el anuncio del posible impago de Evergrande Group, una de las inmobiliarias chinas más grandes y más endeudadas de ese país. En sólo dos días generó que el IPC retrocediera más de 3%, equivalente a una pérdida de MXN$164.206 millones en valor de mercado.

“El inversionista en general prefiere esperar”, dijo desde Monterrey el director de México Bursátil, Mauricio de Medina.

Durante 2018, el mercado vivió la cancelación de las OPIs de Mifel y Grupo Coppel, empresas que optaron por no debutar en Bolsa ante la incertidumbre en torno a las elecciones presidenciales en México y las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Incluso Sigma, subsidiaria del conglomerado regiomontano Alfa, buscaba colocar sus acciones en la BMV. En ese momento, los analistas comentaron que no se alcanzó el múltiplo que se buscaba para la empresa de carnes frías, el cual se encontraba entre MXN$23 y $29 por unidad.

“Lo primero que se necesita como empresa es la estabilidad”, dijo Vera. El analista recordó que la aerolínea Viva Aerobus buscaba colocarse en el mercado de capitales; sin embargo, desistió ante las elecciones de Donald Trump y ante la volatilidad que se generó.

“Si algo ha habido en estos años es inestabilidad. Es probable que se mantenga un rato: Covid, la Reserva Federal de EE.UU, el aumento de impuestos, dijo.

Ver más: Crisis de Evergrande hace caer a las mineras mexicanas en bolsa

Capital en manos propias

Adquirir financiamiento a través del mercado de capitales implica publicar información financiera, dar a conocer planes o proyectos y que estos sean aprobados por un comité, pero además, que el mercado aplauda o castigue esos factores.

De acuerdo con el director de México Bursátil, Mauricio de Medina, los dueños de las empresas prefieren dejar todo en sus manos y buscar otro financiamiento.

“Están en un área cómoda, ya no busca más sino la seguridad de que tiene el control de su empresa”.

Destacó que los requisitos para solicitar el listado, continúan siendo altos. Además de la falta de conocimiento de éstas opciones de financiamiento.

Le puede interesar: WeWork comenzará a cotizar en octubre, dos años después de cancelar OPI

Estephanie  Suárez

Estephanie Suárez

Soy economista financiera de profesión con experiencia en periodismo bursátil, macro-micro economía y consumo. Trabajé en El Economista México.