Mercados

El canje de deuda de Venezuela da vida al casi muerto mercado de bonos

Los volúmenes son todavía pequeños, limitados por las sanciones que impiden a los inversores estadounidenses comprar los bonos.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — El mercado de bonos en incumplimiento de Venezuela está volviendo a la vida, ya que los operadores apuestan a que la medida del gobierno de canjear una participación en una refinería del Caribe para liquidar algunas de sus obligaciones podría presagiar más acuerdos por venir.

Los volúmenes son todavía pequeños, limitados por las sanciones que impiden a los inversores estadounidenses comprar los bonos. Pero cuando los títulos se ponen a la venta, son absorbidos casi inmediatamente, sobre todo por fondos europeos con una gran tolerancia al riesgo. Los precios de los bonos del productor estatal de petróleo, Petróleos de Venezuela (Pdvsa), han subido hasta un 17% en el último mes, aunque siguen en niveles de dificultad, con unos 5,25 centavos de dólar. Los bonos soberanos han subido cerca de un 20%, hasta los 11 centavos, según los corredores y las hojas de términos vistas por Bloomberg.

VEA MÁS: EE.UU. evaluará venta de acciones de Citgo el próximo año

Es un giro con respecto a los últimos años, cuando la deuda se dejó básicamente pudrir en los balances en medio de las sanciones impuestas por la administración Trump en 2018 que impidieron cualquier tipo de reestructuración tradicional. Ahora las esperanzas se han reavivado con el canje por la refinería, llamada Refidomsa, la primera evidencia tangible de que el gobierno del presidente Nicolás Maduro está dispuesto a comenzar a astillar los bonos morosos, que, con US$80 mil millones con intereses, se encuentra entre las mayores pilas de obligaciones en mora del mundo.

Además, los representantes del gobierno y de la oposición están negociando en México para intentar poner fin a un estancamiento político de años.

La opinión de los inversores “ha cambiado para mejor en cuanto a la voluntad del gobierno de negociar seriamente con los líderes de la oposición y de dar los pasos necesarios para que la administración Biden tenga razones para relajar las sanciones”, dijo Dean Tyler, jefe de mercados globales de BancTrust, con sede en Londres.

Los recientes volúmenes de negociación de bonos son los más altos desde que se impusieron las sanciones, ya que los compradores acumularon posiciones antes de las negociaciones políticas. “El canje de Refidomsa ayudó a estimular la demanda, ya que subrayó la voluntad de Venezuela de comprometerse”, dijo.

Venezuela se recupera
Los bonos de PDVSA y del gobierno han subido en medio de las negociaciones y de un canje de deuda
Normalizado a partir del 30/12/2020
Blanco: PDVSA 2020
Azul: PDVSA 2026
Morado: PDVSA 2024
Naranja: Venezuela 2027
Celeste: Venezuela 2022

Según el acuerdo completado en agosto, el gobierno dio a los inversores su participación del 49% en la refinería dominicana (valorada en unos US$88 millones) para liquidar unos US$361 millones de antiguos bonos del gobierno y de Pdvsa. El llamado canje de deuda por acciones fijó el precio de los bonos en unos 24 centavos de dólar.

Las circunstancias particulares que rodean el canje sugieren que podría ser difícil de replicar con otros activos venezolanos. La transacción fue complicada, con la participación de Pdvsa, los gobiernos de Venezuela y la República Dominicana y una familia adinerada que tenía bonos de los que necesitaba deshacerse. Los funcionarios del Tesoro de Estados Unidos fueron informados de la operación y no pusieron objeciones.

VEA MÁS: Acreedores se acercan a Citgo, el último activo de Guaidó

Sobre el papel, el gobierno venezolano tiene otros activos extranjeros por valor de unos US$6.000 millones que podría ofrecer a los acreedores, según Guillermo Guerrero, un estratega de Emfi Group Ltd. que hace un seguimiento de las propiedades.

La lista incluye participaciones en refinerías en Cuba y Santa Lucía, partes de compañías de seguros y de comercialización en Aruba y Bermudas, cuentas por cobrar de sus años de envío de crudo a los países del Caribe como ayuda, una parte del banco uruguayo Bandes, una planta de fertilizantes en Colombia, una empresa minera en España y una planta de fabricación de aluminio en Costa Rica.

Pero a medida que los inversores recorren la lista de lo que posee el gobierno venezolano, pueden encontrar dudas sobre las valoraciones, cómo sortear las sanciones de Estados Unidos y el hecho de que algunos gobiernos extranjeros reconozcan a Juan Guaido como presidente interino del país.

José Ignacio Hernández, un exfiscal del Estado nombrado por Guaido para proteger los activos de Venezuela en el extranjero de los acreedores, dijo que muy pocos de los activos están libres de cargas.

Aun así, los acreedores más atrevidos ven el potencial de beneficio. También están considerando posibles canjes por activos locales, como empresas que fueron expropiadas por el gobierno, y participaciones en empresas conjuntas y concesiones petroleras.

Las solicitudes de comentarios del Ministerio de Comunicaciones del gobierno no fueron devueltas.

Reducir las acciones

Maduro ha declarado públicamente que su gobierno quiere cumplir con sus obligaciones en el extranjero, que comenzó a incumplir en 2017. Ha culpado al impacto de las sanciones de Estados Unidos por la espiral económica del país y por impedir que el gobierno pague y reestructure sus obligaciones.

“Tengo el plan”, dijo Maduro durante una entrevista con Bloomberg TV en junio. “Nuestro vicepresidente ejecutivo, ministro de Finanzas, ha presentado el plan a los tenedores. Ellos saben que estamos dispuestos. Saben que nuestro plan es viable”.

Aunque el gobierno no ha revelado los detalles de la estrategia, podría utilizar los canjes para reducir la acción de deuda antes de sentarse a discutir una reestructuración mayor, para la que probablemente falten años y que requeriría primero el levantamiento de las sanciones de Estados Unidos.

Hay poco optimismo en cuanto a que las negociaciones políticas, que se reanudan el viernes en México, den lugar a un acuerdo decisivo. Pero el hecho de que las partes se reúnan ha aumentado las perspectivas de que el gobierno de Estados Unidos, que sigue de cerca las conversaciones, pueda empezar a reconsiderar algunas restricciones.

Esto también está ayudando a elevar los precios de los bonos, con una nota de Pdvsa que vence en 2020, respaldada por acciones de la refinería venezolana con sede en Estados Unidos, Citgo, subiendo hasta 28,5 centavos de dólar.

“El gobierno sabe que no puede reestructurar su deuda hasta que se levanten las sanciones”, dijo Francisco Rodríguez, un economista y miembro del Consejo de Relaciones Exteriores que anteriormente se desempeñó como jefe de la oficina de presupuesto del Congreso de Venezuela. “Cualquier cosa que puedan hacer ahora, cuando los precios están bajos, para retirar parte de la deuda los va a colocar en una mejor posición para una reestructuración”.